Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ECONOMÍA www. abc. es economia MARTES 4- -9- -2007 ABC El Estado francés se cuela en Gas Natural y Agbar con la fusión entre GDF y Suez Tras el desembarco del grupo público Enel en Endesa, las grandes europeas siguen jugando en el tablero español J. P. QUIÑONERO A. LASO D LOM PARÍS. MADRID. La fusión entre la empresa pública francesa Gaz de France (GDF) y Suez vuelve a colonizar el sector energético español, al ser propietaria Suez de un 10 de Gas Natural, y conjuntamente con la gasista de La Caixa, se reparte el control de la mayoría del capital de Aguas de Barcelona (Agbar) La franco- belga también tiene de forma directa otro 1,81 del grupo de aguas y servicios. No obstante, hay una mayoría entre La Caixa y Repsol en Gas Natural. Además, la caja catalana ya es socia de empresas controladas por el Gobierno francés como las autopistas Sanef o el operador de telecomunicaciones Eutelsalt. Da la casualidad de que la fusión entre estas compañías, a la que ahora ha dado vía libre el presidente francés Nicolás Sarkozy, se planteó hace un par de años cuando la italiana Enel, que es pública, intentaba crecer en Francia, lo que los poderes públicos galos impidieron activando la fusión SuezGDF y obligando a Enel a mirar otros mercados. A la postre, Enel entró en el buque insignia del sector energético español, el grupo Endesa, junto con Acciona, con el lanzamiento de una opa que actualmente está en periodo de suscripción. Pero es que además, el mayor accionista de Suez con un 8 el financiero belga Albert Frère, será el segundo accionista del grupo- -previsiblemente detrás del Estado francés que se reserva un 35 Frère es propietario de un 5 de Iberdrola, aunque algunas fuentes dan por hecho que tiene hasta un 8 Dicho de otra forma, aunque la nueva empresa no tenga directamente ni una acción de Iberdrola, uno de sus mayores accionistas, como es Frère, sí que las tiene. Tras un bizantino proceso negociador, que se prolongaba desde hace dieciséis meses, Nicolas Sarkozy ha conseguido para Francia un nuevo gigante energético internacional, GDF Suez, privatizando parcialmente un grupo nacional (GDF) nacionalizando parcial- El presidente de Suez, Gérard Mestrallet (izda. y Jean- François Cirelli, de GDF, ayer en París en la presentación del acuerdo de fusión mente otro (Suez) y consolidando la independencia energética francesa. El proceso de fusión entre GDF y Suez comenzó a primeros del 2006. Sin embargo, los intereses estratégicos del Estado y ambas empresas no coincidían completamente. Siendo ministro de Economía, Sarkozy llegó a pensar en la posibilidad de crear un grupo biestatal con Argelia, asociando GDF con Sonatrach. Los argelinos rechazaron la oferta. Por su parte, varios grupos han intentado opar a Suez, que, a pesar de su talla, era una empresa frágil Durante el último trimestre, las presiones personales de Nicolás Sarkozy ante los accionistas privados y dirigentes de ambos grupos han permitido llegar a un acuerdo definitivo, que ya ha sido aprobado por los consejos de administración de GDF y Suez. El Estado francés continuará controlando el 35 del nuevo grupo nacional GDF- Suez. Y ese porcentaje asciende al 40 con las participaciones de otros grupos nacionales en el nuevo gigante mundial. Los directores generales salientes de GDF y Suez, Gérard Mestrallet y Jean- François Cirelli, seguirán al frente del nue- AFP vo grupo. GDF- Suez será el tercer grupo europeo entre los proveedores de gas y electricidad. Sin embargo, según algunos críticos, GDF- Suez tiene, sin embargo, un punto débil siendo uno de los primeros proveedores mundiales de gas, el grupo será él mismo dependiente de sus proveedores internacionales, Gazprom (Rusia) Statoil (Noruega) Sonatrach (Arge- Ángel Laso D Lom Nacionalismo energético galo SARKOZY, 1; ZAPATERO, 0 E l gobierno francés acaba de meter un gol por la escuadra a Zapatero y a la Comisión Europea (CE) con la fusión de la pública Gaz de France (GDF) con Suez. Estaba en el guión desde hace dos años y ha sucedido ante la falta de crite- rio o la ausencia de política energética por parte del Gobierno Zapatero, al que no le sale nada a derechas. Y el mejor ejemplo es que ha llegado a celebrar que una empresa pública italiana como Enel se quede con Endesa, el buque insignia de nuestro sector eléctrico porque fue incapaz de sacar adelante la mal planteada opa de Gas Natural. La CE protestará por lo de GDF y Suez, pero Francia es algo más que un país en el centro de Europa, como pasa con Alemania, y Bruselas acabará tragando, como tragó con la fusión de E. ON y Ruhrgas que creaba un monopolio en Alemania con ansias expansionistas, o permite el mantenimiento del estatus de la pública EDF en Francia sin que nadie se ponga colorado en el país vecino, o hasta el blindaje del mercado energético luso mientras EDP sale de compras por España. En fin, como permite tantas cosas, incluido el desembarco de Enel. De momento, la opa de la italiana, con un limitado apoyo de los Entrecanales, renacionaliza una compañía como Endesa, que había sido privatizada hace muchos años, y ahora en Francia lo mismo, el gobierno Sarkozy, a través de GDF, nacionaliza Suez como el que no quiere la cosa. Pero la operación lleva más peligro ya que Suez es accionista importante de Gas Natural y Agbar y siempre mantuvo muy buena relación con La Caixa. Y el vicepresidente de esta compañía, Albert Frère, tiene claros intereses en Iberdrola y puede ser determinante si se abren hostilidades de algún tipo en el grupo que preside Sánchez Galán. Para colmo, después de que el Ministerio de Industria retirase el veto de la CNE a la argelina Sonatrach para vender directamente gas a los consumidores españoles, el gobierno de Argel nos lo agradece rescindiendo unilateralmente un contrato con Gas Natural y Repsol de un importante yacimiento que ganaron por concurso. Otra vez Clos, casualmente en China, da en la diana. Zapatero: 0 Sarkozy: 1. Y lo que falta, que es para temblar.