Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente LUNES 3- -9- -2007 ABC La Duquesa de Cornualles en una imagen de archivo AP Camilla: Esperad a que sea reina Según publicaba ayer el News of the World (dominical de The Sun semejante frase la pronunció la Duquesa de Cornualles al retirarse casi en el último minuto de juego del polémico servicio religioso en memoria de Diana, Princesa de Gales ROSA BELMONTE ENVIADA ESPECIAL LONDRES. De la famosa Guerra de los Gales se ha llegado a la Guerra de los Cornualles Y la Duquesa de Cornualles que, según el Sunday Express era consolada el viernes por su ex marido Andrew Parker, se va, no a Escocia sino una semana de vacaciones por el Mediterráneo para quitarse de encima el disgusto de los últimos días. Se va al sur de Francia en un barquito de lujo que ha estado atracado en Antibes esperando la llegada de Camilla. Una casa de campo inglesa en el mar se describe el Leander, un superyate valorado en 40 millones de libras, con 24 tripulantes y propiedad del millonario Donald Gosling. Y que normalmente cuesta 42.000 libras al día (pero parece que les han hecho precio) Se va con su hija, su yerno y unas amigas. Sin el Príncipe de Gales. Si hace años los cortesanos partidarios de Carlos o de Diana se tiraban unos a otros los platos a la cabeza, ahora son los cortesanos partidarios de Carlos y Camilla los que se pelean. Hasta ahora, a tenor de lo publicado por The Sunday Telegraph los partidarios de uno y de otro siempre hablaban con una sola voz porque Carlos y Camilla también hablaban con una sola voz. La división se personifica en Nicholas Soames, amigo íntimo de Carlos, y en su hermana Emma, editora de Saga Magazine y confidente de Camilla. Emma asegura que el Príncipe de Gales está levemente obsesionado por el estatus de Camilla de una manera en la que ella no lo está. Por tanto el problema no era ir o no ir al servicio religioso. El Sunday Telegraph dice que en julio Camilla ya informó a su marido de que no iba a asistir (tanto el Príncipe como sus dos hijos, deseaban su presencia) Y al parecer, siempre según el mismo diario, se imprimieron dos protocolos, uno por si iba y otro por si no iba. El problema ha sido la innecesaria humillación recibida por la duquesa de Cornualles y la caza de brujas que se ha desatado. Con lo cual no sería de extrañar que hubiera tenido una violenta discusión con el entorno palaciego y, según el News of the World jurara vengarse de ellos por haberla convertido en el enemigo público número uno La razón: que insistieran hasta el pasado domingo en que acudiera a la ceremonia celebrada el viernes en la Guards Chapel de Londres, cuando ella no tenía ninguna intención. Y no sólo ha habido discusión con los atolondrados asesores sino también con el Príncipe Carlos. Y lo que es peor para la tranquilidad de La Firma (como el Duque de Edimburgo llama a la Familia Real) Camilla también está decepcionada con la Reina (de momento, su suegra, Isabel II) que amablemente dejó caer a los asesores que podía no ser una buena idea que la Duquesa fuera al servicio religioso después de todo. Así que Camilla hizo su conocida declaración (por medio de la oficina del Príncipe de Gales) en la que afirmaba creer que su presencia podría distraer la atención del auténtico objetivo de la celebración religiosa. Añadía que se sentía honrada por la invitación que le hicieron llegar los hijos de Diana. Agradezco a mi esposo y a William y Harry por apoyar mi decisión concluía la duquesa. Bueno, lo de apoyarla es un decir. Pero desde luego no iban a desmentirla. En cualquier caso se trataba de callejón sin salida. Si iba, malo. Si no iba (con más de treinta miembros de la Familia Real presentes) pues peor. De lo que no cabe duda es de que todo el asunto Diana, diez años después ha dividido a la Familia. Tampoco cabe duda (sólo había que oír los aplausos del viernes) de que la Reina, además de los príncipes William y Harry, es la única de los Windsor a quien el público admira después de la muerte de la Princesa. Y es que, como dice Bryan Appleyard en The Sunday Times Diana es mucho mayor problema muerta que viva.