Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID www. abc. es madrid MARTES 4- -9- -2007 ABC Un rumano rocía con ácido a su ex mujer durante una pelea con su hijo en Retiro La víctima, que se encuentra grave, salía de trabajar y fue agredida cuando intentaba mediar entre padre e hijo CARLOS HIDALGO MADRID. Una mujer de 42 años y nacionalidad rumana resultó ayer por la tarde herida de gravedad en la capital tras ser rociada por su ex marido con un líquido corrosivo que, según los primeros indicios, contenía concentraciones de ácido clorhídrico. El hijo del matrimonio, de 19 años, sufre contusiones y un esguince. La pareja no vivía junta desde hacía un mes. Una viandante y un policía nacional también tuvieron que ser tratados debido al ácido, aunque estaban leves. Los hechos ocurrieron sobre las 15.45, en la plaza de los Reyes Magos, situada en el distrito de Retiro, a apenas un puñado de metros del parque del mismo nombre. A esa hora, Elena Ionescu, que es como se llama la víctima, salía de trabajar. Su hijo la estaba esperando. Fuentes de la investigación precisaron que padre e hijo habían quedado allí para discutir unos problemas que tenían. Pero se enzarzaron en una pelea. Cuando la madre intervino para evitar que su hijo fuera agredido, el padre sacó una botella de agua con capacidad para medio litro. Sin embargo, el contenido del envase era bien distinto. El hombre lanzó el líquido corrosivo a la mujer, que intentó parapetarse en el portal del número 11 de la mencionada plaza. La sustancia le cayó en la cara, el abdomen, y la pierna y brazo derechos, informaron fuentes de Emergencias Madrid. El chaval no fue alcanzado por el ácido, pero sí sufrió contusiones y un esguince en el tobillo al mediar en la refriega, para defender a su madre de la agresión del hombre. Una mujer que pasaba por allí también fue alcanzada por el ácido, aunque su estado no revestía gravedad y fue dada de alta en el mismo lugar. Ella fue quien avisó a los servicios de emergencias. El líquido dejó su rastro en una de las paredes del portal, los felpudos y también en el suelo, a apenas dos metros de donde se produjo la agresión. El sospechoso huyó a pie, supuestamente por la calle de los Reyes Magos, que desemboca en la plaza del mismo nombre, hacia la de Amado Nevo. Efectivos del Samur, con material NBQ, traslada en una camilla a la víctima La mujer, presa del pánico, echó a correr. A 500 metros del lugar del suceso, en la calle de Antonio Díaz- Cañabate, cayó al suelo. Clientes de un establecimiento salieron a socorrerla. La víctima estaba consciente. Cuando el Samur- Protección Civil llegó, tuvo que hacer uso de su equipo NBQ, especializado en este tipo de sucesos con riesgo químico. Lo primero que hizo este equipo fue protegerse a sí mismo de los vapores tóxicos que pueden provocar lesiones en quienes lo manipulan, para luego descontaminar a la víctima. Lo más importante en estos casos, explicaron los expertos del Ayuntamiento de Madrid, es eliminar el producto que produce la lesión. Por ello, se utilizó diphoterina, un elemento del que muy pocos servicios de emergencias del mundo disponen y que se aplica rápidamente sobre las heridas para que los efectos del ácido sean menos graves. La mujer fue trasladada en estado grave a la unidad de Quemados del Hospital de La Paz. Su hijo fue llevado al Gregorio Marañón y al agente que resultó herido leve por el ácido le derivaron a la Clínica Nuestra Señora de América. A falta de que la Policía Científica, que extrajo mues- AYUNTAMIENTO tras del líquido corrosivo, dictamine qué sustancia concreta fue con la que el rumano atacó a su ex esposa, los expertos creen que pudiera tratarse de un disolvente utilizado en las obras de construcción. Este extremo es sólo una hipótesis. Lo que sí parece más claro es que la sustancia contiene ácido clorhídrico, de gran toxicidad. Agentes de Policía Judicial de la comisaría de Retiro se han hecho cargo de la investigación. Al cierre de esta edición, se encontraban trabajando para dar con el presunto autor de los hechos. Según se desprende de la investigación, todos los integrantes de la familia residen en Parla. Sin embargo, el marido y su mujer no vivían juntos desde hacía un mes, cuando el hombre abandonó el piso que compartían. Según un testigo, minutos después del suceso vio a un hombre, que creía que era el agresor, comiendo pipas en el mismo portal donde se produjeron los hechos. Comiendo pipas La Delegación de la Violencia contra la Mujer será acusación La secretaria de Políticas de Igualdad del Partido Socialista de Madrid (PSM) Ángeles Álvarez, se desplazó a la unidad de Quemados del Hospital de La Paz para interesarse por la víctima y consideró escandaloso que ningún servicio de apoyo de la Comunidad de Madrid o del Ayuntamiento de la capital hubiera acudido al centro ni se hubiera puesto en contacto con la agredida. En declaraciones a Efe, Álvarez señaló que la responsable de la Delegación Especial del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer, Encarnación Orozco, le había anunciado que este organismo se presentará como acusación particular en el caso, ante el desamparo de la víctima. La dirigente socialista no opinó sobre la protección de que gozaba la víctima, a la espera de saber si su agresor tenía orden de alejamiento, aunque denunció que el Gobierno regional y el municipal emplean recursos insuficientes a la hora de informar a las víctimas de violencia doméstica de sus derechos y de los sistemas de protección a los que pueden acogerse.