Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 9 07 EN PORTADA Valentino Cuatro españolas a los pies del zar Valentino, entre Isabel Presyler y Nati Abascal, durante la concesión del premio Aguja de Oro, que compartió con Pertegaz, en 2004 (Viene de la página anterior) ABC prácticamente de la nada para, con tiempo y esfuerzo, convertirse en un mito de la alta costura. Además, tuvo la suerte de transformar su pasión de adolescente (la moda) en una profesión que le dio enormes alegrías y grandes reconocimientos. Y supo, pese a las mil vueltas que ha dado el mundo, mantener siempre su propio criterio. Valentino sólo quería lo mejor y diseñaba al margen de imposiciones y modas, combinando estructuras, tejidos nobles, detalles lujosos. El objetivo, realzar a las mujeres y por eso su ropa la lucían desde las royals a las estrellas de Hollywood. Rosario Nadal: Amaba a la mujer Rosario Nadal, princesa de Preslav, su musa, su imagen, su amiga, conoció a Valentino hace dieciocho años. Desde entonces ha mantenido con él una relación de amistad y profesionalidad y con él ha compartido momentos de vida familiar y trabajo. Es una decisión muy pensada y se va a retirar del todo porque así lo ha decidido él y porque por su mente rondan otros proyectos asegura Rosario Nadal, quien está segura -lo dice con melancolía- -de que cuando él no esté será cuando nos demos cuenta de su falta a pesar de que deja un gran legado. Las nuevas generaciones de diseñadores se inspiran en él, porque ha sido el modista que más ha resaltado la femineidad de la mujer. La amaba, y quería que se sintiera muy guapa y atractiva. La alta costura no va a ser lo mismo sin él. No creo que desaparezca su estilo porque, como ya he dicho, Valentino tiene toda su carrera documentada y deja sus archivos y su inspiración. Es un artista internacional y el tiempo nos demostrará su importancia