Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 7 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.504. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Una paloma entre halcones La nueva secretaria de prensa del presidente Bush aporta un estilo fresco y casi tímido a uno de los puestos de mayor relevancia de la Casa Blanca, especialmente para los tiempos tormentosos que se avecinan ANNA GRAU a cuarta portavoz del Gobierno de George W. Bush, Dana Perino, es licenciada en comunicación de masas, habla español, tiene 35 años y parece una paloma en un nido de águilas. También ha sido comparada con una azafata capaz de mantener a raya con su mera sonrisa a los pasajeros de un vuelo que se acaba de cancelar. Una página web satírica la considera demasiado atractiva para el puesto: dicen que se parece a la actriz Heather Locklear, sólo que dos cortes de pelo más anticuada Perino sustituirá oficialmente a Tony Snow el 14 de septiembre, pero oficiosamente lleva haciéndolo desde el 29 de marzo. Antes de que la lucha de Snow contra el cáncer se complicara, aquello parecía una suplencia de tres semanas. Pero, ¿desde cuándo hay tres semanas tranquilas para la Administración Bush? A Perino le tocó lidiar con virulentos coletazos del caso Plame y con momentos muy tensos de la crisis de los fiscales. Como portavoz de Justicia, precisamente, empezó Perino su andadura con el Gobierno Bush, sólo dos meses después del 11- S. Destacó y el presidente la reclamó para su propia oficina de prensa. Era todo un desembarco en Washington después de un año en el Reino Unido y tres en California junto a su flamante marido, el empresario británico Peter McMahon. No tienen hijos pero sí un perro viszla (húngaro y cazador) llamado Henry. McMahon y Perino se conocieron en un avión- -quienes la comparan con una azafata buena no dan puntada sin hilo- -sólo siete meses antes de formalizar. A ella le gustó el acento de él, y él sucumbió a cómo se crece ella en las distancias cortas. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL TRIGO or ver crecer el trigo le gustaba vivir en el campo. Así que por vez primera en una cena no tuve que explicar a una mujer por qué vivo yo donde vivo. Se llama Ana y ahora vive en el centro de Sevilla. Pero hablaba del trigo. De cómo se despertaba por la mañana y miraba los trigales. Es algo maravilloso. Cómo se mueve el trigal con todos sus verdes, un poco pálidos, y cómo espiga y se agosta y se siega y queda el rastrojo pero, ay, cayeron unos granos que no se llevó el panadero y que da ese ricio verde, tierno y espontáneo. El trigo, y su canto de codornices y las palomas torcaces en los trigales como una nube grisácea que levanta el vuelo. Fue también una mujer, la cuñada de Pizarro, la que encontró en Perú los primeros granos de trigo en un barril de arroz al ir a preparar un potaje en el que al final se unieron las tres formas de alimentar el mundo: el trigo de Europa, el arroz de Asia y el maíz de América. Por aquí, yo conocí el momento en el que había tantos trigales como maizales y, cuando venía el panadero, que es hombre siempre enharinado, no quería los campos que habían ennegrecido por llegar la lluvia antes que la siega. Aún hoy la tierra se mide en ferrados, esos cajones de madera que dan la medida del grano. Yo miraba los trigales y ya lloraba pues la pérdida, cuando llega, es menos dolorosa que el presentimiento de esa pérdida. Y ahora el trigo se pierde y se encarece para el pan porque lo que se subvenciona, es el trigo para los biocombustibles, y no el trigo para el consumo humano, el humilde pan de cada día. Como diría y que me perdone Santa Teresa, le quitaron al trigo la pobreza, que era su mayor riqueza. P L Dana Perino, durante la reciente visita sorpresa de Bush a Irak Perino aporta un estilo fresco e incluso tímido. No intenta engatusar ni arrasar. No le importa mostrar debilidades: lloró al informar de la grave enfermedad de Snow, y se puede dejar coger en un contrasentido en plena rueda de prensa, cordialmente admitir que no tiene razón en una cuestión menor, para luego mostrarse más suavemente inexorable aún en la cuestión mayor. Y le funciona. Explota su aspecto inofensivo (alardea de ser diminuta y de calzar un 6) AP para no dar miedo e inspirar confianza a los periodistas más duros del mundo en este fin de régimen infernal. Se aplica a ello con un espíritu muy concienzudo y una formación muy esmerada desde que, siendo niña en Denver, Colorado, su padre la ponía a leer los periódicos y a comentarlos durante la cena. Sin imaginarse que estaba sentando en sus rodillas a la futura segunda mujer que llegaría a portavoz de la Casa Blanca, después de la clintoniana Dee Dee Myers.