Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 9 07 TENDENCIAS El éxito en la vida, casilla a casilla El ex campeón mundial de ajedrez presenta el libro Cómo la vida imita al ajedrez casi un manual de autoayuda para aplicar a la existencia cotidiana los mismos principios que lo hicieron invencible en el tablero TEXTO: FEDERICO MARÍN BELLÓN Kasparov Hijo del cambio Cómo la vida imita al ajedrez (Debate) no es el primer libro de Kasparov sin figuritas En 1987, Temas de Hoy publicó Hijo del cambio más autobiográfico. Entre sus obras destacan Desafío sin límites La prueba del tiempo y la serie Mis geniales predecesores arry Kimovich Kasparov (Bakú, 1963) podría romper el hielo en una reunión de Ajedrecistas Anónimos: Me llamo Garry y llevo dos años y medio sin jugar una partida En su lugar, prefiere liderar la oposición contra Putin y escribir libros. Tras una prolija serie dedicada a sus geniales predecesores Kasparov presenta ahora en España Cómo la vida imita al ajedrez un libro para aprender a tomar decisiones en cualquier ámbito. Y lo mejor de todo, sin necesidad de saber mover un peón. Las soluciones rápidas no existen y este no es un libro de consejos y trucos, sino sobre el conocimiento de uno mismo, sobre cómo desafiarnos a nosotros mismos y a los demás de forma que aprendamos a tomar las mejores decisiones posibles La diferencia con otras obras de su especie es que no procede de un charlatán de feria, sino de un hombre que durante más de dos décadas demostró que sabía tomar el mejor camino posible en la inmensa mayoría de los casos. Sus primeros ídolos definen su personalidad: Alekhine, ex campeón mundial y un genio del ataque, y Churchill, del que admira la capacidad de no ceder frente a la opinión pública Tampoco faltan notas autocríticas y otras, quizá ingenuas, que podrían armar a sus detractores. K. cuenta que su padre murió cuando él tenía siete años y que cuando empezó a triunfar le pareció natural adoptar el apellido de su madre. Por otro lado- -añade- mi profesor, Mijail Botvinnik, también de procedencia judía, me dijo que mis posibilidades de éxito aumentarían si no me apellidaba Weinstein Pero el cuerpo central de su obra está dedicado a la búsqueda del triunfo en cualquier área de la vida: El método del éxito es un secreto, porque sólo se puede des- G Kasparov combate con fiereza a Putin, a quien acusa de usar los mismos métodos que Mussolini en Italia La diferencia con otras obras de su especie es que no procede de un charlatán, sino de un hombre que durante 20 años supo elegir la mejor estrategia en infinidad de ocasiones cubrir analizando nuestras propias decisiones K. no esconde lo que el llama la contradicción del ajedrez, universalmente considerado como el símbolo del intelecto y la complejidad, la sofisticación y la astucia mientras persiste la imagen del jugador excéntrico e incluso psicótico. Ni siquiera se esfuerza en defender a su especie: Es natural que los ajedrecistas piensen que la aptitud para el ajedrez es sinónimo de gran inteligencia e incluso genialidad. Desgraciadamente, hay pocas pruebas que avalen esa teoría Su derrota frente a Deep Blue lo anima, en cambio, a defender el pensamiento humano frente a la frialdad de las máquinas. En su opinión, la razón de la supremacía humana es la síntesis, la habilidad de combinar creatividad y cálculo, arte y ciencia, en un todo que es mucho más que la suma de sus partes. El ajedrez es un nexo cognitivo común, un lugar donde el arte y la ciencia se unen en la mente humana y son depurados y mejora-