Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 4- -9- -2007 ABC El director Paul Haggis, en Venecia REUTERS Todos los americanos con un mínimo de conciencia deberían sentir vergüenza Paul Haggis s Director y guionista El director y guionista de Crash ha presentado en la Mostra En el valle de Elah una denuncia de las graves consecuencias de la guerra de Irak sobre los soldados y la responsabilidad del pueblo norteamericano TONI GARCÍA VENECIA. En los últimos años Paul Haggis se ha labrado una de las reputaciones más solidas de Hollywood. Con dos Oscar en su poder (guión y mejor película por Crash y la fama de ser uno de los mejores escritores del mundo del cine, Haggis ha utilizado su influencia para llevar a la gran pantalla En el valle de Elah Una historia sobre el lado más oscuro de la guerra de Irak, el regreso a casa, con la ayuda de unos inconmensurables Tommy Lee Jones y Susan Sarandon. -Bueno, en 2003 empezé a hacer una búsqueda de material sobre la guerra de Irak, básicamente on- line vídeos que habían hecho los propios soldados. Había de todo, tiroteos, bombas... y pensé: Buen material Entonces me topé con un vídeo donde aparecía un cadáver al que habían enganchado adhesivos, y se hacían fotos con él, como si fueran colegas. Después vi otro donde salían soldados posando con partes de cuerpos de iraquíes, sonriendo y bromeando, entonces pensé: Un momento. ¿Qué está pasando aquí? ¿quiénes son estos tíos? -Te voy a dar algo mejor, te voy a dar una estadística: según el Pentágono, uno de cada seis soldados enviados a Irak sufre de severo estrés postraumático Si tenemos en cuenta que un millón quinientos mil soldados han estado allí, eso te da una cifra de unos doscientos cincuenta mil soldados con ese problema. ¿Qué pasa cuando vuelves a casa y te das de bruces con la normalidad? Esos chicos no pueden afrontarlo, y nadie les echa una mano. -Le hemos oído cuestionando el papel de la prensa en el conflicto de Irak. -Da la impresión de que no ha querido hablar de la guerra en clave demócrata o republicana. -Cierto, esta película habla de nuestra responsabilidad, que forzosamente todos los americanos tenemos que compartir, de enviar a valientes hombres y mujeres a una situación imposible, y no es un filme partidista, lo que sí puedo decir es que se trata de un filme político. Ser americano ahora ya no es una cuestión de ser progresista, republicano o lo que sea... ¿Y encontró la respuesta? ¿Como empezó este proyecto? (Sonríe) No sé, no lo pretendo. Cuando empecé a hacer esta película oía al presidente de los Estados Unidos diciendo que era antipatriótico hacer preguntas. Y me dije: ¿Pero qué es esto? Nuestro deber como ciudadanos es cuestionar las cosas, incluido el gobierno. Y la Constitución dice que si el gobierno no actúa como tal y no representa al pueblo tenemos el derecho de cambiar a ese gobierno. ¡No lo digo yo, lo dice la Constitución de los Estados Unidos de América! ¿Y un tío viene y me dice que no puedo hacer preguntas? ¡Que te jodan! Ni podemos, ni debemos aceptarlo. ¿Cree que esta película va a cambiar algo? -Por supuesto que cuestiono el papel de la prensa, ¿por qué no podemos ver todas esas imágenes de mujeres, niños, ancianos, masacrados a tiros o carbonizados? Nuestros muchachos en Irak tienen que ver eso cada maldito día, así que yo exijo el derecho de ver lo mismo que ellos ven. ¿Por qué no lo vemos? Porque nuestros periódicos y nuestras televisiones creen que nos cabreríamos, y tienen razón. ¡Claro que nos cabreríamos! Pero quizás así tendríamos por fin que tomar conciencia de nuestras decisiones. Tendríamos que afrontarlas cada día y quizás acabáramos pensando que todo esto no vale el precio que estamos pagando. En Vietnam, que es un buen referente, teníamos a un montón de periodistas- -no sólo grandes, sino valientes- -cuyos jefes publicaban lo que pasaba,