Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 s 9 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA SI FUERAN PROMESAS O son promesas electorales, que al fin y al cabo sólo obligan a quienes se las creen, como decía el cínico de Mitterrand. Es decir, que por lo general no se suelen cumplir. La promesa es un contrato evanescente, lleno de letra pequeña invisible para el electorado, que el político aplica o no a su conveniencia- -casi siempre es no- -después de resultar elegido. Pero la deriva de gasto social que Zapatero ha emprendido, y por la que ha merecido el racional reproche de un Joaquín Almuniaquesabehastaquépunto se puede así recalentar y desequilibrar la econoIGNACIO mía, se llama clientelismo. CAMACHO Dádivas inmediatas otorgadas para obtener el favor de los votantes a costa delacaja pública. Subvenciones electoralistas y subsidios propios deun populismo venezolano con los que el Gobierno trata de aprovechar el superávit en su propio beneficio, en contradiccióncon la lógicadela igualdad de oportunidades aunque se disfrace de redistribución de la riqueza. En el mejor de los casos, se trata de un modo premoderno, caciquil, de redistribuirla. Elprocedimientoes tan sencillocomoantiguo. El dirigente- candidato- -de cualquier partido, porque el fenómeno ocurre también en autonomías y municipios- -ve la caja llena y las urnas próximas, y decide tirar de la chequera para aprovechar el margen ventajista del poder. No sólo promete: ejecuta, que el tiempo apremia. Antes de las elecciones veremos más iniciativas como la del baby cheque. ZP ya ha anunciado por su cuenta una subida inmediata de pensiones, y no es improbable que decida subvencionar la deuda de las familias apretadas por el estrangulamiento hipotecario. A Jesús Caldera se le pueden ocurrir aún muchas ideas, que serán siempre bien celebradas en un país acostumbrado al Estado- maná, tradicionalmentedispuestoa laderramadiscrecionaldefondos que, según la doctrina de la ex ministra Calvo, por ser públicos no son de nadie. El que se oponga o frunza el ceño será considerado un odioso y desaprensivo liberal, un cicateroadministradorinsensiblealas necesidades de la ciudadanía. Más probable es, por tanto, que los candidatos entren en competición por ofrecer el aguinaldo más generoso. El reparto directo, la regalía clientelar, la compraventa explícita del sufragio, es mucho más rentable a corto plazo que la inversión estructural, que requiere largos tiempos deplanificacióny ejecución. Incomparablemente más eficaz que construir infraestructuras- ¿tienealgoqueofrecerelGobierno, alguna receta contra los mortales puntos negros de las carreteras o el colapso veraniego de Cataluña? -y no digamos que invertir en tecnología o en sociedad del conocimiento, que son conceptos muy decorativos en los discursos ante foros especializados. Pero cuando suenan los clarines de campaña, priva lo inmediato, el dinero contante y sonante a fondo perdido, la transferencia directa con carta de acompañamiento al beneficiario para que no se le olvide a quién le debe la merced. Y que truenen los almunias de turno: como ha recordado Bono, otro mago de la chistera populista, así les iba a ellos, tan sensatos, en sus elecciones. N EL RECUADRO LA BAJA MATERNAL Y LA GUARDE engo que ir a la FNAC, que seguro que lo tienen. Necesito urgentemente una pastilla de ampliación de mi capacidad de asombro. Igual que ampliaciones de memoria y de capacidad del disco duro, tiene que haber un chisme que te permita volver a gozar de aquellos tiempos maravillosos en que como tenías sitio libre, te asombrabas de las cosas. Y que conste que yo tenía una buena capacidad de asombro en mi disco duro. Casi tanta como de memoria: 750 megagigas de memoria (nada histórica, por supuesto) y 900 megagigas de capacidad de asombro. En la memoria sí me caben todavía bastantes cosas, pero tal como está España, la capacidad de asombro la tengo en plan agotada, elija otro De modo que mientras no la amplíe, me pasa como al resto de los españoles. Como a los que igual que los peces del villancico beben y beben y vuelven a beber, votan y votan y vuelven a votar a los que nos están llevando a este desastre con euríbor: que no me sorprendo por nada y trago con todo. No Passsa Nada. Si yo tuviera aún capacidad de asombro, me sorprendería que el regreso de S. A. R. la Princesa de Asturias a las acANTONIO tividades institucionales de la Corona BURGOS tras la lactancia de la Infanta Doña Sofía sea presentado como el fin de la baja maternal Lo oigo en los programas del corazón, lo leo a los profesionales del cotilleo. Pero como aún no me he comprado en la FNAC el archiperre microinformático, no me sorprende nada no sólo que la Princesa de Asturias salga en el mismo programa y con el mismo tratamiento que ilustres damas de su Corte como Terelu o la Campanario, sino que además anuncien que ha terminado su baja maternal Como si la Princesa de Asturias fuera, ¿qué digo yo? dependienta del Cortinglés o cajera de Zara, que son las que cogen bajas maternales. Ni me sorprendería, por tanto, que Doña Letizia, a sus amigas, les dijera: -Este fin de semana, si hace buen tiempo, vamos a volver a Mallorca, porque la Casa aún me debe días... T La Casa de Su Majestad el Rey, naturalmente, en este entendimiento laboralista de la Corona, que ya no me sorprende nada. Por lo que, como comprenderán, me asombra menos todavía que S. A. R. la Infanta Doña Leonor vaya a tan temprana edad al cole, a la guarde. Y suerte tiene, que va a la guarde con la seño en Madrid. Porque si fuese, un poner, en Galicia, aprendería sólo la lengua de Castelao, utilísima como saben para las relaciones internacionales en esta sociedad globalizada que vivimos. Pensándolo por otro lado, estoy encantado con tener agotada mi capacidad de asombro, y me está dando una pereza enorme ir a la FNAC a comprar la ampliación que necesito. Sofocones fuera, porque sigo leyendo lo del cole de la heredera del heredero y no sólo no me asombro, sino que ni me indigno ni nada. La Infantita irá a una guardería que más guardería no puede ser, como su mismo nombre indica: a la guardería de los hijos de los miembros de la Guardia Real. ¡Viva el igualitarismo de la Ciudadanía Borbón! Claro, como les coge tan cerca de casa, así papá no tiene que llevarla todos los días en el coche a la guarde antes de ir al trabajo. La puede llevar la tata andando. Aunque no sé yo si con este igualitarismo de baja maternal y guardería de empresa tendrán tata o no, y si al padre le corresponde baja maternal según convenio o no. Ni me importa: qué maravilla tener agotada la capacidad de asombro. Si no la tuviera, pensaría que de qué nos extrañamos luego de que les hayan perdido el respeto y que la Institución esté en perri y pregonada por los periódicos ingleses, ¿no quieren presentarse como una familia normal Pues toma normalidad, hija mía, toma tomate, que si no me quisiste, pá qué me hablaste. Pero ni me asombro, ni me cabreo, ni me indigno, ni nada. Ni porque sea noticia que un equipo español de fútbol, el Sevilla F. C. salga con la bandera nacional en su indumentaria. Ni que al bizarro alférez decomplemento del Glorioso Ejército Español le pongan en su esquela mortuoria, como eximente: No intervino en la guerra en 1936- 1939 No hay nada mejor para tu colesterol que apuntarte a la España del No Passsa Nada. Así que me parece que no voy a ir a la FNAC a buscar una ampliación de capacidad de asombro. Tal como está el patio, sofocones, los mínimos...