Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE Además de crear un estilo inconfundible, impuso un color, el rojo Valentino que convirtió en su amuleto. Solía decir que una mujer vestida de rojo nunca se equivoca. Del rojo al blanco, Máxima de Holanda y Marie Chantal de Grecia lo eligieron para que les hiciera su vestido de boda, y otras muchas reinas (entre ellas Doña Sofía) y princesas tienen sus trajes como fondo de armario Si preferimos su ropa- -puntualiza Rosario Nadal- -es porque es atemporal y perfecta para los acontecimientos a los que tenemos que acudir, sin ir de fashion liders Nati Abascal, su amiga del alma y la mujer que más espectacularmente luce sus trajes, confiesa que el día, hace ya tiempo, que Valentino le anunció su retirada, no pudo evitar las lágrimas. Lloré, sí. Traté de convencerle- -asegura Nati, a quien interrumpimos en una reunión de trabajo en Nueva York- pero no lo logré. También tiene derecho a vivir la vida. Su retirada va a ser una pérdida irreparable, porque es imposible encontrar a nadie con ese gusto, con ese refinamiento, con esa cultura... Es el número uno. Menos mal que su Casa no morirá nunca porque ha reunido unos archivos fantásticos y sus continuadores los tendrán para inspirarse A Isabel Preysler también le sorprendió la noticia. No me lo esperaba. Cené con él hace unos días y no comentó nada -puntualiza Isabel- que ahora siente mucho más no haber podido asistir a su gran fiesta en Roma, el pasado julio, con motivo del 45 aniversario de su firma. Es especial porque nos pone guapísimas y muy femeninas. Valentino hace unos vestidos totalmente diferentes a los de otros modistas y aunque muchos intentan copiarle nunca es lo mismo. Mi primer valentino fue de prêt- à- porter al poco de casarme con Julio Iglesias... ¡No me llegaba para más! ¿Si la firma continuará igual sin él? Tal vez. Todo depende de que sus seguidores hayan respirado estos años su aire y respeten su estilo La señora de Boyer es de las que piensa que Valentino, aunque haga trajes muy sexys jamás pierde el buen gusto y todos sus modelos tienen ese toque que los hace perfectos fondo de armario, algo que no sucede con la mayoría de los modistas. Me pongo sus trajes para ocasiones especiales, porque para la calle con un vaquero y una sencilla chaqueta me vale. Es una lástima que se retire Paloma Cuevas, esposa de Enri- Las hermanas Molinero, pioneras en España Valentino hoy es mundialmente conocido pero hace unas décadas eran pocas las mujeres que en España sabían de él y de su obra. Entre esas pocas figuraban las hermanas Molinero, pioneras en traer la alta costura de Valentino a nuestro país. El mérito fue todo suyo. Iban a Roma, veían la colección, elegían lo que querían, compraban los patrones, las telas, los botones y los adornos de los bellísimos trajes que después hacían y que lucían sus clientas, entre otras, la Reina Sofía para sus actos oficiales. María Antonia y Pilar Molinero tenían la mejor clientela de Madrid y gozaron de una buena amistad con Valentino, amistad correspondida. Le dimos mucha categoría- -comenta María Antonia- -y él lo sabe. Le tenemos mucho respeto y cariño e hicimos nuestro trabajo con toda la ilusión del mundo. En numerosas ocasiones vestimos a la Reina con sus modelos, pero también con otros que la prensa siempre atribuía a Valentino cuando en realidad eran de mi hermana Pili, que era la cortadora, la probadora... Las lágrimas de Nati Abascal Paloma Cuevas, una de las mujeres más elegantes de España ABC Isabel Preysler: Inigualable El traje de Jackie Boda en Skorpios Cuando Jacqueline Kennedy se casó con Onassis, en 1968, todo el mundo se preguntó quién le había confeccionado aquel ligero y elegante dos piezas corto, de broderie anglaise Si de algo sabía Jackie era de moda y había reconocido el talento de Valentino años antes. Pero el traje de Skorpios impulsó mundialmente la fama de Valentino Paloma Cuevas: el secreto del rojo que Ponce, conoció a Valentino hace doce años. ¿Sabes- -me comenta- -que su famoso color rojo nació en España? Todo surgió una noche, en el Liceo de Barcelona durante la ópera. Valentino vio que todas las señoras iban vestidas de negro, y, de repente, apareció una mujer maravillosa que le impactó. Iba ataviada de rojo. Desde entonces decidió que iba a ser su color. Valentino es el mago, el emperador de la moda, un genio que no tiene parangón y, por si todo esto fuera poco, una persona que atesora una enorme calidad humana. Somos amigos y eso es un privilegio. Me siento tan bien cada vez que me pongo un traje suyo, que lo voy a echar de menos, porque va a dejar un hueco importante en la moda. Y aunque todos sus trajes son especiales, piezas únicas, por las que no pasa el tiempo y las puedo llevar un montón de veces, recuerdo con cariño el primero, al haber sido un regalo de mi madre El primera gran éxito de Valentino se remonta a 1968 cuando asombró al mundo con el vestido de boda de Jackie Kennedy con Onassis. Después vistió a las reinas y princesas del momento: Farah Diva, Noor de Jordania, Diana de Gales... y a las reinas del celuloide: Liz Taylor, Jane Fonda, Sofía Loren... y nunca ha dejado de ser el zar de la moda. Una imagen de Valentino, en sus inicios, probando formas sobre una modelo EFE