Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 VIERNES deESTRENO VIERNES 7 s 9 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) moso, pero el éxito de La jungla de cristal lo convirtió en una estrella. En épocas en las que Schwarzenegger y Stallone aparecían como los superhéroes del cine, Bruce había cambiado la imagen musculosa por la del típico vecino de enfrente que sobrevivía al peligro a base de buen humor. Willis comenzó a interesarse por la actuación en la escuela secundaria local. Después prefirió trabajos diferentes, como el cuidado de ovejas en Alabama, transporte de obreros, camarero y guardaespaldas, antes de volver a la actuación. Tras tomar unas clases de drama en la Universidad Estatal de Montclair, se mudó a Nueva York, donde consiguió el papel principal en la producción teatral Fool for Love También logró algún papel de poca importancia en la serie Corrupción en Miami y una campaña publicitaria de Levi s, antes de ser elegido entre otros 3.000 postulantes para ser el protagonista de Luz de luna junto a la ex modelo Cybill Shepherd. Su sentido del humor lo llevó a encarnar al detective John McClane en la primera versión de La jungla de cristal que estrenó unos meses después de casarse con Demi Moore. Bruce Willis incluso rechazó el papel del fantasma en la película Ghost que le dio fama a ella. A Willis le tientan las buenas historias por encima de los números, En Pulp fiction cobró apenas 800.000 dólares. Con la misma idea, aceptó un salario menor en otro proyecto que no tenía demasiadas expectativas a cambio de un porcentaje en las recaudaciones. Como resultado, terminó cobrando nada menos que 100 millones de dólares por El sexto sentido donde aceptó interpretar al fantasma gracias al error de haber rechazado Ghost Después volvió a las comedias con Falsas apariencias A Bruce Willis le gusta tanto el juego que después de perder una apuesta privada con Matthew Perry aceptó trabajar gratis en la comedia de televisión Friends Bruce Willis asegura que queda personaje al menos para una quinta entrega de la serie man en secuencias y si lo hubiéramos hecho así seguramente nos hubiésemos mantenido más cerca de los diálogos. Pero tuvimos que filmar algunas escenas entre toma y toma, por si otra escena programada para el mes siguiente entraba o quedaba fuera. Había una en particular con Kevin Smith que bautizamos la escena Warlock por el nombre de su personaje. Sólo tuvimos a Kevin tres días y cada toma improvisada que no sabíamos si entraría en la versión final decíamos: Colócala en la escena Warlock Terminamos con una escena de nueve páginas y Kevin incluso ayudó a escribir esa parte. -La escena del túnel, por ejemplo, fueron casi diez días. -Conozco muchos policías que tienen mi edad. Y si se mantiene el estado físico... yo soy la prueba de que se puede hacer una película así y sobrevivir al intento. Tuve que ejercitarme muchísimo para lograr músculos de un tamaño suficiente. Sobreviví. Me mataron a golpes y es algo que se nota en la pantalla, pero también estoy contento de no haber esperado un par de años más. También precisé tiempo para recuperarme. La última jungla la había filmado en 1995. Han pasado doce años desde la tercera película y entre las cuatro hay veintiún años. Hay momentos en los que se me ve un poco más lento. Pero en esta película estoy en mejor estado físico que en las tres primeras, porque antes se suponía que tenía que ser un policía alcohólico. Pasé años investigando esa parte- -sonríe- la alcohólica, no la de policía. ¿Notó el hecho de tener 52 años al filmar estas escenas? Yo soy la prueba en vida de que se puede hacer una película así (a los 52 años) y sobrevivir al intento Las primeras tres películas de La jungla... recaudaron 1.300 millones de dólares entre el mercado internacional y el DVD, pero la segunda y la tercera no me hicieron feliz -Una de las características de McClane es el hecho de ser sobreprotector con su hija. ¿Se identifica con esa característica? -Puedo