Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2- -9- -2007 El senador republicano Larry Craig dimite tras ser acusado de conducta lasciva 31 El islamista PJD, ahora en la oposición, prevé incrementar su representación de 42 escaños a más de 60 Promesas cada cinco años Los habitantes del barrio de chabolas Dura Skuila, en Casablanca, de donde han salido varios de los últimos yihadistas que se han suicidado, muestran su indiferencia electoral POR L. DE VEGA CORRESPONSAL CASABLANCA (MARRUECOS) Un mínimo hilillo de agua sale de los tres caños de la fuente pública. Decenas de garrafas se amontonan mientras mujeres y niñas hacen cola. Huele que apesta al barrillo verdoso que forman las aguas fecales sobre las calles sin asfaltar. Aquí nadie pisa en porcelanosa Todo son basuras, desperdicios y excrementos de los cientos de animales que pastan a sus anchas entre un mar de chabolas con parabólicas. Duar Skuila es el suburbio de Casablanca habitado por más de 5.000 familias donde vivían varios de los terroristas suicidas que se inmolaron entre marzo y abril. Los islamistas del PJD, favoritos para las elecciones, condenan la violencia, pero reclaman atención sobre barrios como éste y piden que las autoridades averigüen por qué los jóvenes acaban volándose con el Corán en la mano. Para ellos la incultura, la pobreza y el paro son la clave del yihadismo. El secretario general del PJD, Saadeddine Othamani, acusa a otras formaciones de intentar minarles con las crisis que se generan cada vez que hay atentados. El discurso del ciento los juicios relacionados con estos casos. Según el índice de la ONG Transparency International, Marruecos ha pasado del puesto 52 de un total de 163, en 2002, al 79 en 2006. En cuanto a Derechos Humanos, el panorama no es mejor. Después de 2003 (cuando medio centenar de personas murieron en los atentados suicidas de Casablanca) hay una vuelta atrás muy grave a las antiguas prácticas de violencia, tortura, desapariciones y secuestros en lugares secretos señaló Jadiya Ryadi, presidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, en una entrevista con ABC a principios de verano. Testigo de ello es la Prensa, sobre todo el sector considerado independiente, que intenta no desfilar al paso que marcan en Palacio, con unas líneas rojas infranqueables: la Corona, el Islam y la integridad territorial, es decir, poner en duda la ocupación del Sahara Occidental. El propio Gobierno, consciente de la apatía con la que son vistas las urnas, se conforma con superar el porcentaje de participación de 2002, que fue del 52 por ciento. Eso sí, el pueblo vota y, después, el Rey, amparado por la Constitución y sin necesidad alguna de tener en cuenta los resultados, dice quién gobierna y cómo. Derechos humanos Aspecto del barrio chabolista Dura Skuila de Casablanca, hogar de varios terroristas suicidas PJD alimenta el integrismo aunque ellos no prendan la mecha reconoce a ABC Mehdi Lahlou, analista político y militante del Partido Socialista Unificado (PSU) Ninguno de los vecinos a los que este corresponsal preguntó ayer dijo que iba a votar. Marwan, Khalid, Abdu, Mohamed... Todos estaban dominados por un profundo escepticismo y una total falta de confianza en cualquier partido que les pida el voto, incluido el PJD. Aquí todos vienen a prometer cada cinco años mientras se frotan las manos. Casa, trabajo, cultura. pero nada de nada se lamenta Marwan, parado de 25 años. Fátima, de 48 años y madre de siete hijos, coge al periodista de la mano para darle un rápido tour por la miseria. Pasamos ante la chabola de unos cuatro metros cuadrados de la familia Raydi. Abdelfatah Raydi se inmoló el 11 de marzo en un cibercafé. Un mes después su hermano Ayoub hizo lo mismo matando a un policía. Seguidamente, el mayor de los cuatro hermanos que quedaba, Otman, de 17 años, fue detenido por su supuesta relación con los ataques. El Gobierno ha anunciado un ambicioso plan para lim- LUIS DE VEGA El tour de la miseria ABC. es Más información en Visiones del Mundo en abc. es luisdevega Mehdi Lahlou: El PJD alimenta el integrismo aunque no sean ellos los que prendan la mecha piar el país de chabolas y realojar a sus vecinos. Varias decenas de casas han sido derribadas en los últimos meses en Duar Skuila, y sus cascotes, abandonados en el sitio, lo que da la impresión de estar pisando la Franja de Gaza bombardeada por los israelíes. Haciendo campaña chabola a chabola, avanzaba ayer una comitiva de simpatizantes de la Unión Socialista de Fuerzas Populares, principal partido de la coalición gubernamental. ¿Qué piensan al ver cómo vive esta gente? Llevamos 40 años así. Intentamos como podemos resolver el problema de la pobreza explica Abdelhamid, uno de los cabecillas. La gente escucha desde sus puertas las promesas mientras un enjambre de niños deambula a la caza de algún obsequio electoral de recuerdo.