Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8- -9- -2007 ESPAÑA 23 ¿Está satisfecho, por tanto, con la reforma del Código Penal en esta materia? las carreteras a 3.000. Es un salto histórico. Ahora bien, sigue habiendo muchas muertes. Si se quiere avanzar se necesitan nuevas iniciativas y tiempo. A medio y largo plazo hay que trabajar en educación e infraestructuras. A corto, sólo se puede hacer lo que hacemos nosotros: cinturón, alcohol, velocidad, distracciones, permiso por puntos, reincidentes... Son curiosas las voces que piden una política de seguridad vial distinta, porque no existe. La marca la Unión Europea, no es de derechas ni de izquierdas, la diferencia está en la eficacia a la hora de poner en marcha las medidas. Por cierto, Bruselas también dice que los países con mejores resultados son los que tienen sistemas de autoridad más eficaces. Las muertes de los motoristas no son ni por los quitamiedos, ni por los coches, sino por salidas de la vía Se han retirado ya más de 600 carnés y otros 1.200 están en una fase de trámite Todavía no hay suficientes guardias civiles de Tráfico, es una asignatura pendiente -Aún hay un déficit importante de guardias civiles de tráfico... SIGEFREDO -La reforma supone afrontar de cara el problema de la seguridad vial, lo que nos sitúa como un país moderno y europeo. Además, supone la incorporación de la Administración de Justicia a este tema, un asunto en el que apenas se había avanzado. -Queríamos 11.000, hay 8.500 y estamos haciendo las convocatorias. Van aumentando las -El repunte de las víctimas mortales en agosto ha hecho saltar todas las alarmas. ¿Cómo estamos respecto al resto de Europa? -En e primer semestre del año peticiones, pero no al ritmo que nos gustaría. No es un tema bien resuelto. La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil tiene una asignatura pendiente para mejorar el acceso a esta especialidad y poder así cumplir los objetivos. Es un destino peligroso y mal pagado. Aunque se están haciendo esfuerzos. el número de víctimas mortales descendió un 13,8 respecto a 2006, frente a un aumento importante y generalizado en el resto de países, con casos como el de Dinamarca de hasta un 40 por ciento. En 2003 estábamos a la cola de Europa, con 128 muertos por millón de habitantes cuando la media europea era de 105; en estos momentos estamos en torno a 91 víctimas mortales, es decir, en la media. Hay que añadir que hemos pasado de una situación en la que nadie nos hacía caso en este tema a que ahora nos pregunten, nos escuchen y nos sigan con interés. Por eso llama la atención que mientras en Europa nos felicitan, aquí nos abrimos las venas por el desastre que está pasando en las carreteras. En este país si algo va bien siempre habrá quien diga: Es imposible, aquí hay truco Pero los datos son claros: hace no mucho había 13,7 muertos diarios en verano y nadie decía nada; ahora estamos a 8,7, cinco diarios menos y estamos todos aterrados por la siniestralidad. Lo positivo es que eso quiere decir que se ha hecho un buen trabajo de concienciación. Pero ha habido opiniones que inducen al pesimismo, y estoy convencido de que un país, para lograr una meta como la que nos hemos fijado, tiene que creer que es posible alcanzarla.