Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 2 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.499. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Irene Lozano HAY CARTA GOGH URGENTE DE VAN ué dice un genio cuando, recién liberado del manicomio, llega a un pueblecito francés cuyo paisaje le cautiva? Dice simplemente esto: Me apetece mucho, muchísimo, dar aquí algún brochazo Vincent van Gogh escribe a su hermano Theo casi a diario en los dos meses que pasa en Auvers antes de suicidarse. Son cartas sencillas, sin rastro de grandilocuencia o afectación. Algunos de sus últimos cuadros están expuestos en el Museo Thyssen de Madrid, sólo por dos semanas más. Y lo mejor que pueden hacer en este instante es dejar de leer esta columna e ir a verlos. En aquellos días Van Gogh pinta con impaciencia, al principio en su habitación, luego a la intemperie. Mira al campo, lo atrapa, mira al cielo, tritura la tela bajo la pincelada excesiva. Pinta un lienzo tras otro, con la urgencia de quien se siente perseguido por la tristeza y sabe que cuando le alcance será la última vez. Estos días trabajo mucho y deprisa, trato de expresar el paso desesperadamente rápido de las cosas en la vida moderna escribe para explicar su apremio. Traza los campos de amapolas arrebatados, los trigales agitados, la zozobra de un cielo inacabado. Colores vivos que no espantan el aire de tragedia. El paisaje ejerce sobre él un efecto reconstituyente, lo mantiene vivo setenta días. Pero finalmente se rinde. En la carta que llevaba en el bolsillo el día de su muerte se lee: En cuanto a mi trabajo, en él me juego la vida y mi razón casi ha naufragado en el empeño Se dispara en el pecho. ¿Qué le dice un genio a su hermano cuando éste trata de consolarlo en su día y medio de agonía? Le dice simplemente esto: La tristeza durará siempre ¿Q Norman Hsu, el problemático donante del Partido Demócrata, se entregó el viernes a las autoridades de California REUTERS El cuento chino de Hillary La candidata se suma a la saga de escándalos de financiación de su marido, al verse salpicada por las generosas donaciones de un simpatizante natural de Hong Kong pero prófugo de la Justicia de Estados Unidos POR PEDRO RODRÍGUEZ a búsqueda de los tres ingredientes requeridos para hacer una viable campaña política en Estados Unidos- -dinero, dinero y dinero- -se ha complicado para Hillary Clinton. La aspirante a la nominación presidencial del Partido Demócrata se ha visto obligada a destinar para obras de caridad las generosas donaciones directas realizadas por un cuestionable simpatizante: Norman Hsu, un fraudulento empresario natural de Hong Kong con el pequeño problema de ser un fugitivo de la Justicia de California por un delito de desfalco. El hombre estaba empeñado en adquirir respetabilidad e influencia por la vía de facilitar más de un millón de dólares a destacados políticos del Partido Demócrata pero con una especial devoción hacia Hillary Clinton. Hasta el punto de haber organizado para el 30 de septiembre un sarao con el capo musical Quincy Jones, a 1.700 euros la entrada, para ayudar a financiar la campaña presidencial de la senadora. Sin embargo, todo este activismo político no ha conseguido hacer olvidar el hecho de que Norman Hsu se declaró culpable en 1991 por un fraudulento negocio de guantes de látex en el californiano condado de San Mateo, sin presentarse el día de su previsible condena a un máximo de tres años de cárcel. La supuesta habilidad para el chanchullo de Hsu también se habría extendido a burlar los estrictos límites establecidos en Estados Unidos en lo referente a donaciones electorales. Ya que el sujeto ha sido vinculado con un cartero de San Francisco, que pese a sus modestos ingresos, ha sido capaz junto a su familia de entregar desde el 2005 la bonita cantidad de 33.000 euros a las arcas electorales de Hillary Clinton. Pese a intentar explicar sus antecedentes penales como un confuso pero inocente proceso de bancarrota, el amigo chino de Hillary se encuentra en prisión, tras entregarse el viernes, a la espera de su sentencia. Mientras que para la campaña de la senadora por Nueva York, todo este caso resulta especialmente desagradable porque ofrece continuidad a la notoria saga de escándalos de financiación política acumulados en los noventa durante la reelección de Bill Clinton y Al Gore. Desde la criticada táctica de recompensar con estancias en la Casa Blanca a los mayores contribuyentes, pasando por sospechosas donaciones procedentes de Asia y sin olvidar los sustanciales cheques facilitados por monjas budistas con supuestos votos de pobreza. Ante la nueva controversia, explotada con ganas por los republicanos, Hillary Clinton se ha limitado a declarar su gran sorpresa por estas circunstancias fuera de su control. L