identificarme, pero en la película está demasiado dramatizado. La relación con mis hijas es mucho más abierta. Como padres, lo que hemos hecho Demi Moore y yo fue tratar de mandarlas al mundo con la mayor cantidad de información, esperando que eso las mantenga fuera de peligro. El personaje de la hija de McClane ni siquiera estaba en el guión original. Surgió durante la producción. ¿Cuánto les llevó filmar las escenas de acción? La Jungla 4 EE. UU. 2007 130 minutos Género- -Acción Director- -Len Wiseman Actores- -Bruce Willis, Timothy Oliphant, Justin Long Aficionado al juego El churretes se pone chulo (más) JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Hay dos signos de identidad en esta saga que en su tiempo la hicieron coger distancia respecto al resto: una, la chulería castiza de McClane Willis, y dos, que acabara cada capítulo (no es otra cosa) con la camiseta llena de churretes. La fórmula no era original, pero tuvo buenos trazados y se supo explotar al socarrón de Bruce, especialmente en la segunda entrega, la mejor de todas. La tercera fue un desastre y en el parón del tiempo posterior la saga ha sido superada por los nuevos -El hecho de haber elegido al director Len Wiseman, que solo había filmado Underworld ¿fue otra apuesta? ¿Es cierto que improvisaron varias escenas? -Muy pocas películas se fil- -Mi hija mayor me trajo la película. La vimos juntos y me pareció muy buena. Y por casualidad, un par de semanas después, Fox me invitó a sentarme con él. Fue una decisión muy fácil. Los dos tenemos ideas y metas similares. Es bueno sentarse a hablar de la película porque el resultado es genial. tiempos y por la frescura de Bourne, que ha arrasado a las semejantes de la especie. Es en ese cúmulo de heroicidades, en ese ir más allá para no quedarse obsoleto, donde McClane pierde la brújula. Cuando esta clase de héroes deciden abordar el barco de Bond es cuando están perdidos. Si se opta por el camino de hacer caer a Willis desde cuatro pisos para que se levante quitándose el polvo, o se le monta en el ala de un reactor como si nada, es que intentamos agarrar el tiempo con la desesperación de un moribundo, y entonces el héroe se convierte en el payaso que provoca más la carcajada que la admiración. Afortunadamente para el director Wiseman, Willis aún está en forma y la chulería es algo que se va alimentando y perfeccionando con los años, así que a mayor número de entregas, mayor calibre de ombligo y de amenazas, del tipo de ¿que qué voy a hacer? matar a este tío y salvar a mi hija, o salvar a mi hija y matar a ese tío, o matarlos a todos demostrando la gran sutileza y tacto que McClane tiene para solucionar un problema, diálogos chulescos y frases mayestáticas en las que, al fin y al cabo, residen el éxito de la saga. Porque en realidad no hay mucho más bajo el sol. Lo demás es ir más allá del rizo con la base ya prevista: tipos muy malos con un héroe solitario e incomprendido que salva al mundo, sólo que si antes se le creía poco, ahora se le cree menos. Donde Bourne ha puesto inteligencia y rapidez, los demás han colocado efectos especiales y triple voltereta con tirabuzón, aderezado con la complicidad que el público tiene con un personaje entrañable al que se le quiere como a uno de la familia, pero eso ya no basta. -No soy nada duro. Lo único que les digo es que quiero conocerlos. Y cuando los conozco les dedico ese tipo de mirada. ¿Y sabes qué? Siempre elijo a uno de ellos para que se encargue del resto. Si traen un grupo de amigos por una fiesta, me acerco a uno y le pregunto cómo se llama. Si me dice Sinjin, por ejemplo, le digo seriamente: Sinjin, te dejo a cargo. Si le pasa algo a alguna de mis hijas, vas a ser el primero que busque. Después mato a cada uno de tus amigos delante de ti y te dejo para el final ¿Es muy duro con los amigos de sus hijas? ¿Este es el verdadero final de John McClane? -No creo. Fox ya está hablando de filmar otra nueva. Más información sobre la película: http: www. lajungla 4. es