Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Elecciones legislativas en Marruecos JUEVES 6 s 9 s 2007 ABC Nunca una delegación tan alta había pisado el pueblo. Lo han hecho ahora, en plena ebullición de las urnas Para los políticos se construyeron los aseos que, probablemente, no tenga ninguna de las familias de Anfgú Vecinos de Tirghis, en la cordillera del Atlas, rompen propaganda electoral para expresar su oposición a los comicios de mañana LUIS DE VEGA Ali Alehyan Heddou es el representante de los vecinos de Anfgú. Fue él quien expresó el malestar del pueblo a la delegación gubernamental. Pocos días después fue detenido por la Gendarmería en el mercado de una localidad cercana acusado de tener pendiente una pena de seis meses de cárcel por un juicio celebrado hace cuatro años. Miedo Los bereberes se defienden del olvido de Rabat con el boicot electoral En Anfgú, en Tirghis y en otros pueblos paupérrimos del Medio Atlas para votar exigen tener una carretera, un dispensario y el reconocimiento a su cultura y lengua LUIS DE VEGA CORRESPONSAL ANFGÚ TIRGHIS (MARRUECOS) Sobre la ladera resbalan las casas de adobe confundidas con el color de la montaña. A la entrada del pueblo saluda al visitante una caseta pintada de blanco recién construida. Es la única edificación con ladrillo de obra que se ve. Son los baños que construyeron para el día que vino el ministro explica uno de los muchos vecinos que este mañana boicotearán las elecciones legislativas que celebra el reino alauí. Anfgú, en la cordillera del Medio Atlas, ejemplifica el olvido sistemático desde el poder de Rabat de una parte esencial de Marruecos y los marroquíes: los bereberes o imazighen (plural de amazigh, que es como se denominan en su lengua) Hasta este pueblo se desplazó hace unos días el helicóptero de una delegación del Gobierno encabezada por el ministro del Interior, Chakib Benmusa; el de Sanidad, Mohamed Cheik Biadillah; el general jefe de la Gendarmería, Housni Benslimane, y la consejera real Zulija Nasri. Para ellos se construyeron esos aseos que, probablemente, no tenga ninguna de las 250 familias de Anfgú en su casa. Les han prometido una carretera, un dispensario y la contratación de parados en las Fuerzas Armadas, según explica Aziz Akkaoui, presidente en la provincia de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) que lo califica de puro electoralismo. El pasado invierno, el nombre de Anfgú saltó a las páginas de los medios de comunicación porque una treintena de vecinos, casi todos bebés, murieron a lo largo de pocas semanas en extrañas circunstancias. Nunca una representación del Estado tan alta había pisado el pueblo. Lo han hecho ahora, en plena ebullición de las urnas. Algunos periodistas, entre ellos este corresponsal, visitaron en enero el lugar y comprobaron lo que se puede calificar el infierno sobre la tierra. No hay espacio en esta página para repetir lo publicado entonces, pero sí para explicar que, tras regresar este martes, en estos ocho meses lo único que ha cambiado es la temperatura del termómetro y la caseta blanca. ¿Dónde estaban las autoridades cuando morían los niños en invierno? se pregunta Rachid Raha, vicepresidente del Congreso Mundial Amazigh, que estima que esta raza representa más de la mitad de los 30 millones de marroquíes. La población tiene miedo de las autoridades- -algún chivato llegó a colarse para afinar la oreja en una de las casas donde se realizaron las entrevistas para este reportaje- -pero aún así algunos se deciden a hablar. Omar, hijo de Ali, explica que su padre está en la cárcel de Kenitra y que su detención fue un complot por la decisión de apoyar el boicot. El partido Movimiento Popular (MP) debería ser el encargado de representar la sensibilidad y las reivindicaciones bereberes en Rabat. Pero, como denuncia Rachid Raha, el líder de esta formación, Mohand Laenser, el influyente ministro de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural- -casualidades del destino- ha dejado abandonado hasta el pueblo que le vio nacer en el Medio Atlas, Imuzzer Mamousha Frente a estas elites conservadoras de Rabat ha surgi- LE ESCRIBA EL REY SÍ TIENE QUIEN Reporteros Sin Fronteras denuncia en una misiva dirigida al Rey de Marruecos, Mohamed VI, la falta de libertad de expresión que sufre la Prensa del país POR L. DE VEGA RABAT. No todos los días los marroquíes tienen la oportunidad de acceder a la correspondencia de su Rey. El secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF) Robert Menard, hizo pública ayer la misiva que ha enviado a Mohamed VI para acusarle de incumplir su palabra y tener amordazada a la Prensa. El Soberano aseguró después de ocupar el trono en 1999 que no puede existir una Prensa de calidad sin libertad de expresión Pero los datos de RSF están muy lejos de aquellas palabras del Monarca. Durante su reinado, al menos 34 medios de comunicación han sido censurados y una veintena de periodistas condenados. Vuestras promesas se han quedado en promesas. Las cifras atestiguan que vuestro compromiso no se ha cumplido dice la carta. Sobre el Rey recae toda la responsabilidad del regreso a los palos en materia de libertad de Prensa dijo Menard en una rueda de prensa ayer en Casablanca, informa Afp. En palacio se ha confundido el ser moderno con el ser demócrata piensa el responsable de RSF. Nada tiene que ver que, a diferencia de su pa- dre, Mohamed VI permita publicar reportajes fotográficos en los que aparece su mujer y sus hijos con que la Prensa goce de la libertad propia de un país en democracia. De manera más que sospechosa por parte de la Justicia marroquí, el juicio contra Ahmed Benchemsi, responsable de los semanarios Tel Quel (en francés) y Nichane (en árabe) ha sido pospuesto para el mes de noviembre. Para entonces la posible condena estará alejada de las legislativas que se celebran este viernes y de la posterior formación del Gobierno. El periodista está acusado de faltar el respeto al Rey y a los musulmanes.