Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2- -9- -2007 Análisis ESPAÑA 15 IBARRETXE Y EL FASCISMO El referéndum que propone el lendakari es un desafío al sentido común y al sistema democrático terrorismo, subrayaba que el PNV discrepaba radicalmente de Batasuna y ETA no sólo en los medios, sino en el modelo social y político al que se aspira. Sus adversarios parecen seguir pensando que la discrepancia en los medios no obvia una coincidencia en los fines. Una consideración que es importante porque las vueltas de Germán Yanke abino Arana encargó a su amigo y correligionario Tomás Meabe que estudiara el socialismo, demonio emergente para el fundador del nacionalismo vasco, y así poder combatirlo más eficazmente. Meabe se puso a la tarea y terminó fundando las Juventudes del PSOE. Como todo lo que puede degenerar degenera, ya vemos en qué está terminando lo del lendakari Ibarretxe. Cuando era una joven promesa del nacionalismo, un muchacho que se había moderado de sus emociones más radicales, el PNV le preparó un plan de estudios: comisiones por aquí, seminarios de la Fundación Sabino Arana por allí, etc. Incluso le querían enviar a Estados Unidos para ampliar sus conocimientos, lo que se truncó por la vorágine de su carrera política. El resultado ha terminado siendo, sin embargo, una empanada intelectual más que indigesta, un caos teórico digno de mención por su importante responsabilidad política. Meabe, comparado con Ibarretxe, era Churchill. Como hay justicia, al menos poética, su partido ha comenzado a dar muestras de naufragio y ya no le entienden ni en casa. Fuera de ella, Javier Madrazo, su brazo izquierdo de IU en el Gobierno vasco, parece que le comprende y le asiste ideológicamente. Más justicia poética, así, para su empanada. El PNV pasa por malos momentos y el peligro de escisión sólo lo contiene el empeño por mantener el poder, la red clientelar que se ha ido forjando a lo largo de muchos años. Las discrepancias son de tono y de modo. Unos, con Josu Jon Imaz a la cabeza, creen que el tempo de sus aspiraciones debe ser modulado por la prudencia y una realidad social plural y no sometida al dogma nacionalista. Si se avanza, ¿por qué no llevar a cabo pactos transversales que aporten estabilidad? Otros, con Egibar como delegado de Arzalluz, aborrecen de esos pactos- -que hasta el momento se centran en el PSOE- -y quieren la unidad de los nacionalistas y la carrera acelerada hacia la autodeterminación: si así somos mayoría, ¿quién nos detendrá? La división incluye, además, una mayor. Imaz, al proponer un pacto mínimo contra el S tuerca de Ibarretxe sólo se pueden entender bajo esta segunda versión de la política. Después de que el PNV en reunión a la que él mismo asistió, dejara en el alero concretar una fecha para el pretendido y anticonstitucional referéndum, vuelve por donde venía y anuncia que, hasta el final de la legislatura, se empeñará en el objetivo de la consulta para que los vascos decidan y obtengan lo suyo Batasuna añade que, de lograrse, sería un paso de gigante Hablemos claro. No se trata sólo de un reto al PNV de la mano de EA e Izquierda Unida, que juega en este escenario el papel de Stalin haciendo carantoñas a Hitler. Se trata de un desafío al sentido común y al sistema democrático. La confusión intelectual del lendakari es la propia de los fascismos, que pretenden quitar legitimidad a la democracia para dársela a un nebuloso Pueblo que sólo se identificaría con sus particulares obsesiones. Ibarretxe, con la bendición de los violentos, aprovecha el final del verano para darnos una muestra más de su diarrea intelectual. Le Pen también piensa que la esencia del pueblo se diluye en la ciudadanía y el funciona- miento de la democracia. El nuestro, instalado en Vitoria por ese sistema, añade la complicidad de los violentos. El PNV maltrecho y descom, puesto moralmente como está, no le dará a Ibarretxe lo que se merece. El PSE, ya sin Meabe que valga, le aprobará los presupuestos para que aliente el debate El presidente Rodríguez Zapatero le recibirá de nuevo, colocará la ikurriña en La Moncloa, y alabará la cooperación institucional Llamazares y los suyos se esconderán. El PP se desgañitará con agotados gritos. Nunca el fascismo fue tan bien tratado.