Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7 s 9 s 2007 Recta final a las elecciones s Análisis ESPAÑA 15 Rato, Gallardón y el equipo Rato se va sentar mucho más cómodamente que usted en el despacho de un banco internacional y no estará en las listas del PP s Para las listas queda todo abierto y, claro, el asunto Ruiz- Gallardón Mariano que- -al menos según esta versión- -esperaba la llamada de Rato para hablar seriamente de las intenciones de ambos. El espectáculo de la derecha es tan pasmoso que hasta puede ser. Otros, en el mismo edificio, cuentan que, independientemente de que hablaran o no, el recado privado había llegado de Washington, más como consejo general que como manifestación de intenciones personales: Mariano, con ese equipo, con esos portavoces, no vamos a ningún sitio Rajoy no es rencoroso ni especialmente quisquilloso y, en el fondo, ya se sabía la lección del director del Fondo Monetario Internacional, y hasta puede que le haga gracia: ¿Con este equipo? Ccon estos portavoces? ¡A mí me lo vas a decir! En una de las muchas romerías a Washington de políticos e ideólogos de la derecha durante estos últimos años, Rodrigo Rato se había permitido una ironía: ¿Volver a la política? Sólo si se trata de impedir que Eduardo Zaplana sea el candidato Y luego lo de Acebes contándonos lo que ya sabíamos. Rato se va al banco y Rajoy se queda con el equipo. Capítulo cerrado. Para las listas- -salvo la adelantada Germán Yanke o mejor es sentarse cómodamente, desplegar los periódicos sobre la mesa y pedir un café. Y contemplar el espectáculo. Rato se va sentar mucho más cómodamente que usted en el despacho de un banco internacional y no estará en las listas del PP. Zascandileará por aquí y por allá con argumentos pretendidamente de autoridad. Rato, desde luego, es un genio con las filtraciones y los silencios, lo ha demostrado con este asunto de su falsa vuelta a la política. Pero si la aventura ha terminado como ha terminado (incluida la ridícula confirmación de Ángel Acebes) ¿qué fue de las conversaciones privadas a las que se refirió Mariano Rajoy hace apenas unos días? ¿De qué hablaban? ¿Del mercado laboral en los bancos de primera línea? ¿De la familia? Unos, en la sede del PP, dicen que realmente no hablaban, que lo de las charlas privadas era una figura retórica de L Gallardón visitó ayer un mercado madrileño confirmación de Rajoy como candidato- -queda todo abierto y, claro, el asunto Ruiz- Gallardón, sobre todo después de que el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, dijera el miércoles que, siendo como es el político más valorado en España, hay que decidir cómo se cuenta con él DE SAN BERNARDO La conveniencia de Gallardón Habrá que esperar para interpretar a Elorriaga porque ya antes había adelantado la preparación de una convención del PP y luego resultó que Rajoy no sabía nada. Pero interpretémoslas, por el momento, con otra frase genial de la se- mana, esta del propio presidente del partido conservador: Las listas se harán como convenga al partido y a su presidente ¿Qué puede ser esto? ¿Se trata de una reiteración o de dos criterios distintos y superpuestos? Porque a lo mejor resulta que, en el caso Ruiz- Gallardón, su presencia en la lista de Madrid conviene al partido (el político más valorado, dice Elorriaga) y ahora hay que ver si conviene o de que modo conviene a su presidente. Porque el aspecto más picante del espectáculo es que si Rato no quería a los escuderos, los escuderos no quieren ni a Rato ni a Ruiz- Gallardón, que la pista del circo es larga pero estrecha, como algunos menús más digeribles que la política. A lo mejor hay que ver cómo se cuenta con él sin que el equipo y los portavoces organicen una movida que produzca más heridas e incertidumbres que la situación económica Ya pasó con Piqué, cuando pedía, para no irse, que Acebes no diera por bueno con sus silencios las descalificaciones del ex presidente del PP catalán que se le atribuían al secretario general. A que soy yo el que me voy Piqué se retiró de la escena y Rajoy se quedó- ¿están repitiendo la película? -con su equipo. Ahora le dicen que de eso de Ruiz- Gallardón nada de nada, que si quiere que se vaya al Senado porque si se sale con la suya... a ver si nos vamos o a ver si no te apoyamos, a pesar de que te apoyamos tanto. Uno se imagina al equipo y los portavoces- -solos o en compañía de otros- grandes estrategas, algunos aportando ideología al programa del partido (para que se vea que los iletrados tienen también su huequecito en esto de la política) preguntándose cómo Mariano, cuando están preparando su sustitución, va a dar un empujón a Alberto. De eso nada. Si nos dejaran, si Mariano nos dejara, el PP no tendría complejines y se iba a enterar Gallardón Sólo por el susto que le debe producir Génova, también se imagina uno a Rajoy rodeado de sus chicas fieles y diciendo algo así como que tal y como están las cosas vamos a añadir también eso de lo que convenga al partido... -Se deja el café sin tomar. -Es que ya tengo los ojos como platos.