Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos el MI 5, el servicio de contraespionaje británico, refutó los informes policiales y descartó a Orwell como un peligro para la seguridad nacional. Los archivos desvelados ahora incluyen fichas que abarcan más de dos décadas, casi toda la vida adulta del autor de 1984 que murió en 1950 a los 46 años. Lo cierto es que el hombre que se escondía bajo la máscara de George Orwell- -su verdadero nombre era Eric Arthur Blair- -casi siempre fue mirado con desconfianza. Ya en 1929, cuando intentaba ganarse la vida como periodista en París, el Estado le había echado encima el ojo que todo lo ve. Se ganó su desconfianza debido a sus intentos por trabajar como corresponsal para revistas izquierdistas y a su pasado en Birmania, donde abandonó la Policía porque, según comentó a amigos íntimos, era incapaz de arrestar a ninguna persona por cometer actos que él no creía que fueran malos El principal recuerdo que se trajo de la antigua colonia fue su aversión al imperialismo. que puede leerse en Los días de Birmania El hambre y la explotación sufridos en la capital francesa dieron lugar a la deliciosa novela Sin blanca en París y Londres Uno de los informes de 1929 cuenta que pasa tiempo leyendo periódicos, entre ellos L Humanité pero hasta ahora no lo hemos visto mezclarse con comunistas en París MIÉRCOLES 5- -9- -2007 ABC Indultado por el Gran Hermano George Orwell también sufrió la vigilancia del Gran Hermano. Scotland Yard alertó de sus avanzadas ideas comunistas pero archivos secretos del MI 5 desclasificados ayer desvelan que el servicio de contraespionaje lo absolvió en última instancia POR F. MARÍN BELLÓN MADRID. Hace más de medio siglo que la tuberculosis acabó con su vida, pero el juicio a George Orwell sigue abierto, mientras el paso del tiempo no hace sino engordar su certero y profético retrato del estado totalitario descrito en 1984 Hace dos años se supo que una rama especial de inteligencia de Scotland Yard lo vigiló de cerca, alertada por sus avanzadas ideas comunistas Documentos desclasificados ayer por el Archivo Nacional británico han permitido saber que volver a su India natal como corresponsal del diario The Observer En su afán por ofrecer un informe completo, el sargento Ewing de la policía británica describe incluso que el escritor se viste como un bohemio tanto en la oficina como en sus horas de ocio El agente es quien recurre a la expresión avanzadas ideas comunistas que no convence en absoluto al oficial del MI 5 W. Ogilvie. Éste llama a Scotland Yard para que le amplíen los cargos contra el escritor y, entre otras vaguedades, recibe por respuesta que la descripción de Ewing concuerda con la fotografía que tienen de BlairOrwell. Ogilvie concluye que el escritor no tenía nada que ver con el Partido Comunista, ni éste con él Las respuestas de Orwell a una entrevista concedida a la revista Left (Izquierda) terminan de animar a las autoridades a concederle el salvoconducto a la India. Sus creencias son sin lugar a dudas izquierdistas, pero está lejos del comunismo ortodoxo es el veredicto final. El dossier de Orwell no fue la única vida de los otros desclasificada ayer. Los archivos hacen referencia, entre los años 20 y los 60, a presuntos espías nazis, cantantes e incluso al cineasta Joseph Losey. El estado general de sospecha no llama tanto la atención como la incompetencia de quienes vigilaban. Su negligencia exasperaba a menudo a sus superiores, algo que tal vez propició la intervención absolutoria de Ogilvie en el caso Orwell. El escritor, sin embargo, no dejaría de recibir etiquetas hasta el final de sus días, quizá porque no encajaba en ninguna de ellas. Librepensador y enemigo de cualquier forma de totalitarismo, fue una mujer quien lo apartó del camino. Enamorado no correspondido y próximo a su muerte, la guapa empleada de una sección secreta del Foreign Office le sacó una relación de comunistas que debía advertir a las autoridades londinenses de una posible infiltración prosoviética en instituciones británicas. Entre los citados se encontraban figuras tan ilustres como Charles Chaplin, George Bernard Shaw y John Steinbeck, pero también amigos suyos comunistas, criptocomunistas y compañeros de viaje El Gran Hermano somos todos. Homenaje a Cataluña La película sobre Orwell prosigue en los años 30, cuando pasa mucho tiempo junto a Francis Westrope, un librero conocido por sus ideas socialistas y por considerarse a sí mismo un intelectual En 1936, sus actividades comunistas en Wigan no pasan inadvertidas. Poco después se alistaría en España, donde combatió y fue herido como integrante de las milicias del Partido Obrero de Unificación Marxista, formación trostkista que acabará siendo desguazada por los estalinistas, quienes, dirigidos desde Moscú, encarcelaron o desaparecieron a la mayoría de sus miembros. El autor de Rebelión en la granja describió aquella pequeña guerra civil en Homenaje a Cataluña 1942 fue un año crítico en el invisible proceso que sufrió George Orwell, cuando intentó Joseph Losey, también vigilado Un informe de 1942 concluye que sus creencias son sin lugar a dudas izquierdistas, pero está lejos del comunismo ortodoxo Los archivos secretos del MI 5 incluían fichas de cantantes, supuestos espías nazis y el cineasta Joseph Losey Scotland Yard acusó a Orwell de vestir como un bohemio en la oficina y en sus horas de ocio AP