Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 s 9 s 2007 VIERNES deESTRENO 81 Tocar el cielo Argentina- España 2007 109 minutos Director- -Marcos Carnevale Actores- -Chete Lera, Montse Germán, Raúl Arévalo, Verónica Echegui, Facundo Arana y China Zorrilla Abarcar mucho, apuntar alto FEDERICO MARÍN BELLÓN Cuenta Carnevale que al cumplir los cuarenta miró hacia atrás y contempló el camino, suponemos que en cinemascope. Tantas cosas vio, que se animó a incluirlas en su cuarto largometraje, que nos llega después del éxito que supuso Elsa Fred El argentino persevera en la fórmula de cine sensible con viejo (esta vez al fondo, para nuestra desgracia) Un intelectual que está como una cabra- -a Chete Lera no lo amarran ni una vez- un hijo revolucionario disfrazado con piel de cordero, una española que juega en Argentina a Matrimonio de conveniencia para adoptar un niño, una argentina que juega en España a La fiera de mi niña pero con murciélago, un play boy porteño... Todos podrían protagonizar la película sin estirarse demasiado, pero Carnevale no se conforma con una sola y, para no transitar la consabida fórmula de las vidas cruzadas, opta por diseminarlas a ambos lados del Atlántico, aunque todos ellos permanezcan unidos por los hilos invisibles del amor y la amistad, como esos globos que acaban por tocar el cielo en una metáfora entre obvia y forzada, si se permite la paradoja. Sólo cuando China Zorrilla (la maravillosa Elsa de su anterior filme) aparece, la vida se suspende de verdad y ni la estructura ni el guión importan tanto como el talento que traspasa la pantalla. Los protagonistas de la película, Raúl Arévalo, Chete Lera, Verónica Echegui y Facundo Arana FRANCISCO SECO Marcos Carnevale: Me gusta filmar la vida sin un género concreto El director de Elsa Fred presentó en Madrid su cuarta película, Tocar el cielo en la que se propuso trabajar con material sensible para llegar al público JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. La complejidad del ser humano, los vínculos familiares y de amistad, y muchas preguntas más que se hace un cuarentón declarado como es el director argentino Marcos Carnevale- -del que hemos visto en España la magnífica Elsa Fred con China Zorrilla- confluyen en su nueva película Tocar el cielo en la que siete personajes intentan conseguir una pequeña o gran meta que los sitúe en el punto de partida hacia algo mejor. El director vuelve a volcar en la pantalla sus propias experiencias: En realidad se trata de una reflexión de lo que va sucediendo en mi vida- -asegura- Evidentemente, estas situaciones las tengo que compartir con los guionistas con el fin de que no sea una amalgama de hechos personales El realizador, curiosamente, ha vivido en su propia carne el proceso de adopción de un bebé que también se toca en la película y ha sucedido el mismo día en que la cinta se presentaba en España. Tarde o temprano tenía que suceder alguna coincidencia, porque si hablo de la familia como un lugar de conflictos por amor, poniendo de manifiesto como eje de la historia la relación entre padre e hijo, hay un momento en el tiempo real que puede coincidir con el de la ficción: en este caso, los procesos como hijo y como padre. O, por ejemplo, ¿quién no se identifica cuando se habla de la falta de control que tienes sobre ti mismo cuando te enamoras? Muchas personas dicen que sus relaciones no funcionan, que era algo que intuían desde el momento que conocieron a su pareja. Sin embargo, se metieron de lleno en la relación Es evidente que una amplia paleta de sentimientos adversos puebla esta producción que busca respuestas a qué hacer y por dónde tirar cuando llegas a los cuarenta y te parece que es el momento de diseñar tu futuro, con la premisa de que cada generación es supuestamente distinta. En la mía hemos tenido más tiempo para pensar las cosas, ya que nos hemos emancipado años después que las anteriores dice Carnevale. Me gusta filmar la vida sin empaquetarla en un género cinematográfico concreto. El público es quien percibe lo que se cuenta y lo sitúa sin necesidad de etiquetas asegura. Esa especie de trastorno existencial le duró al cineasta alrededor de un año, tiempo suficiente como para ver qué hacía con todo lo que pensaba y sentía a la vez. Termina diciendo que pensó en un filme y me propuse trabajar con ese material tan sensible y auténtico como para que llegara al público con cierta empatía Más información sobre la película: http: www. tocarelcielo. es