Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 3 s 9 s 2007 ABC Beirut arrebata Nahr al Bared a los yihadistas tras 105 días de combates El asalto ha costado casi 300 muertos, más de treinta en el ataque final de ayer LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Después de 105 días de combates encarnizados y casi 300 muertos, el Ejército del Líbano conseguía hacerse ayer con el control del campo de refugiados palestino de Nahr al Bared tras una última batalla contra los extremistas de Fatah al Islam- -atrincherados en su interior desde mayo- -que se saldó con una treintena de milicianos y cinco soldados abatidos a tiros más la captura de una quincena de rebeldes, entre los que podría contarse el jefe del grupo yihadista, Shaker al Absi. La guerra se reanudaba con toda la violencia de la Infantería y de los maltrechos helicópteros libaneses a primera hora de la madrugada del domingo, cuando el asalto por parte de los yihadistas a dos checkpoints militares daba la voz de alarma sobre el inicio de una operación de huida masiva de los insurrectos, que trataban de abandonar el campo con la ayuda de un comando externo compuesto por seis hombres. La enésima tormenta de artillería sobre Nahr al Bared se combinó durante la mañana con el despliegue de un dispositivo de búsqueda a la caza de los primeros rebeldes que consiguieron darse a la fuga. El dispositivo incluyó desde el cierre de las carreteras que conducen a Siria hasta la difusión entre la población de órdenes que exigían denunciar la presencia de cualquier extraño cuyo perfil pudiera coincidir con el de los huidos. A las cuatro de la tarde hora local, fuentes militares proclamaban la victoria: La batalla ha terminado, el Ejército libanés ha tomado las últimas posiciones de Fatah al Islam en el campamento. Muchos de los terroristas han muerto hoy y otros han sido capturados. Unos pocos han escapado, pero- -añadía un alto mando- -estamos persiguiéndoles El anuncio del fin de esta crisis que arrancaba el 20 de mayo, y que ha dejado más soldados muertos- -158 en total- -que todos los que perecieron en la guerra de 2006 entre Israel e Hizbolá, se traducía en las ca- Temor a la explosión de minas ocultas L. L. C. JERUSALÉN. La detección de células durmientes de Fatah al Islam en otros campos de refugiados libaneses, especial mención al de Ain Helui, y, sobre todo, el miedo a que los 40.000 vecinos que fueron evacuados de Nahr Al Bared traten a toda costa de regresar a sus casas antes del desminado de la zona son las dos preocupaciones máximas que atenazan ahora a las autoridades libanesas. Beirut pedía ayer a los desplazados que no vuelvan a sus hogares hasta que se limpie completamente el terreno de los explosivos que podrían permanecer perdidos entre los escombros y los artefactos- trampa diseminados por los yihadistas. Soldados libaneses inspeccionan los cadáveres de los yihadistas de Fatah al Islam lles de todo el país en una explosión de júbilo en señal de reconocimiento a un ejército masacrado que, víctima de sus carencias armamentísticas y de instrucción, a punto estuvo de sucumbir ante la abrumadora maestría guerrillera de apenas 250 yihadistas que juraron resistir hasta la muerte. A la salida del campo de refugiados, los soldados que regresaban del último combate haciendo la señal de victoria con los dedos, eran recibidos con flores, arroz y disparos al aire por miles de ciudadanos que colapsaron todos los accesos a Nahr al Bared y la vecina Trípoli. La confirmación oficial del triunfo se convertía en palabras del primer ministro, Fuad Siniora, en una reafirmación de la legitimidad de su Gobierno y de las Fuerzas Arma- AFP Flores, arroz y disparos Siniora: Ésta es la mayor victoria nacional contra los terroristas, la disgregación y el caos das tan discutidas por la oposición de Hizbolá, a las que se refirió como la única institución armada- -dijo- que protege y garantiza la seguridad de los ciudadanos y del país Ésta es la mayor victoria nacional contra los terroristas. El Ejército es el que ha vencido a la disgregación y al caos proclamó en un discurso televisado de más de tres horas, que aprovechó para hacer un nuevo llamamiento a sus adversarios políticos y a toda la población a permanecer unidos en el camino del acuerdo para salir de la crisis actual que sufre el Líbano. Primer paso de las tropas británicas para dejar Basora en manos iraquíes ABC LONDRES. Alrededor de 550 soldados británicos desplegados en Basora (Irak) comenzaron ayer a retirarse de su base en un palacio del centro de la ciudad. Los soldados se dirigieron a otra base, junto al aeropuerto de esaciudad meridional, donde se concentra el grueso de los militares británicos que permanecen destacados en territorio iraquí. Un portavoz del número 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro británico, indicó que ese repliegue formaba parte del proceso actual de transferencia a las fuerzas de seguridad iraquíes. El jefe del Ejecutivo británico, Gordon Brown, estaba al tanto de la operación, que estaba previsto que concluyera en pocas horas. El Reino Unido tiene destacados unos 5.500 soldados en Irak, aunque a finales de año reducirá ese contingente a 5.000 soldados. Basora es la última de las cinco provincias iraquíes bajo control británico en el sur del país árabe que deber ser transferida a las autoridades iraquíes, aunque las tropas británicas podrían mantener un papel de supervisión Dos generales británicos han criticado la estrategia de posguerra llevada a cabo por Washington en Irak y el Partido Conservador británico ha pedido una investigación a fondo sobre la manera en que se gestionó el conflicto y la fase posterior. Liam Fox, portavoz de Defensa del Partido Conservador, el principal de la oposición británica, aseguró ayer que el repliegue del Palacio de Basora no era un paso inesperado y urgió al Gobierno a extremar la seguridad durante la operación para que ningún militar corra ningún riesgo. El líder liberal demócrata, Menzies Campbell, consideró, por su parte, que la inevitable retirada del centro de Basora subraya la inutilidad de la con- Gordon Brown, primer ministro británico tinuada presencia británica en Irak Hemos escuchado de las voces militares británicas más veteranas su preocupación por la falta de planeamiento del periodo tras la invasión recordó. 168 soldados británicos han muerto en Irak hasta ahora. Presión sobre Brown El repliegue del Palacio de Basora puede aumentar la presión sobre Brown para que anuncie un calendario de retirada de las tropas de Irak, a lo que se ha negado hasta ahora, e incrementar la tensión entre el Reino Unido y EE. UU. sobre los pasos a seguir en Irak.