Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 33 El enfrentamiento entre flamencos y valones bloquea las instituciones belgas Las negociaciones para la formación del Gobierno se prolongan sin éxito desde hace casi tres meses s Cada vez es mayor la amenaza del independentismo ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Un poco antes de las elecciones de esta primavera, Pierre- Yves Monette, antiguo Defensor del Pueblo, publicó un libro impactante en el que advertía sobre los riesgos evidentes de desintegración de Bélgica. Monette, uno de los pocos políticos e intelectuales belgas que están al corriente de las sensibilidades de las dos comunidades en un país donde ambas viven en compartimentos estanco, venía a decir que si estas elecciones no había voluntad de llegar a un pacto por la convivencia y el mantenimiento del país, la separación era inevitable. Las negociaciones para la formación del Gobierno se han prolongado durante casi tres meses, la situación es cada vez más complicada y el fantasma del independentismo flamenco ha reaparecido con más fuerza que nunca. ¿Adónde va Bélgica? El democristiano flamenco Yves Leterme ha tirado la toalla y ha reconocido su incapacidad para formar una coalición de Gobierno, a pesar de que las cifras del resultado electoral era bastante claras para una coalición entre liberales y democristianos de las dos comunidades. La causa no tiene que ver con la orientación ideológica, sino sobre todo con el irredentismo de las dos comunidades, valones francófonos y flamencos de habla holandesa. Estos últimos exigen a toda costa un aumento de sus competencias, sobre todo en materia económica, y los valones- -por primera vez- -se han negado con la misma determinación a ceder. El bloqueo es total, porque ni siquiera para cambiar las reglas de juego constitucionales se podría obtener una mayoría de dos tercios de los diputados. Los periódicos, como el prestigioso Le Soir han inaugurado secciones en las que se hace el recuento de los días que el país lleva sin Gobierno. Es curioso, porque esta misma semana, el equipo belga de atletismo femenino ha obtenido una medalla de bronce en la disciplina más adecuada para una comunidad bien cohesionada: cuatrocientos metros relevos. Las cuatro atletas (entre las que hay de las dos comunidades lingüístico- nacionales y hasta una de origen africano) han logrado la tercera medalla de este país en la historia de los mundiales de atletismo. Las cuatro aparecían en las portadas de ayer abrazadas a la bandera tricolor como si en Bélgica no pasara nada. BÉLGICA, SIN GOBIERNO Mar del Norte Brujas PAÍSES BAJOS ALEMANIA Población En millones de habitantes Flandes Valonia Bruselas 6,1 3,4 1 Amberes Flandes Mons FRANCIA Bruselas BÉLGICA LUXEM. Valonia Arlon EUROPA BÉLGICA Cristiano Demócratas Flamencos Centro Democrático Humanistas Liberales Flamencos y Valones 81 División parlamentaria: Flamencos 88 Valones 62 Total de escaños 150 ABC La extrema derecha Tirar la toalla Pero lo cierto es que sí ocurre. El Vlaams Velang, el partido nacionalista de extrema derecha flamenca, ha amenazado con someter esta misma semana a votación en el Parlamento regional una propuesta de declaración de independencia, lo que incluye el comienzo del estudio de los mecanismos para consumar la secesión. Los flamencos se quejan en general de sentirse como los que se dedican a pagar el déficit que arrastran los valones, a los que acusan de ser indolentes y holgazanes. Los valones saben que tienen que pagar por las humillaciones que han hecho sufrir a los flamencos durante décadas Socialistas Valones y Flamencos 34 Ultranacionalistas Flamencos 17 Ecologistas 8 Otros 10 (hasta la ruptura lingüística de los años 60, los flamencos estaban obligados a obedecer en el Ejército las órdenes en francés, aunque no las entendiesen) pero no están dispuestos a considerarse inferiores. Lo cierto es que el dinamismo económico de los flamencos es evidente, mientras que Valonia se ha convertido en un feudo inmutable de los socialistas, donde aumenta el desempleo y el número de personas adictas a vivir de los subsidios, además de los escándalos de corrupción. Los flamencos de habla holandesa exigen a toda costa un aumento de sus competencias, sobre todo en materia económica, y los valones se han negado a ceder con la misma determinación Muchos recuerdan el poco afecto por Bélgica que mostró Leterme cuando negociaba la formación del Gobierno y el día de la fiesta nacional no supo decir ni qué celebraban los belgas ni mucho menos tararear el himno nacional del país (se puso a entonar La Marsellesa, para salir del paso) Otros señalan a la dirigente de los democristianos valones (ahora Humanistas Joëlle Milquet de haber si- La fiesta nacional do la piedra inflexible que ha impedido formar una coalición, porque ha sido ella la que ha levantado la bandera del no pasarán frente a las pretensiones flamencas. En todo caso, cualquier argumento es posible en un país donde no hay partidos políticos nacionales belgas, ni cadenas de televisión federales, ni periódicos bilingües o que se correspondan de una comunidad a la otra. Hasta el gratuito Metro aparece con contenidos distintos en cada lengua, las dos partes de Bélgia contemplan desde hace tiempo universos distintos y viven ya en realidades que se dan la espalda. También es cierto que no es la primera vez que el espectro de la desintegración del reino de Bélgica aparece con toda claridad y si salen de esta, es seguro que no será la última. La formación de Gobierno siempre viene cargada de una fuerte dosis de pasión, siempre matizada por el inasequible pragmatismo de los belgas, en esto al menos están todos de acuerdo. El futuro de Bruselas, epicentro del terremoto El símbolo de la crisis política belga es un distrito de los alrededores de Bruselas que los flamencos quieren a incorporar a su región porque la mayoría de sus habitantes pertenecen a esta comunidad, pero que los valones se niegan a ceder, pues supondría dejar a la capital completamente rodeada de territorio flamenco y separada físicamente de Valonia. El distrito de Bruxelles- Hal- Vilborde es la clave del futuro del país. Los valones dicen que pueden aceptar la cesión de la circunscripción de Hal- Vilborde, pero exigen que otros distritos periféricos de la ciudad que ahora son mixtos pasen a ser considerados valones, para mantener el contacto físico de su región con la ciudad. Para entender las sutilezas del sistema políticocomunitario belga hay que saber que Bruselas también es la capital de Flandes, en detrimento de la poderosa Amberes, que debiera ser su referencia histórica, en lo que fue una jugada política de indudables consecuencias para los independententistas flamencos. De manera que el destino de la ciudad de Bruselas marcará el de todo el país.