Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES Primera división s Segunda jornada LUNES 3 s 9 s 2007 ABC El Real Madrid juega, gana y se divierte Gran exhibición de los de Schuster, con Guti y Sneijder en plan estelar, ante un Villarreal arrollado en la segunda parte ENRIQUE ORTEGO Segundo partido de Liga y segunda demostración plástica de que este Real Madrid de Schuster tiene muy poco que ver con el de Capello. Casi nada. Sólo el tiempo dirá si también llega a ganar la Liga, pero por el momento las sensaciones futbolísticas no pueden ser mejores. El Madrid, además de ganar, quiere jugar y juega al fútbol. Quiere el balón y lo mueve con criterio y un acusado sentido de la perpendicularidad. La asociación Guti- Sneijder parece ser la piedra angular que hace mover el resto de las piezas. Llegaban Villarreal y Real Madrid a este segundo partido con avales suficientes como para pensar que se tenía que ver un buen encuentro. Más allá del rutilante final de temporada de ambos, su comienzo en la presente con sendas victorias ante rivales directos y de rango les permitía afrontar su enfrentamiento directo con garantías y confianza. No defraudaron. Sobre todo el Madrid. Si desde hace tiempo se sabe que el Villarreal tiene una idea futbolística perfilada, retocada obligatoriamente por la ausencia de Riquelme, el Madrid también dejó patente ayer que sabe perfectamente cómo debe recuperar el terreno perdido. No es el submarino amarillo un equipo de los que deja la iniciativa al contrario. Se siente más cómodo marcando las Villarreal Real Madrid 0 5 noce en el fútbol español. Quedaba todo un tiempo por delante. Un mundo en situaciones normales, pero el Real Madrid no quería un partido agónico como los de la temporada pasada, en los que sólo reaccionaba cuando tenía el resultado en contra. En los primeros cinco minutos de la segunda parte cerró la contienda. Primero fue Sneijder quien acertó con un lanzamiento de falta ejecutado con maestría. A lo Beckham. Y dos minutos después fue Van Nistelrooy el que bajó el primer gol del nuevo calendario, resolvió un centro de Sergio Ramos que lo hubiera firmado el mismísimo Zidane. En otra demostración de que este equipo tiene otra idea futbolística bien distinta a la de la temporada pasada, el Madrid no se echó para atrás ni regaló el balón. Al revés, con todo sentenciado se asoció al esférico y prefirió tenerlo él a que lo tuviera un contrario que buscó con la salida de Matías Fernández y Guille Franco mantenerse en la pelea. Schuster también demostró estar concentrado. El reajuste táctico que hizo con media hora por delante fue inteligente. Salió y debutó Heinze, pero no quitó a Drenthe, que había sufrido mucho en el lateral. Lo adelantó unos metros en la banda, donde demostró sentirse mucho más cómodo y además liberó a Sneijder, que mucho más centrado aún entró más en juego. El equipo pasó a jugar un 4- 1- 4- 1 en el que se sintió importante y jugó a placer. Ni los cambios desvirtuaron el funcionamiento del rodillo blanco. Sneijder hizo el cuarto a pase de Guti y el propio Guti cerró la cuenta. Villarreal (4- 4- 2) Viera; Javi Venta, Fuentes, Cygan, Capdevila; Cazorla, Josico (Matías Fernández, m. 55) Senna, Pires (Cani, m. 67) Rossi (Guille Franco, m. 55) y Tomasson. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Metzelder, Drenthe; Robinho, Guti, Diarra (Gago, m. 77) Sneijder (Baptista, m. 77) Raúl (Heinze, m. 61) y Van Nistelrooy. Árbitro: Medina Cantalejo. Mostró tarjeta amarilla a Rossi y Fuentes, Goles: 0- 1. m. 39: Raúl. 0- 2. m. 48: Sneijder. 0- 3. m. 50: Van Nistelrooy. 0- 4. m. 73: Sneijder. 0- 5. m. 80: Guti. pautas e intentando imponer su ritmo lento, acompasado, de muchos toques, mucho movimiento y cambios de ritmo en los metros finales. Hizo bien el Madrid en cuidarse de las virtudes del rival, pero bien pronto demostró que no iba a desterrar las suyas. Los de Schuster no necesitaban manosear tanto el balón para llegar al área contraria. Su fútbol era más directo, pero no como el de la temporada pasada con transiciones de defensa a ataque en la que no intervenían los centrocampistas. Ahora, Guti y Sneijder son protagonistas. El balón pasa por sus pies y se triangula con sentido. El holandés es un gran pasador de larga distancia. Donde pone el ojo pone el balón. ¡Qué se lo pregunten a Raúl en la jugada del primer gol! La primera parte comenzó a ritmo de carrera de 800 y acabó al trote del 5.000. Arrancó más metido el Villarreal, reaccionó el Madrid con un remate de Robinho al poste (m. 14) y una ocasión de Raúl a pase de Guti (m. 21) y cuando los locales volvieron a envolver con su juego versátil, de circulación larga de balón que casi siempre acababa en la banda derecha- -donde entre Javi Venta y Cazorla demostraron las debilidades defensivas de Drenthe- entonces llegó el tanto del avispado Raúl. Volvió a celebrarlo el capitán señalando su nombre en la camiseta. Debe ser por si todavía alguien no le co- Raúl volvió a marcar Sneijder y Raúl fueron los estiletes que rompieron al Villarreal Así jugó el Villarreal Viera: regular. Javi Venta: bien. Cygan: mal. Fuentes: regular. Capdevila: regular. Pirés: regular. Josico: bien. Senna: bien. Cazorla: bien. Rossi: regular. Tomasson: regular. Matías Fernández: regular. Guille Franco: regular. Cani: regular. El técnico: Pellegrini: bien, Nada se le puede reprochar. Su equipo jugó siempre como lo hace siempre y ni con tres goles en contra renunció a sus principios. Lo mejor: su buen trato del balón y la facilidad para imponer el ritmo que más le conviene. Lo peor: defensivamente el equipo no estuvo bien ajustado. Mal los centrales y en tierra de nadie los laterales. Así jugó el Real Madrid Casillas: notable. Sergio Ramos: notable. Cannavaro: notable. Metzelder: notable. Drenthe: bien. Robinho: notable. Diarra: bien. Guti: notable. Sneijder: muy bien, Raúl: notable. Van Nistelrooy: notable. Heinze: bien. Gago: bien. Baptista: notable. El técnico: Schuster: notable. Desde el principio el equipo demostró querer tener el balón y terminó quitándoselo a un equipo que también le gusta. Perfecto en el primer cambio que permitió a los suyos jugar a placer. Lo mejor: la facilidad para llegar al gol, el trabajo de Sneijder, tanto en la banda como por dentro. Lo peor: Drenthe sufrió como lateral izquierdo. Sergio Ramos en pugna con Rossi AFP