Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 4- -9- -2007 ABC Bush se plantea reducir las tropas en Irak si prosigue el éxito de las últimas semanas Seis horas de visita sorpresa a una base de Anbar, en vísperas del decisivo pulso con el Congreso en Washington PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Con la furtiva ventaja de un largo fin de semana festivo en Estados Unidos, y de camino a la cumbre de países ribereños del Pacífico convocada esta semana en Australia, el presidente Bush realizó ayer su tercera visita sorpresa a Irak. Con este gesto, a medio camino entre la diplomacia y el montaje mediático, la Casa Blanca ha inaugurado el curso político en casa intentando resaltar los avances logrados por un reforzado contingente del Pentágono de más de 164.000 soldados, el equivalente a veinte brigadas de combate. La visita de seis horas tuvo como escenario la fortificada y remota base militar de Al Asad, situada a unos doscientos kilómetros al noroeste de Bagdad, en la provincia de Anbar. Esta desértica parte de Irak, con 1,2 millones de habitantes antes de la guerra, figuraba como destacado pilar de la insurgencia suní hasta hace un año. En lo que la Administración Bush presenta como un importante logro desde la invasión del 2003, un número cada vez mayor de tribus ha empezado a colaborar con las tropas de Estados Unidos con una mejora significativa en términos de seguridad. Recibido con unas temperaturas por encima de los 43 grados, el propio Bush ha planteado de forma bastante matizada la posibilidad de una reducción de tropas. Según el presidente, a la vista de los avances logrados este verano, los máximos responsables diplomáticos y militares de Estados Unidos en Irak le habrían dicho que de seguir la misma clase de éxito que estamos viendo, será posible mantener el mismo nivel de seguridad con menos fuerzas americanas Pero insistiendo en que una retirada se hará desde una posición de fuerza y éxito, no desde el miedo y el fracaso El simbolismo de la aparición del presidente Bush, al evitar Bagdad, también ha servido para demostrar la frustración de Washington con los limitados logros de reconciliación alcanzados por el Gobier- Reducción de tropas Bush saluda al presidente iraquí, Jalal Talabani, durante su encuentro de ayer en la base de Al Asal, en la provincia de Anbar no de Irak. Y se ha producido a una semana antes de que se presente ante el Congreso federal un anticipado informe sobre los resultados obtenidos con los refuerzos ordenados en enero por la Casa Blanca. El presidente Bush, acompañado por Condoleezza Rice, fue recibido en la polvorienta base militar de Anbar por el secretario de Defensa, Robert Gates, que había llegado con anterioridad a estas instalaciones que cuentan con sus propias pistas de aviación y que en estos momentos acogen a 10.000 soldados de los Marines y el Ejército de Tierra. En una breve arenga ante 750 militares y otros invitados, el presidente volvió a vincular la seguridad de los estadounidenses con el resultado de la guerra de Irak: Vuestro sacrificio entre las arenas de Anbar ayuda a mantener seguras las calles de Estados Unidos Durante su fugaz incursión, el comandante en jefe de Estados Unidos también recibió a cinco líderes iraquíes, incluidos el primer ministro Nouri Maliki y el presidente Jalal Talibani. Para garantizar que todos los grupos del mosaico iraquí estuvieran representados en la visita, también se invitó a una selección de diferentes líderes étnicos y religiosos con las correspondientes exigencias por parte de la Casa Blanca de un esfuerzo en materia de unidad nacional. A estas alturas, la guerra de Irak ha terminado por monopolizar el segundo mandato del presidente Bush y representar un creciente lastre político para el Partido Republicano. Pese a una prematura declaración de victoria a tan sólo un mes de la invasión y previsiones neoconservadoras de que las tropas del Pentágono serían recibidas como libertadores, el conflicto ha costado ya más de 241.000 millones de AP Advierte que una retirada sólo se dará desde una posición de fuerza, no desde el miedo y el fracaso euros, además de las 3.750 bajas mortales y 27.000 heridos acumulados por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Con todo, la confianza de la Casa Blanca en que el Congreso de Estados Unidos, pese a las mayorías del Partido Demócrata, no se va movilizar en su contra llegaría hasta el punto de estar preparando una solicitud adicional de dinero para sufragar la presencia del Pentágono en Irak por valor de 50.000 millones de dólares, unos 36.600 millones de euros al cambio. ABC. es Vídeo y galería de imágenes de la visita de Bush a Irak en abc. es internacional