Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 4 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM LA VUELTA DE ALFONSO GUERRA NTES, no sé si ahora mantendrá la afición, Alfonso Guerra hacía puzzles con gran entusiasmo. Gustaba de componer un todo a partir de unos cuantos centenares de piececitas. En lo que respecta a su partido, el juego dominante es el contrario. José Luis Rodríguez Zapatero, gran campeón, tomó una España unida- -prendida con alfileres, dicho sea con más rigor- -y poco a poco la va descomponiendo en trocitos. Algún día, supongo, descubriremos el encanto y la utilidad de un juego tan raro y destrozón; pero, por el momento, parece darle resultado en el único afán político aparente, la continuidad en La M. MARTÍN Moncloa. FERRAND Zapatero reapareció en Rodiezmo, León, para inaugurar su propio curso político y, si se fisga en las fotografías que retratan el acontecimiento, lo que más llama la atención es la presencia, medio emboscado en las imágenes, de quien fue vicepresidente del Gobierno y secretario de Organización del PSOE. Detrás de unas gafas oscuras, aptas para el sol y el disimulo, el sevillano no pudo renunciar a su genio y proyectó su figura sobre el auditorio. Refiriéndose a Mariano Rajoy acuñó una de sus frases con vocación de mármol: A ver si le votan los de la Ejecutiva de su propio partido, porque no parece que estén por la labor No es muy ingenioso, pero hace tiempo que no entrena. Los dichos de Guerra son para ser tomados en serio. Algunos, pasado el tiempo, resultan sentencias inmutables y ciertas. Dijo en 1980 que TVE es un medio de desinformación, una máquina donde meten españoles y sacan imbéciles, un pesebre de animalitos Nada más preciso y actual. El diagnóstico, más de un cuarto de siglo después, sigue siendo certero y no es necesario su retoque ni para ampliarlo ni para disminuirlo. Como su vocación reside en el teatro, domina los movimientos de la escena, la impostación de las palabras y, sobre todo, el momento exacto en que generar los golpes de efecto. ¿Por qué habrá vuelto Guerra- -tan díscolo, tan distante- -a la primera línea de trincheras? En tiempos de UCD, cuando el centro era una esperanzada realidad entre un socialismo marxista y radical y una derecha fofa y desorientada, Felipe González, en ocasión de gran enfado, profirió una amenaza tremenda: Como sigan así, les echo al Guerra No es un alarde de finura ni una expresión de afecto, pero señala la función más eficaz que el entonces presidente reconocía en su segundo. Guerra vuelve a estar ahí. ¿Para que Zapatero pueda echárselo a Rajoy y a los suyos? ¿Tanto ha decaído la cotización de José Blanco, hasta ahora ladrador oficial del zapaterismo? Posiblemente estos meses que nos separan de las próximas elecciones no serán provechosos para el Estado, ni buenos para la Nación, pero parece seguro que en ellos no decaerá el espectáculo. POR OTRA PARTE LA CRISIS TIENE DOS CARAS na de los clientes después de satisfacer sus respectivas CUPADOS como estábamos en determinar las facturas o con la irrupción de la Policía, llamada por el consecuencias en España de la crisis hipotecadueño ante la negativa del personal a pagar la cuenta. Ya ria en Estados Unidos, hemos acabado por conse conoce el pronóstico del vicepresidente económico del fundir las incertidumbres que hoy dominan el escenaGobierno, pues el viernes pasado manifestó que el aterririo financiero mundial con la propia incertidumbre sozaje sería suave; con el debido respeto, cabe señalar que bre el crecimiento de la economía nacional. Siendo vernunca se ha visto a ningún responsable económico de dad que una eventual crisis en la economía financiera ningún país decir que las cosas irían a peor, es decir, que del mundo repercutiría muy negativamente en España, el señor Solbes no puede decir otra cosa que la no resulta menos cierto que, independientemenque dijo. te de que el sistema financiero mundial vaya Con este marrón del fin del boom de la consbien o vaya mal, la economía española se enfrentrucción como perspectiva interna, lo menos ta ahora a desafíos que no tuvo en los últimos dooportuno ha sido la borrasca financiera internace años. cional, cuyos orígenes no guardan relación alguLa raíz del problema español se llama vivienna con la situación española y cuyas consecuenda. Todo tiene un límite; en el sector inmobiliacias más catastróficas parecen haberse despejario y de la construcción en España, el límite está do, por lo menos de momento. Pero así como los en las 800.000 viviendas que se han construido y JOSÉ MARÍA huracanes dejan a su paso un paisaje de desolavendido anualmente durante el último lustro: esGARCÍA- HOZ ción y ruina, esta turbulencia financiera ha dejato ya no da más de sí. Esa ya es una cifra irrepetido una estela de suspicacia hacia todo aquél que debe dible, este año se terminarán sólo 600.000 casas, y no es senero o pide un préstamo. Una vez más, hemos pasado de guro que lleguen a venderse, aun sumando la demanda calvos a taparnos con siete pelucas: de no detectar ninde los inmigrantes, con la de los guiris que vienen a jubigún riesgo en ninguna operación, por muy subprime que larse, con la de los jóvenes que quieren vivir dignamente ésta fuera, los banqueros internacionales y nacionales lejos de la casa paterna y con la de los inversores que comhan pasado a sospechar unos de otros, y todos de los pran casas para ahorrar o especular (que en el fondo es clientes no financieros. lo mismo: el que ahorra especula no vendiendo porque Esa desconfianza generalizada hacia los deudores es piensa que los precios no bajarán, y el que especula vennoticia mala para quien tiene un montón de deudas, ya de porque cree que sí bajaran) sea un país, como España, o unos particulares, como emEn los últimos años las casas han proporcionado, adepresas y personas españolas. Restringir, o endurecer, el más de techo físico para sus moradores, una plataforma crédito sólo puede contribuir a hacer más brusca la frefinanciera desde la que sus propietarios se endeudaban nada del conjunto de la economía. Pero ésa es una deciy consumían. Como el valor de la vivienda no dejaba de sión que ya no está en manos españolas: por un lado, los subir, no existía límite de crédito ni del consumo correstipos de interés los marca el Banco Central Europeo y, pondiente. Económicamente, España, con un espectacupor otro, una parte muy significativa de los créditos e hilar crecimiento del consumo interno, y por tanto del conpotecas concedidos a empresas y particulares está finanjunto del PIB, era el pasmo del mundo y la envidia de sus ciada con dinero de bancos extranjeros, porque los espasocios europeos, cuyos consumidores no acababan de ñoles ya no tenían más capacidad: aquí también se ha llearrancar; pero, como digo, el límite ya ha sido alcanzado. gado al límite. Esperemos que no suba el nivel del agua. La única pregunta que cabe hacerse gira en torno a si josemaria garcia- hoz. com la fiesta en la discoteca acabará con la despedida paulati- A O ¡Maldita ETA! Aún tiene fuerza para hacer que Rubalcaba emerja como figura socialista presidenciable.