Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 4 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.501. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte AMISTADES PELIGROSAS a tentación del coqueteo con el dinero y el glamour se apodera frecuentemente de los políticos poderosos. Como Nicolas Sarkozy, que tiene la extraña habilidad de transmutar su brillantez política en torpeza para la vida personal. Primero confundió a su esposa con su ministro de Exteriores y la envió a Libia. Y este verano se ha dejado atrapar por unas vacaciones de ricos y famosos en Boston, invitado por millonarios franceses. Ha cruzado imprudentemente las delicadas fronteras de lo público y lo privado, hasta en el veraneo. Como otros muchos antes y ahora, no ha entendido que los presidentes ni siquiera pueden veranear donde quieren o con quien quieren. Para eso existen las costosas residencias oficiales y de ahí las continuas polémicas que provocan. Pero, sobre todo, un presidente representa a su nación incluso cuando está de vacaciones. O cuando acepta regalos en forma de invitaciones veraniegas. Hasta las empresas privadas tienen códigos éticos para regular la recepción de los regalos que consideran potencialmente peligrosos por definición. Perversos para la vulnerable moral de la especie humana. Y sospechosos siempre para quienes tienen entre sus manos decisiones políticas y económicas esenciales. El lado más delicado del ejercicio del poder político para el hombre de estado no es sólo recordar cada minuto que el poder es de los ciudadanos y no suyo. También lo es resistir la atracción de las élites del dinero y de la sofisticación que llaman a las puertas de su poder y no de su persona. Por lo mismo, porque ese poder que veranea en la mansión bostoniana tampoco le pertenece a él. L Moira Cameron posa con sus compañeros alabarderos de la Torre de Londres AP La primera beefeater Moira Cameron, una escocesa de 41 años que se incorporó al ejército a los 16, rompió uno de los más rancios privilegios masculinos al convertirse ayer en la primera mujer alabardera de la famosa Torre de Londres POR MARCELO JUSTO or haber cumplido los 22 años en el Ejército, tiempo de servicio necesario para aspirar al puesto de alabardero, Moira Cameron estuvo en condiciones de ganar a otros cinco candidatos, todos hombres, que se presentaron para el mismo oficio. Vestida con el tradicional uniforme escarlata y azul, tuvo ayer un primer día de trabajo digno de una pequeña celebridad asediada por la prensa. Este lugar es mágico. Es un trabajo maravilloso y tengo mucha suerte de tenerlo. Me desperté hoy y supe que iba a tener un buen día. Estoy segura de que va a seguir siendo así. Cuando el lugar está en silencio, uno se siente transportado al pasado. Es una sensación extraordinaria declaró a los periodistas presentes. El cuerpo de los alabarderos, conocido coloquialmente como beefeaters fue creado en 1485 por el rey Enrique VII para vigilar a los prisioneros de la Torre y cuidad de las joyas de la corona. En aquella época eran temibles guardianes de una Torre que ejemplificaba para muchos la máquina represiva de la corona y que inspiraba terror con sus mazmorras infernales, a las que arrojaban a criminales y disidentes políticos que perdían todo contacto con el mundo exterior. Con este trasfondo histórico, no extraña el origen de su apodo de beefeaters (comedores de carne) Según ciertos documentos históricos, el pago por sus servicios no era con monedas de ningún tipo, sino con grandes raciones de carne. Algunas versiones hablan de hasta 11 kilos de carne de res, 9 kilos de cordero y 8 de ternera diaria a repartir entre todo el equipo de guardianes. Con el tiempo, la tareas y la imagen de los beefeaters fueron cambiando. Como guardianes de prisioneros del siglo XV deben haber sido temibles y despiadados. Hoy en día, son amables guías de turismo para las miles de personas que inundan el lugar semanalmente y tienen la misma paciencia que otros uniformados británicos para posar con turistas japoneses o punks Entre sus funciones, se encuentra un lugar en las complicadas ceremonias de coronación, en los funerales y los actos oficiales de Caridad. El encargado de los alabarderos, John Keohane, reconoció que el nombramiento de la señora Moira Cameron había causado cierta resistencia en un par de los 35 miembros del cuerpo. La decisión era irreversible. Cameron pasó los dos meses de entrenamiento que se requieren para el puesto y, finalmente, se convirtió en la primera alabardera de la historia. Ella ha sido aceptada por la comunidad indicó Keohane. Las cosas cambian también acá en la Torre de Londres P