Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La recta final a las elecciones s Crisis en el nacionalismo catalán MIÉRCOLES 5 s 9 s 2007 ABC Duran se atreve con Pujol y le llama radical por instar a la insumisión fiscal El líder de Unió se desmarca de la regeneración catalanista de Mas MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El líder de UDC y portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Duran Lleida, dejó claro ayer que no piensa participar en la deriva radical en la que se encuentra inmersa Convergència. El dirigente socialcristiano plantó cara al ex presidente catalán Jordi Pujol, a quien reprochó su llamamiento a la huelga fiscal o cierre de cajas en el caso de que el Gobierno del PSOE no conceda a Cataluña el volumen de inversión previsto en el nuevo Estatuto. No es frecuente que Duran replique al histórico dirigente nacionalista, con quien siempre ha compartido su visión pragmática del nacionalismo, pero el deterioro de las relaciones entre CDC y UDC provocaron que, antes del verano, el propio presidente de Unió ya se revolviera contra Pujol cuando éste planteó la vía de la ruptura en el caso de que la crisis entre ambos socios de la federación se agudizara. Josep Duran afirmó que no es el momento de proponer una insumisión fiscal porque más que el momento de la radicalidad, es el momento de firmeza. La radicalidad no nos llevará a ningún sitio, la firmeza sí, por lo tanto debemos plantar cara porque si no recuperamos la firmeza perderemos a la propia gente Pero las divergencias entre Duran y CDC se hicieron extensivas a Artur Mas, cuyo proyecto de regeneración catalanista era desconocido para el secretario general de la federación. Como se sabe, Duran se opone a convertir la federación en la casa común del catalanismo punto de partida teórico de ese movimiento que quiere encabezar Mas y al que están invitados los sectores descontentos de PSC y ERC. El dirigente socialcristiano se desmarcó de la iniciativa de Mas y, tras asegurar que él lleva más de diez años reinventando el catalanismo para adaptarlo al siglo XXI, advirtió que en Unió no cabe el catalanista liberal, socialdemócrata y marxista por lo que el experimento del presidente de CiU no se hará en casa de UDC Artur Mas se ha quedado solo en su proyecto de regeneración, en el que incluso estaría dispuesto a renunciar a las siglas de CDC para formar un nuevo partido que aspira a encabezar. Ha logrado, eso sí, que el resto de los partidos catalanes se unan, no para secundar su iniciativa, sino para censurarla. A las críticas de UDC se sumaron las de ERC que, a través de su portavoz parlamentario, Joan Ridao, advirtió de que no está dispuesta a formar parte de una liga de fracasados Según Ridao, el único candidato a sumarse a las tesis de Mas es el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall, pues ambos son artífices del recorte sufrido por el Estatuto. Artur Mas no tiene autoridad moral para reinventar el catalanismo dijo el dirigente republicano, quien reiteró que el punto de partida de ERC para cualquier tipo de negociación es la consecución de un Estado propio y el derecho a decidir. Otra cosa, precisó, es hablar de unidad de acción del catalanismo- -Ridao rememoró la experiencia de Solidaridad Catalana hace ahora cien años- para presionar al Go- El líder de Unió y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Duran Lleida bierno, por ejemplo en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, con la finalidad de lograr la inversión en infraestructuras que prevé el Estatuto. Lo que sí ha gustado a ERC es la insumisión fiscal sugerida por Jordi Pujol. Una medida concreta que los re- IGNACIO GIL El PP cree que Pujol dice maragalladas e invita al líder de UDC a dejar CiU si discrepa de su deriva radical publicanos apoyarían si Mas se atreve a escuchar al veterano dirigente nacionalista. La casa de los líos Marxismo y liberalismo Una nueva plataforma escindida de Ciutadans trabajará a favor de Basta Ya MARÍA A. PRIETO BARCELONA. El futuro partido de Rosa Díez, Fernando Sabater y Carlos Martínez Gorriarán- -que se presentará oficialmente el próximo 29 de septiembre- -sigue ganando adeptos en Cataluña. Hoy se presenta la asociación Alternativa Ciudadana Progresista, nacida de una escisión de Ciutadans e integrada por una cincuentena de miembros. La que fuera el ala izquierdista del partido de Albert Rivera centrará su actividad en el ámbito cultural y ciudadano, pero está dispuesta a echar una mano a Basta Ya para que la nueva formación logre implantarse en Cataluña. Desde una posición ideológica situada en la izquierda progresista Alternativa Ciudadana Progresista quiere aportar al nuevo proyecto una visión de la política que gire en torno a los valores de ciudadanía, igualdad, libertad y justicia social Además de estos apoyos, Plataforma Pro -el nombre provisional de la futura formación- -cuenta con la adhesión inquebrantable de Regeneración Democrática, otra plataforma escindida de Ciutadans tras al traumático segundo congreso de esta formación. El liberal Luis BouzaBrey, secundado por intelectuales como Albert Boadella, Xavier Pericay, Arcadi Espada o Teresa Giménez Barbat, plantó cara a Rivera en el cónclave precisamente haciendo bandera de la fusión con Basta Ya. Bouza- Brey salió derrotado y abandonó el partido con unos 50 militantes. La actual dirección de Ciutadans, empeñada en mantener su marca en Cataluña, no quiere ni oír hablar de una fusión con el nuevo partido, pero sí apuesta por una coalición electoral. Por contra, el presidente del Partido Popular catalán, Daniel Sirera, acusó a Pujol de decir maragalladas -en alusión a las salidad de tono del ex presidente socialista- -y exhibir propuestas más propias de la izquierda radical Asimismo, invitó a Duran a abandonar CiU si realmente le incomoda la deriva independentista de CDC. Si no está de acuerdo con formar parte de la casa grande del catalanismo que lo diga claramente, que se vaya de CiU y no engañe A juicio de Sirera, lo que le pasa a CiU se parece a las mejores épocas del tripartito La cúpula del PSC también se resiste a la OPA catalanista lanzada por Artur Mas, a quien recomenó que ponga orden en la casa de los líos en que se ha convertido CiU. El portavoz parlamentario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, lamentó que el líder nacionalista haya vuelto a la época en que CiU intentaba monopolizar el sentimiento catalanista.