Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 3 s 9 s 2007 ABC CLÁSICA Santander Orquesta del Royal Concertgebouw de Amsterdam. Director: Bernard Haitink. Obras de Wagner, Debussy y Bruckner. Palacio de Festivales, Santander Traca final COSME MARINA La doble sesión de clausura de la 56 Edición del Festival Internacional de Santander (FIS) se convirtió en un espectacular fin de fiesta. Director, orquesta y programa se fundieron en un conjunto sensacional que propició dos veladas excelentes. Bernard Haitink es uno de los escasos nombres históricos de la dirección orquestal. Un mito que mantiene intacta su copiosa sabiduría y la exhibe con naturalidad enérgica. La Orquesta de Amsterdam muestra un sonido característico, contundente sin por ello perder el refinamiento. Esto le permite una ductilidad máxima, cercana a la perfección. En el primero de los programas, Haitink planteó dos planos casi paralelos entre Wagner y Debussy. Del Parsifal wagneriano se escuchó el Preludio y Encantamiento de Viernes Santo y de Claude Debussy ese alegato sinfónico que es El mar expuesto con preciosismo y Seis epígrafes antiguos en la orquestación de Rudolf Escher, prodigio camerístico envuelto en una atmósfera mágica que la orquesta ejecutó con precisión absoluta. En el cierre, el arrebato de Tristán e Isolda a través del Preludio y Muerte de Isolda transitó con trazo oceánico y fuego interpretativo. En el segundo de los conciertos la Sinfonía número 8 en Do menor de Bruckner se convirtió en un territorio fértil en el que cada plano sonoro brilló con luz propia en una sesión antológica, inolvidable. Las ovaciones fueron clamorosas cerrando un FIS que, salvo algún patinazo, mantuvo buen nivel. Almodóvar nos alentó a hacer nuestra propia versión Samuel Adamson explica su adaptación de Todo sobre mi madre al teatro MARCELO JUSTO LONDRES. Una creciente tendencia de la escena teatral moderna londinense es la adaptación de películas que ofrezcan una potencial audiencia a empresarios cada vez más timoratos a la hora de apostar a proyectos originales. Desde Billy Elliot a Buscando desesperadamente a Susana el West End busca clonar el original para explotar al máximo el éxito fílmico comercial. Este no ha sido el caso de Todo sobre mi madre que se estrena este martes en el Old Vic de Londres, en medio de una extraordinaria expectativa. Desde el principio quisimos que esto fuera una obra de teatro. Pedro Almodóvar fue el que más nos alentó para que hiciéramos nuestra propia versión explicó al ABC en una mesa del bar del Old Vic, el dramaturgo encargado de la adaptación, Samuel Adamson. Como se sabe Almodóvar no quiso saber nada de adaptaciones teatrales después de lo sucedido con Mujeres al borde de un ataque de nervios y Entre tinieblas El productor Daniel Sparrow, que se largaba a su primera aventura teatral, fue el encargado de convencerle para que le diera una nueva oportunidad a la adaptación. Samuel Adamson es un nombre que suena cada vez con más fuerza en el ambiente teatral londinense por obras originales como Clocks and whistles pero en su primer encuentro con Almodóvar tuvo los nervios del principiante. Pedro leyó el primer borrador de la obra. Obviamente estábamos bastante nerviosos. Nos tranquilizó mucho que nos dijera de entrada que tenía que ser una obra teatral en sí misma y no una copia de la película. Nos planteó, por ejemplo, si la acción iba a transcurrir en España o la pensábamos adaptar a Gran Bretaña. Cosas así. Sospechaba de aquellos que siguieran demasiado de cerca la película y lo intrigaban los puntos de divergencia. Pero desde un principio nos alentó mucho y nos dio todo el apoyo que necesitábamos dijo Adamson. Para el dramaturgo, Sparrow y el director Tom Cairns había dos cosas seguras: tenía que ser una obra teatral por derecho propio y debía suceder en España. Para nosotros es una obra española. Es cierto que hay que apelar a esa suspensión del juicio crítico por el que, aunque es en España, todos se empeñan en hablar en inglés. Pero es española. Los ingleses reprimimos mucho más lo emocional. Escenas como la del encuentro de las cuatro mujeres en el que rápidamente se ponen a hablar de las cosas más íntimas, son inimaginables en Gran Bretaña. Al mismo tiempo el tema es universal. El dolor de una madre por la pérdida de un hijo no conoce barreras culturales afirma Adamson. La película más clásica En la película el teatro juega un papel fundamental. El disparador de la historia es el accidente que sufre en Madrid el hijo de Manuela cuando va a pedirle un autógrafo a una actriz teatral, Huma Rojo, y la participación de la madre en la producción catalana de la obra, es esencial en el desenlace. Una cosa que nos ayudó es que se trata a mi juicio de la más clásica de las películas de Pedro. A diferencia de obras previas que tienen una estructura gloriosamente ramificada, en Las actrices Lesley Manville (Manuela) izquierda, y Joanne Froggatt (la hermana Rosa) durante la presentación de la obra EFE Escenas como la del encuentro de las cuatro mujeres en el que rápidamente se ponen a hablar de las cosas más íntimas son inimaginables en Gran Bretaña explica Adamson Todo sobre mi madre hay un núcleo argumental muy fuerte, con múltiples sentidos, al que siempre podíamos remitirnos en caso de duda. Lo mismo nos pasó con los personajes. Están tan bien planteados y tienen rasgos tan definidos que eran una especie de ancla para cuando nos sentíamos en un callejón sin salida Las consultas con Almodóvar se sucedieron a lo largo de la adaptación de la obra y de los ensayos. Siempre fue alguien que podía plantear sus dudas sobre ciertas cosas, pero jamás buscó imponer su propia versión Es evidente que la colaboración funcionó de maravillas, pero el interrogante sigue abierto respecto a Todo sobre mi madre y a cualquier trabajo de adaptación: ¿qué relación guarda con el original? ¿es fiel? ¿valió la pena? La historia es la misma y es diferente. Respetamos los personajes y el viaje que realizan en la película, pero el modo en que se cuenta y algunas historias que aparecen son nuevas. Sobre si valió la pena, bueno, llegó el momento en que ustedes y la audiencia digan qué les pareció el resultado Algunas novedades Samuel Adamson (izquierda) durante los ensayos MANUEL HARLAN