Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 s 9 s 2007 ESPAÑA 17 Tres cabecillas del 11- M y uno del GIA lideran una huelga de hambre de presos islamistas Bensmail, detenido en la operación Nova y a quien se le hallaron papeles con nombres de etarras, y El Haski, acusado de inspirar la matanza, presuntos jefes de la revuelta PABLO MUÑOZ MADRID. Doce islamistas encarcelados en cuatro prisiones distintas- -tres de la Comunidad Valenciana, y la cuarta la de Topas (Salamanca) comenzaron el sábado una huelga de hambre para protestar por su situación ya que, aseguran, son honrados ciudadanos sobre los que pesan acusaciones falsas. La iniciativa está liderada por tres de los principales implicados en el 11- M- -los supuestos ideólogos Hassan el Haski y Youssef Beldhaj, y Otman el Gnaoui, acusado de ser autor material por cooperación necesaria- junto con el miembro del GIA Abdelkrim Bensmail, de la célula liderada por Allekema Lamari, detenido luego en la operación Nova y al que además se le encontraron papeles con nombres de etarras y las prisiones en las que cumplían condena. Instituciones Penitenciarias ha abierto una investigación para averiguar cómo se ha podido coordinar la protesta, ya que en ella participan internos- -7 marroquíes, 4 argelinos y uno turco- -cuyas causas en muchos casos nada tienen que ver y que en principio no mantienen ningún tipo de relación personal. Sobre los móviles de la acción, y aunque formalmente son los ya mencionados, hay que recordar que se produce sólo unas semanas antes de que se conozca la sentencia del 11- M. Además, resulta inquietante que por primera vez se vislumbre una cierta organización entre el colectivo de presos islamistas, tal como sucede con el de los etarras. Los primeros datos, según las fuentes consultadas por ABC, apuntan a que Abdelkrim Bensmail y Hassan el Haski podrían ser los jefes de la revuelta. El primero, ahora preso en Villena tras su paso entre otras cárceles por la de Villabona (Asturias) donde era visitado por el militante socialista y colaborador del CNI Fernando Huarte, ya intentó organizar otra huelga de hambre poco antes de prestar declaración en el juicio del 11- M el pasado mes de abril. Se trata de un individuo que se ha radicalizado de forma notable. Por su parte, El Haski, encarcelado igualmente en Villena como Otman el Gnaoui, jugó también un papel de liderazgo en la huelga de hambre que protagonizaron catorce de los acusados del juicio de la matanza de Madrid, que finalizó pocos días después. En esa protesta también participó desde su gestación Youssef Belhadj, recluso de Topas (Salamanca) Los escritos de los doce internos que participan en la huelga enviados a la dirección de sus respectivos centros llaman la atención por ser muy similares. Además, es significativo que un periódico argelino, El Khabar ya anunciara en su edición del domingo que un grupo numeroso de presos de ese país había adoptado la iniciativa. Curiosamente, en ese momento en España no había trascendido la información. El rotativo recoge además unas declaraciones del presidente de la Federación Europea de Comunidades Argelinas, Noureddie Belmedah, que confirma la noticia aunque dice desconocer cómo se ha podido coordinar una acción así teniendo en cuenta que los reclusos están en aislamiento y en distintas prisiones. Además, se queja de un supuesto trato discriminatorio hacia esos in- A LA ESPERA DE LA SENTENCIA Hassan El Haski Considerado uno de los ideólogos de la matanza, fue detenido en Lanzarote meses después del 11- M. Presunto dirigente en Europa del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) la rama marroquí de Al Qaida. La Fiscalía de la Audiencia Nacional le pide un total de 38.952 años de cárcel por 191 asesinatos, y 1.841 tentativas, entre otros delitos. Otman El Gnaoui La Fiscalía cambió sus calificaciones al final del juicio y elevó la petición de cárcel para este acusado de 24 a 38.962 años. Pasó a ser considerado uno de los autores materiales de los atentados en calidad de cooperador necesario. Era uno de los hombres próximos a El Chino con quien estuvo tras el viaje de éste a Asturias. Youssef Belhadj Ideólogo del 11- M, se le considera el portavoz de Al Qaida en Europa. Fue detenido en Bélgica meses después de los atentados, y extraditado a España. Como El Haski pertenecía al Grupo Islámico Combatiente Marroquí y también está acusado de los mismos delitos. La Fiscalía pide para él otros 38.952 años de cárcel. La protesta del juicio Prisiones abre una investigación para averiguar cómo se coordinó la protesta, en la que participan doce internos de cuatro centros penitenciarios Un periódico argelino anunció ya el domingo la iniciativa de los reclusos, antes de que trascendiera en España La huelga se produce sólo unas semanas antes de conocerse la sentencia de la matanza de Madrid Abdelkrim Bensmail, en una imagen de archivo EFE ternos en comparación con el que reciben los etarras. La forma en que se ha coordinado esta protesta es motivo de preocupación en Prisiones. La correspondencia de los internos no ha aportado datos de interés y los abogados, que en el caso de ETA son utilizados para transmitir mensajes, tampoco coinciden. Ni siquiera las causas en las que están implicados guardan relación. Por ello, se analizan las visitas que han tenido los implicados, por si alguien hubiera estado en todas las cárceles en las que hay reclusos en huelga: No hace falta que ese individuo haya visto a todos los terroristas, ya que dentro de prisión la comunicación entre ellos es relativamente sencilla aun estando en aislamiento precisan las fuentes. Además de los ya citados, en la huelga participan Mohamed Amin y Dgilali Mazari, detenidos en la operación Nova y Saffet Karakoc y Noureddine Serroukh, acusados de financiar a Al Qaida, todos ellos internos de Fontcalent (Alicante) Hassan Mourdude y Ahmet Chebli, internos de Villena, en la misma provincia, implicado el primero en la Nova y el segundo en actividades de financiación; y Riduane el Ouarma, de la operación Tigris y Souhil Kaouka, detenido por el comando Dixan ambos ingresados en la prisión de Valencia.