Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO De paseo (y de siesta) por España Colaborador del Wall Street Journal y adicto a los canales de noticias, la retirada de Kasparov no alteró su incansable rutina de trabajo, aunque su siesta sigue siendo sagrada No es lo único que lo une a España. En 1987 ganó en Sevilla uno de los mundiales más apretados de la historia, frente a su archienemigo Anatoly Karpov. Después de 120 citas frente a frente, con 16 victorias para cada uno, Garry necesitaba ganar la última partida para mantener el trono. El campeón recuerda incluso que TVE retransmitió en directo el histórico encuentro, con buen resultado de audiencia, por cierto. K. también se vanagloria de haber inventado en León, en 1989, el ajedrez avanzado en el que cada jugador utiliza la ayuda de un ordenador durante la partida. El búlgaro Topalov fue su rival. Garry no cree en los ordenadores sin la dirección humana. Sólo una persona puede entender las debilidades y las tendencias lo que explica que las máquinas no logren buenos resultados al póker. ¿Cómo se puede enseñar a un ordenador a echarse un farol? Eso significa hacer algo que va en contra de las posibilidades, apostar cuando se tienen malas cartas. La experiencia y la intuición son tan importantes como nuestra capacidad de análisis K. también habla de España como un lugar donde muchos de los mejores jugadores del mundo han encontrado un hogar Aquí se celebran muchos torneos de primer nivel y existe gran pasión por el juego aunque entre los 100 primeros del mundo sólo aparece Vallejo (K. omite al nacionalizado Alexei Shirov) Y en Linares, además, ganó su último torneo y perdió la última partida, de nuevo frente a Topalov. Intervalo de mus ntre dos lecciones de mus tomo unas copas con mi maestro Braulio. Él, cerveza. Yo, fino. -El madrileño lo pareces tú, pensio, con eso del fino. -Es que si no fuera por los americanos, no sé qué sería del castizo Magerit. -Eso le decía hace un tiempo a mi hijo Perico. No lo sacas del heavy y del neo rock. -No pretenderás que se aficione a Marifé de Triana. -No, yo tampoco lo hice. La verdad es que nuestros tiempos eran de los Beatles y el flower power y el no a la guerra del Vietnam. -Figúrate. Para tu hijo Perico, como si le hablaras del paleolítico. -Pues está en una manifestación contra la guerra de Irak... ...que será paleolítica para sus nietos. ¿Sabes, pensio? Me siento viejo cuando no tengo ganas de salir a la calle a decir que no. Peor aún: cuando me parece ingenuo y tonto que los chicos salgan. ¿O sea que Vietnam no era bueno y ahora Irak no, es malo? -No. La guerra es mala ayer, hoy y mañana. Lo que me carga es el no puro y duro. -La respuesta es sencilla para gente de nuestra edad. Dicen no los jóvenes con menos vida real que vida posible. Y lo contrario lo decimos nosotros, los veteranos, que hemos vivido la mayor parte de la historia. -Buena explicación y mal consuelo. -Vamos, Braulio, a nadie hay que consolarlo por haber vivido. Que te quiten lo bailado. -Yo sigo soñando con un mundo sin ganadores ni perdedores, donde todos cantemos las cuarenta a la vez. -Entonces desaparece el mus. -Sí, la verdad es que tampoco concibo un mundo sin mus. -Estamos hechos de reglas de juego, sí, muy estrictas y rigurosas, pero también de azar y casualidad. Por eso jugamos. Unos ganan y otros pierden. La clave está en que no ganen siempre los mismos ni los perdedores formen un club de fastidiados. -Ah, pensio, no hay como un buen fino para ponerte filósofo. -Y una mala cerveza para hundirte en el pesimismo. Al volver a casa, me vi paseando solitario entre grupos de jóvenes, ellos con sus posibilidades y yo, con mi realidad. Pasó una pareja entretejida en un abrazo. Esos cantan las cuarenta a dúo, pensé. E Blas Matamoro Garry, en su último torneo, en Linares, hace dos años FOTOS: ABC dos por la experiencia Ese es el camino- -remata- -para mejorar cualquier aspecto de nuestra vida que implique al pensamiento, es decir, todas las cosas A partir de este alegato apasionado a favor del juego, que no de los jugadores, K. traza analogías entre el ajedrez y casos reales que implicaron a personajes célebres. Sus conocimientos estratégicos le permiten explicar con sencillez las victorias electorales de Clinton y Bush, el liderazgo de Nokia, los triunfos de Napoleón, cómo Encarta (Microsoft) se merendó a la Enciclopedia Británica y por qué los hermanos Wright no tienen un avión con su nombre, como William Boeing, todo trufado con consejos tan obvios que casi ninguna empresa cumple: Perder puede persuadirnos para cambiar lo que no hace falta cambiar y ganar puede convencernos de que todo va bien, aunque estemos a un paso del desastre Entre otras citas, recuerda las palabras de Benjamin Franklin: Aquellos que entregan la esencia de la libertad a cambio de la seguridad no merecen ni seguridad ni libertad Pero si de algo le gusta presumir a K. es de audacia, para lo cual recurre a Thomas Watson, fundador de IBM, quien dijo: Si quieres triunfar, dobla tu porcentaje de errores Si no te equivocas de vez en cuando es porque no estás corriendo los riesgos necesarios para ser un innovador agrega. Ante todo, agresividad: Solía atacar porque era la única cosa que sabía hacer. Hoy ataco porque sé que es lo que mejor funciona