Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 s 9 s 2007 DEPORTES 89 MUNDIAL DE FÓRMULA 1 La FIA descubre nuevas pruebas entre los espías Habría un testigo de que Stepney manipuló el polvo blanco del sabotaje a Ferrari J. C. C. MADRID. El escándalo de los espías en la Fórmula 1 puede acabar como el caso Lewinsky. Un pantalón manchado como prueba de una evidencia. Es el nuevo giro que ha dado el caso McLaren- Ferrari y el sospechoso vuelo de 780 folios de una escudería a otra. Ahora se habla de sabotaje, de engaños y traiciones, de misteriosos polvos blancos en el coche de Raikkonen y Massa en el Gran Premio de Mónaco, y sobre todo, de los pantalones de Nigel Stepney, impregnados de esa sustancia. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) comunicó ayer que ha cancelado la reunión del tribunal de apelación prevista para el 13 de septiembre y la ha sustituido por una reunión ordinaria de su Consejo Mundial al haber recabado una prueba nueva en el caso de espionaje que afecta a los dos equipos más poderosos de la Fórmula 1. Aunque la FIA no dio a conocer la documentación en su poder, todo apunta a que la nueva prueba es el pantalón infectado de Stepney. Casualidad o no, el cambio de la FIA acontece pocas horas después de que el fiscal de Módena (localidad situada a pocos kilómetros de Maranello, sede de Ferrari) Giuseppe Tibis, declarase a la Gazzetta dello Sport que Nigel Stepney podría ser inculpado como autor de un sabotaje. La historia se remonta a la carrera de Mónaco del pasado 27 de mayo. El fiscal cercano a Maranello apunta que existen sospechas fundadas de que Stepney manejase un polvo blanco que contaminó los combustibles de gasolina de los monoplazas de Raikkonen y Massa. Ciertamente hay indicios, de un testimonio bajo juramento, para sospechar que Stepney manipuló el polvo dijo Tibis. El finlandés fue octavo en Montecarlo y el brasileño tercero. Tibis se refiere a un compuesto alimentario que habría sido introducido en los depósitos de los dos coches en las vísperas de la carrera. El fiscal va a solicitar una investigación sobre la naturaleza del dichoso polvo blanco y sobre los efectos que puede causar en la gasolina y el motor de los vehículos. El fiscal pretende que la sustancia se compare con la encontrada en unos pantalones de Stepney que fueron confiscados hace meses. La Federación Internacional decidió el 26 de julio no sancionar a McLaren por tener en su poder documentos confidenciales de Ferrari a través de un supuesto trasvase de Nigel Stepney a Mike Coughlan diseñador jefe de McLaren. Sin embargo, le advirtió que lo suspenderá si se demostrara que ha utilizado esa información en su beneficio. El presidente de la Federación italiana contraatacó con una carta y la FIA estaba a expensas de la reunión de su tribunal de Apelación, ahora revocada. Compuesto alimentario Schumacher, en el primer escalón del podio del Gran Premio de China 2006 junto a Alonso EPA A 100 metros de Alonso Michael Schumacher recibirá el trofeo en Oviedo a un paso del despacho profesional del piloto asturiano. Por fin conocerá la ciudad donde nació el contrincante que lo retiró del deporte. Hace un año anunció su adiós en Monza, circuito fetiche de Ferrari POR J. C. CARABIAS MADRID. Por una de esas casualidades que tiene la vida, es posible que el próximo 26 de octubre el Parque San Francisco separe en apenas cien o doscientos metros a Michael Schumacher de Fernando Alonso. Tantos meses peleando por ser el más rápido en cuatro continentes, en cualquiera de los 18 países que suele visitar la Fórmula 1, para terminar parcelados por la arboleda que divide el Teatro Campoamor de Oviedo de la oficina familiar que el campeón del mundo tiene en su ciudad natal. De un lado, el Teatro Campoamor y su aura para recibir a los grandes del deporte, el humanismo o la ciencia. Y de otro, el despacho donde la familia Alonso gestiona las andanzas del piloto. Michael Schumacher y Fernando Alonso, frente a frente en la capital del Principado. Tal vez en 2006, a mitad de temporada, cuando Alonso cabalgaba desbocado al mando del Renault R 26 Schumacher ubicase la localización de Oviedo en el mapa. Desde allí provenían sus dolores de cabeza. Esa marea azul que giraba el volante con Alonso en cada curva del Mundial, en cada recodo del planeta por donde el asturiano protagonizaba una salida supersónica o una victoria. Desde Oviedo le llegaron los ecos de auditorios repletos cada domingo, de gente disfrazada de azul, de una ciudad colonizada por la Fórmula 1 que se interesaba por la leyenda de este deporte. Oviedo entró a formar parte de la vida de Schumacher desde el momento en que Alonso le llevó a la jubilación hace un año. Hace tiempo que la familia de Alonso, residente en la ciudad (él ha fijado su domicilio en la localidad suiza de Mont sur Rolle) tiene una oficina en el centro. Y Fernando Alonso no ha invitado a Michael Schumacher a pasar unos días de vacaciones en la capital asturiana. Su relación quedó deteriorada después de la pelea encarnizada que mantuvieron la pasada campaña, sobre todo por el incidente de Monza, cuando los jueces penalizaron al español por una supuesta maniobra irregular ante Massa. Alonso habló del poder en la sombra de Ferrari, de la manipulación del campeonato en función del poderoso enemigo italiano, de presuntas injusticias ocultas. Lo que ha quedado de aquello es una relación distante, fría. Alonso no ha tenido reparo en asegurar una y cien veces que no echa de menos a Schumacher y que la Fórmula 1, tampoco. Ayer nadie incumplió el lenguaje políticamente correcto. Lo que hace un año era el campeón Schumacher prototipo del juego sucio, el más sancionado de la historia, ayer era trayectoria impecable. Michael Schumacher recibirá el premio a finales de octubre y verá una ciudad tomada por Alonso desde la óptica publicitaria: reclamo de bancos nacionales y locales, aseguradoras, marcas de coches y teléfonos. Relación fría El Teatro Campoamor India se reserva una plaza para la temporada de 2009 La política expansiva y de negocio de Bernie Ecclestone se prepara para captar un nuevo cliente del negocio de la Fórmula 1. La India, el segundo país más poblado del planeta, se apresta a ingresar en el calendario de carreras para la temporada 2009. El presidente del Comité Olímpico Indio, Suresh Kalmandi, ha señalado que después de la visita a Delhi del arquitecto oficial de los circuitos de la Fórmula 1, el austriaco Hermann Tilke, los organizadores de la carrera no tendrán ningún problema para pagar los 22 millones de euros que exige Bernie Ecclestone como aval. Si hacemos algo en India será para un mínimo de siete años declaró el magnate de la Fórmula 1 a la televisión india CNBC. El alemán visitará a finales de octubre una ciudad tomada por el español desde la óptica publicitaria