Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es LUNES 3- -9- -2007 ABC El presidente del Gobierno, junto con miembros del sindicato minero SOMA- UGT y del PSOE en la fiesta minera de Rodiezmo ANA M. DIEZ Zapatero se aferra ahora a España y promete más ayudas sociales a seis meses de las urnas Nuevo golpe de efecto del líder socialista, que retoma las promesas de subvenciones públicas en un acto de partido B. MOLLEDA RODIEZMO (LEÓN) El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volvió ayer a protagonizar un nuevo golpe de efecto al anunciar por sorpresa- -y a seis meses de las elecciones- -un importante aumento de las pensiones. Durante el tradicional acto con que Zapatero suele arrancar el curso político de los socialistas- -la fiesta minera astur- leonesa de Rodiezmo (León) a la que, según los organizadores, asistieron 35.000 personas- el jefe del Ejecutivo anunció que las pensiones mínimas crecerán el doble que la subida media para 2008, así como otro incremento específico de 110 euros al mes para las pensiones de viudos y viudas con hijos a su cargo. Además, se comprometió a ampliar en la próxima legislatura a 30 días el permiso de paternidad, que ahora está en la quincena. El líder socialista mantiene su estrategia de sacar conejos de la chistera en cuanto tiene oportunidad, sea o no un acto de partido, como ayer fue el caso. Ya lo hizo el pasado julio, durante el debate sobre el estado de la Nación, cuando prometió 2.500 euros por nacimiento o adopción. Ayer, al dar el pistoletazo de salida al curso político, el presidente del Gobierno volvió a incidir en medidas subvencionadoras de marcado corte social. El Zapatero hundido tras el atentado de la T- 4 es hoy una imagen de archivo, o al menos ese es el mensaje que se intenta trasladar. A ello han contribuido políticas de moderación- -como la decisión de dejar gobernar a UPN en contra del criterio de los socialistas navarros- así como un giro radical en el tratamiento del asunto etarra, como lo demuestran las 26 detenciones desde la ruptura del alto el fuego. Y la recuperación, indisimulada, de la palabra España en su discurso. A la renovación del lema Gobierno de España y la inclusión obligatoria de este término en todos los anuncios y mensajes institucionales, Zapatero sumó ayer en Rodiezmo una nueva píldora de esta reciente fiebre españolista al afirmar que siente más fuerzas, más ganas y más ambición por España que hace cuatro años. Su objetivo, dijo luego el presidente en su alocución, es abrir una segunda fase de progreso social, modernización y extensión de los derechos... para España naturalmente. Lejanas parecen, pues, aquellas dudas sobre el concepto nación expresadas en el Senado para dar cobertura a la reforma estatutaria catalana. Consciente de que ahora los problemas se han trasladado al PP (con la polémica sobre la sucesión de Rajoy y el debate sobre la elaboración de las listas electorales) Zapatero derrochó ayer confianza en sí mismo. En este sentido, se mostró convencido de que ganará las próximas elecciones. También dijo que mantiene los mismos valores sin necesidad de esconderse en caretas del centro político. La chequera presupuestaria Sin la más mínima autocrítica El presidente del Gobierno dice que espera que Rajoy siga tras perder las elecciones generales Dicho esto, garantizó que en la próxima legislatura seguirá cumpliendo su palabra y los compromisos sociales. Zapatero llegó incluso a afirmar que espera que Rajoy siga tras perder los próximos comicios legislativos. Ironizó también con la situación actual del PP al asegurar que en la formación popular pasan cosas que no pasan en ningún partido de los países democráticos. Es la única fuerza política que conozco donde la pelea está centrada en ver quién es el número dos y no el número uno. ¿Por qué se-