Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2- -9- -2007 El biogás de la basura dará luz y calor a los pisos del primer ecobarrio en Vallecas 55 fue fallida. Muchos bomberos pedían, impacientes, entrar de inmediato por sus compañeros. Dos nuevas explosiones eliminaron el obstáculo y el rescate pudo continuar. Juan Barranco era entonces alcalde de la ciudad. El inicio del fuego le sorprendió en la plaza de Las Ventas, donde asistía a un concierto de Joan Manuel Serrat. Nada más tener noticias del suceso, se personó en la calle Montera. Y no se movió de allí en toda la noche. Estuvo organizando los trabajos y alentando a los centenares de hombres que, piedra a piedra, intentaban reducir la montaña de escombros. A las doce menos diez de la noche del sábado apareció el cadáver del primer bombero: Armando Juárez Dado, 33 años. Quince minutos más tarde, el de su compañero Miguel Azuera, 31 años. En total, dos oficiales, un cabo y siete bomberos perdieron la vida en el siniestro: los dos ya señalados y Juan Antonio Escalera, 26 años, soltero, del parque de Dirección (central) Francisco Madueño Suárez, 34 años y dos hijos, cordobés, del parque del Barrio del Pilar; Julio Honrubio Barona, 37 años, casado; Manuel García Martín, 33 años, casado, del parque del Pilar; Ángel González Soto, 33 años, del parque de San Blas; Juan José Gómez Mago, 28 años, soltero, del parque del Pilar; Manuel Molina Río, de 36 años, casado, dos hijos, del parque de Santa María de la Cabeza; Francisco Javier Plaza Castilla, 36 años, casado con hijos, del parque del Pilar. Los Almacenes Arias ya habían sufrido previamente otro espectacular incendio, en 1964. El 21 de enero de ese año, en el mismo número de la calle Montera, los almacenes quedaron completamente destruidos en el que fue uno de los fuegos de mayores proporciones registrados en Madrid desde la Guerra Civil. No hubo víctimas, pero ardieron las cinco plantas y dos sótanos del inmueble. Hubo que reconstruirlo todo, salvo la estructura metálica. Tras el segundo incendio, el de 1987, el edificio se derribó. En la nueva fachada del que le sustituyó, se colocó una placa, homenaje del pueblo de Madrid a los bomberos que perdieron la vida. El alcalde Barranco El desenlace Decenas de bomberos se afanaron en retirar, a mano, las toneladas de escombros caídas sobre sus compañeros mes. Al final, se ayudan de una cinta transportadora. La angustia de las familias de los bomberos va en aumento: esperan en la calle noticias, casi sin atreverse a la esperanza. Otra nota de la crónica del día: Alguien asegura que ha escuchado gemidos. Se pide silencio. Callan los motores de los vehículos, la escena es sobrecogedora. La mujer de uno de los bomberos sepultados grita que su marido está muerto... Se reanudan los trabajos Muchas historias se escribieron esa noche. La de los empleados de la cafetería Lucky, frente al edificio siniestrado, que permaneció toda la noche abierta: distribuyeron gratis 300 litros de leche y centenares de bocadillos. O la de las decenas de bomberos exhaustos que, tras 20 horas de trabajo, se negaban a ser relevados. La tardanza en recuperar a los sepultados disparó la tensión. A media tarde, hubo que derribar una torreta porque hacía peligrar la entrada en el edificio. La primera explosión El precedente de 1964 Reproducción de las portadas de ABC de 1964 y 1987 en que este periódico daba noticia de los dos accidentes sufridos por los Almacenes Arias de la calle Montera, 29