Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO Salud DOMINGO 2 s 9 s 2007 ABC Las mascotas de los fumadores también tienen un mayor riesgo de cáncer ABC MADRID. El cáncer aumenta en los animales domésticos, y lo hace en las mascotas de los fumadores. Los hogares con humo convierten a gatos, perros y aves de compañía en fumadores pasivos. Algunas publicaciones científicas habían relacionado el tabaquismo humano con la aparición de tumores orales y linfomas en gatos o con el cáncer nasal y de pulmón en perros y pájaros. Pero esos estudios no habían pasado de la anécdota. La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Tuft, en EE. UU. no cree que sean hallazgos casuales. Al menos, en el caso de los gatos. Sus investigaciones han encontrado una estrecha relación entre el humo de cigarrillos y el cáncer de los felinos. El riesgo de que los gatos de fumadores tengan un tumor se multiplica por cinco, según sus hallazgos. Lo que les hace tan sensibles al humo del tabaco son sus hábitos de limpieza. Los gatos constantemente se lamen su pelo, donde se acumulan los carcinógenos del humo que flota en el ambiente. La insistencia con la que se acicalan expone la mucosa de su boca al cáncer. Además de tumores en la cavidad oral, los felinos fumadores tienen el doble de riesgo de padecer linfomas malignos. Esta enfermedad suele ser fatal en el primer año. Los perros con cáncer nasal o de pulmón tampoco sobreviven más de un año tras el diagnóstico. Los autores de la investigación recomiendan a los fumadores que se acostumbren a fumar en una zona de la casa que pueda aislarse para evitar que el humo se adueñe de todo el recinto. Así su familia y sus mascotas dejarán de fumar Usar el móvil durante la noche resta eficacia al sueño de los adolescentes El 35 de los jóvenes arrastran cansancio por abusar del teléfono a las horas de dormir N. R. C. MADRID. Si es padre de un adolescente, seguro que en más de una ocasión se ha encontrado el móvil de su hijo bajo su almohada o entre las sábanas. Los teléfonos móviles se han convertido en una prolongación más del organismo de los adolescentes. Los chicos hablan y escriben mensajes durante todo el día, pero también por la noche, hasta el punto de convertirse en uno de los peores enemigos del descanso juvenil. La falta de sueño durante la adolescencia puede convertirse en un problema que interfiera en su desarrollo y reducir el rendimiento escolar. Para demostrar la importancia del móvil en el sueño de los adolescentes, investigadores de la Universidad de Lovaina (Bélgica) estudiaron a 1.656 escolares, entre los 13 y los 17 años. Sólo el 38 de los estudiantes apagaron el teléfono durante las horas de sueño. Después de un año de investigación, comprobaron que su uso en horas intempestivas era más frecuente de lo que podían imaginar. Los investigadores belgas también demostraron que el móvil era el origen del cansancio que arrastraban el 35 de los adolescentes. Utilizar el móvil justo antes de ir a la cama duplicaba las posibilidades de no conseguir un sueño reparador. Si además los chicos se despertaban entre la media noche y las tres de la mañana para llamar, el riesgo de rendir menos al día siguiente se multiplicaba por cuatro. En la revista Sleep donde han publicado sus resultados, Unos niños hablan por sus móviles en Sevilla útil para localizar a sus hijos. Sólo se preocupan por los peligros de internet o porque pasen demasiado tiempo viendo la televisión. Pero su uso no es trivial, pasan muchísimo tiempo conectados y algunos de ellos lo hacen por la noche Este estudio se realizó con escolares belgas, aunque los resultados hubieran sido similares en nuestro país. Un informe del Defensor del Menor de Madrid desveló que el 46 de los niños de entre 11 y 14 años tenían móvil propio. La facilidad de acceso había desembocado en una adicción que afecta ya al 38 Algunos de esos niños podían utilizar su teléfo- DIAZ JAPON El 70 de los niños y jóvenes usan el móvil en el tiempo que deben dedicar al sueño Los chicos han de descansar entre 8 y 9 horas para no alterar su desarrollo De doce a tres de la madrugada Pobre rendimiento escolar los autores comentan que su trabajo debe servir como una llamada de atención a los padres. El móvil no se ve como una amenaza, se considera un sistema de comunicación muy no durante más de diez horas al día. Los médicos recomiendan que los adolescentes duerman entre 8 y 9 horas cada noche para estar en forma al día siguiente. Un sueño reparador mejora el rendimiento escolar y reduce el riesgo de obesidad. Durante las horas de descanso, el organismo de los adolescentes segrega la hormona encargada del crecimiento. Si no se mantienen las horas de sueño, el cansancio desemboca en problemas de atención y su cuerpo no aprovecha las calorías de manera eficiente. Más información sobre la investigación: http: www. uclouvain. be