Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 7- -9- -2007 ABC ADITIVOS BAJO SOSPECHA E 102 (Tartracina) E 104 (Amarillo de quinoleína) E 110 (Amarillo anaranjado) Yogures, pan envasado y golosinas de color naranja Está relacionado con reacciones alérgicas y efectos secundarios como congestión nasal y comportamientos hiperactivos Noruega, Suecia y Finlandia E 122 (Azorrubina) E 124 (Rojo cochinilla) E 129 (Rojo allura) Condimentos, golosinas y refrescos Introducido en los años 80, reemplazó al prohibido E 123. Se ha relacionado con reacciones alérgicas Noruega y Austria E 211 (Benzoato sódico) Refrescos, zumos, aderezos de ensaladas, salsas. Uno de los conservantes más empleados en el mundo Se obtiene por síntesis química, aunque está de forma natural en algunos vegetales. Su toxicidad es mayor que la de otros conservantes No está prohibido en ningún país ABC Presente en refrescos, hela- Golosinas y refrescos de dos, golosinas, palitos de color naranja, conservas pescado, pasteles y galletas vegetales, helados y cosméticos Cuando se suma con ácido benzoico puede causar hiperactividad y reacciones alérgicas en los niños Noruega y Austria Se absorbe poco en el aparato digestivo, eliminándose directamente, pero puede causar hiperactividad en los niños E. E. U. U. Canadá Japón y Noruega Golosinas, yogures, helados Golosinas, mermeladas y postres de color fresa. y pastelería Sucedáneo de caviar y embutidos (chorizo) Puede causar hiperactividad y reacciones alérgicas, sobre todo en aquellas personas que no toleran la aspirina Noruega, Suecia, E. E. U. U. y Japón Se ha discutido su posible efecto cancerígeno y se ha comprobado ahora su efecto en el comportamiento hiperactivo de los niños Noruega y E. E. U. U. La CE investiga si los aditivos de algunas bebidas infantiles causan hiperactividad Un estudio británico alerta de las nocivas consecuencias de la combinación de determinados colorantes y conservantes MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dependiente de la Comisión Europea, va a estudiar la posible relación entre hiperactividad infantil y una serie de colorantes y conservantes que se añaden a las bebidas que con frecuencia toman los niños. Esta decisión se ha tomado después de que un estudio británico hecho por Food Standards Agency (FSA) haya demostrado esta relación. Según esta investigación, realizada a más de 300 niños entre 3 y 9 años, se han apreciado importantes diferencias en las conductas de los menores que han consumido bebidas de fruta que contienen una mezcla de determinados colorantes y conservantes. Jim Stevenson, el investigador británico de la Universidad de Southampton que ha realizado el estudio, afirma en que los datos demuestran que los efectos de la combinación de estos aditivos no se aprecian en los niños que sufren casos extremos de hiperactividad, sino que éstos aparecen entre los niños sanos en aquéllos que no tienen un diagnóstico de déficit de atención. Los aditivos que han sido objeto de estudio son los E 110 o color naranja, E 122 o color carmesí, E 102 o color amarillo, E 124 o rojo 4 R, E 211 o conservante de benzotato de sodio, entre otros. El estudio no señala las marcas comerciales que llevan la mezcla de estos aditivos aunque la mayoría de las bebidas comercializadas los tienen. Desde Bruselas, y ante la alarma que puede provocar el hecho de que los niños europeos puedan estar consumiendo sustancias nocivas para su salud, se han apresurado a encargar un estudio sobre el asunto y, si éste llega a la misma conclusión que el británico, se prohibirán los mencionados aditivos o las combinaciones concretas que provoquen esos efectos. En todo caso la Comisión Europea afirmó ayer que para que un aditivo pueda ser usado en alimentación éste tiene que haber pasado previamente el examen de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria o, con carácter previo, del Comité Científico Alimentario. Además, esta agencia europea de control alimentario hace periódicamente revisiones de los productos que ya ha autorizado para actualizar su lista en función de los avances científicos que se van produciendo, según destacó ayer el Ejecutivo comunitario. Los aditivos que se usan en los productos alimenticios en Europa tienen que ajustarse a una regulación estricta que incluye su etiquetado no sólo con las siglas, que suelen empezar por la letra E sino con el nombre completo para que los consumidores puedan reconocerlos a la hora de comprar. mentaria deje de usar estos aditivos en los productos destinados a los niños. Además de en las bebidas los conservantes y colorantes pueden estar presentes también en la comida, aunque este extremo no ha sido objeto del estudio realizado en Reino Unido que, además, añade que son los niños más pequeños, los de tres años, son los que más síntomas de hiperactividad demuestran después de ingerir los aditivos. Los expertos en alimentación han debatido durante años la posible vinculación entre los aditivos y la salud infantil sin que hasta la fecha hayan llegado a conclusiones definitivas. Algunos científicos han señalado también que determinados componentes naturales contenidos en la fruta y la verdura podrían tener los mismos efectos que los aditivos. Sue Baic, de la Universidad de Bristol, aseguró ayer tras conocer los resultados del estudio que es potencialmente muy importante y, además, refrenda lo que venimos diciendo los dietistas durante muchos tiempo en el sentido de que alimentar a los niños a base de productos procesados con altos contenidos en grasa, sal o azúcar no es en absoluto bueno para su salud Adopción de medidas La previsión de Bruselas es que el nuevo estudio, ya a nivel europeo y no sólo británico, pueda estar concluido a finales de año por lo que hasta 2008 es difícil que se tome ninguna medida para que la industria ali- Las crisis se han detectado en niños sanos, menores de 3 años, sin diagnóstico de hiperactividad Bebidas y comidas plagadas de conservantes y colorantes La mayoría de bebidas refrescantes y comidas preparadas destinadas al público infantil, entre ellas los caramelos y las golosinas, contienen los colorantes y conservantes que han sido analizados por el organismo británico Food Standards Agency que ha llegado a la conclusión de que provocan hiperactividad en los niños, sobre todo en los más pequeños. Julian Hunt, de la Federación de Alimentos y bebidas, recogió ayer el guante del estudio británico y afirmó que la industria que se dedica a la producción de alimentos es muy consciente de la especial sensibilidad de los consumidores en relación con los colorantes y los conservantes. En todo caso, el representante de las empresas descartó rotundamente que estemos ante un problema de seguridad alimentaria. En Europa está vigente desde el año año 2000 una Directiva que armonizó la regulación sobre conservantes, colorantes y antioxidantes que pueden contener los alimentos que se venden en la Unión Europea Más información sobre aditivos en: http: ec. europa. eu food food che micalsafety additives index en. htm