Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5- -9- -2007 Rafsanyani, nuevo jefe de la Asamblea de Expertos iraní, gana el pulso a Ahmadineyad Akbar Hachemi Rafsanyani 31 de urgencia para los niños víctimas del sida, contaminados, que están en el origen último de la crisis. La esposa del jefe del Estado estima haber actuado a título personal, sin interferirse de ninguna manera en la diplomacia nacional y europea, introduciendo un factor humano al que, finalmente, Gadafi y parte de su familia terminaron siendo sensibles, con el deseo, sin duda, de mejorar su imagen internacional Explicada de manera sucinta su tarea personal en el feliz desenlace de un drama humano y diplomático de primera importancia, durante muchos años, Cecilia Sarkozy también desvela parcialmente su visión personal del puesto de primera dama nacional, esposa del presidente de la República. Cecilia rechaza con un gesto sin ostentación la posibilidad de ningún cargo ni puesto particular. Parece quedar descartada, por ahora, al menos, la posibilidad de un cargo oficioso, como enviada especial, consejera o primera dama en el sentido tradicional. Por el contrario, sí reivindica con claridad su libertad personal y su sensibilidad moral. Siempre he sido sensible al dolor y el sufrimiento humano, en cualquier parte. No entiendo por qué ahora debiera acallar tal sensibilidad. Si me apuran creo que es mi deber moral, como mujer, como madre, intentar ayudar, cuando pueda hacerlo explica Cecilia Sarkozy, sin precisar el alcance concreto de tales compromisos. Haciendo gala de independencia y libertad personal, como madre y como mujer Cecilia insiste en su deseo de estar sencillamente al margen de la vida política convencional. En el terreno humanitario, los calificativos de izquierda o derecha le parecen fuera de lugar. Sarkozy reclama más autoexigencia en una carta a profesores y alumnos El presidente de Francia promete hacer tabla rasa en el sistema educativo J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Como prólogo a las reformas que irán sucediéndose a lo largo de los próximos meses, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo pública y dirigió ayer a los 850.000 maestros y profesores de Francia, que la recibirán por correo personal, una carta de 32 páginas donde se intenta explicar por lo menudo su ambición de refundar la enseñanza nacional El Gobierno tiene previstas varias reformas de fondo de la enseñanza primaria, media y universitaria. Los sindicatos de maestros y profesores entretienen un clima de hostilidad apenas velada. Con el fin de razonar, explicar e intentar iniciar nuevas formas de diálogo, Sarkozy leyó ayer en Blois el contenido de la misiva. La carta está dividida en cinco grandes capítulos: las misiones de la escuela, sus valores, los oficios de maestro y profesor, los nuevos programas educativos y el puesto de la cultura general en la formación. A juicio de Sarkozy, la misión capital de la escuela es la formación de ciudadanos libres y responsables, liberándolos de la irresponsabilidad del relativismo moral. Lejos ya de los acentos épicos de la campaña, el presidente evita la polémica sobre la decadencia de la escuela pública francesa, para intentar entablar un diálogo sobre el futuro del modelo escolar. El valor esencial de la escuela pública francesa debe ser, a juicio de Sarkozy, la transmisión de los valores de la identidad nacional Nuestros hijos, subrayó, no serán jamás ciudadanos del mundo si no somos capaces de hacerlos antes ciudadanos franceses y europeos Evitando inútiles debates, Sarkozy instala la identidad nacional francesa en el corazón de su proyecto de refundación de la escuela Además, en la filosofía que quiere implantar declara: No se educa a un niño dejándole creer que todo está permitido, que tiene todos los derechos yk ningún deber. Es preciso enseñarle una jerarquía de valores En torno a los oficios del maestro y profesor, donde pudieran plantearse diferencias con los sindicatos de la enseñanza, Sarkozy no deseó entrar en detalles concretos, prematuramente. Lo esencial, a su modo de ver, es devolver a unos y otros la confianza y el respeto: más seguridad dentro y fuera de los colegios; más respeto de alumnos y profesores; más trabajo y mejor remuneración, con nuevos organigramas, horarios y métodos de trabajo. Partidario del aprendizaje de memoria Sarkozy valora la autoexigencia de alumnos y profesores. La cultura general, concluye el presidente, debe estar en el corazón del nuevo proyecto educativo nacional: menos especialización prematura, y más sólida formación cultural básica. Más lengua, literatura y arte, para quienes vayan a seguir estudios técnicos y científicos. Y más ciencia y tecnología para quienes proyecten seguir estudios literarios o artísticos. Nuestros estudiantes necesitan al mismo tiempo más humanismo y más ciencia Como madre y mujer Chirac y Sarkozy, en el entierro del ex primer ministro Messmer AP Nuestros hijos nunca serán ciudadanos del mundo si no son primero ciudadanos franceses y europeos No se educa dejando creer al niño que tiene derechos y no deberes; debe enseñarse una jerarquía de valores