Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 s 9 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA CASCOS AZULES EN LA BATALLA XISTE a laizquierda del PPy a la derecha delPSOE, para entendernos a rasgos gruesos, un espacio político abandonado por las estrategias de los dos grandes partidos, que en los últimos años han preferido activar la movilización banderiza que la conquista del electorado intermedio, al que siempre creen poder engatusar en el último tramopreelectoralmediante una suavización del programa. El tamaño y la profundidad de ese nicho lo va a medir la presumible candidatura de Basta Ya, nucleada en torno al concepto de nación que se perfila como el eje del gran debate fiIGNACIO nal delalegislatura. En reaCAMACHO lidad, el planteamiento esencialdelnuevo- -futuro, másbien- -partido coincide con la pauta estructural más vigorosa del discurso del PP pero Rajoy ha per, mitido que su defensa prístina de un Estado igualitario se impregne de un alboroto fácil de confundir con el ruido radical, y ahora es difícil propiciar el acercamiento de intereses comunes que sería deseable. Los cascos azules que Díez, Savater y Cía pretenden interponer entre los dos bandos se van a nutrir del desencanto ante la terca batalla de desencuentros, pero si hallan un sitio en el escenario de operaciones será sólo porque otros lo han desocupado antes. Temerosos de sufrir hemorragias, los dos gigantes tratan de empujar a la criatura etiquetándola con el marchamo del adversario. Nominalmente es obvio que la nueva fuerza se constituye a partir de personalidades de izquierda críticas con la deriva confederal y rupturista del zapaterismo, pero aunque por procedencia ideológica- -y por sus prejuicios casi culturales sobre la derecha- -deberían atraer al segmento más moderantista de los electores delPSOE, no es improbable que el vibrante coraje cívico y físico de sus promotores seduzca a votantes populares partidarios de la línea más dura frente al nacionalismo. Así resultó ser en Cataluña con la luego fallida experiencia de Ciutadans, beneficiaria de una amalgama de votos muy heterogénea cuyo único denominador común visible era un potente hastío ante las ofertas convencionales. Este tipo de proyectos suele disponer de una sola bala, y en todo caso conviene anotar objetivamente lo que ocurrió en las autonómicas catalanas: Ciutadans sacó tres escaños; pero el PP sólo perdió uno, por cinco del PSC. La irrupción de esta vía tercerista resulta de momento la gran novedad de la rentrée. Los más escépticos recuerdan la tendencia utilitarista y concentrada del sufragio español y el fracaso de otras intentonas de vocación bisagrista, pero los estrategas de campaña, que se han pasado tres años diseñando una política de garrotazos mutuos, calculan encuestas en mano a cuál de los dos hemisferios puede afectar más la aventura equinoccial de Rosa Díez y sus amigos. Para cerrarles el paso quizá sea ya tarde, y faltan condiciones para incorporarlos a una alternativa; la verdadera incógnita es la de qué harán con los votos que obtengan. Especular de dónde los pueden sacar es un pasatiempo estéril. Desdeuna estricta lógica democrática, larespuesta es muy simple: sufrirá mayor castigo aquel que más se lo merezca. E EL RECUADRO LA CIUDADANÍA DE DRAGUTINOVIC ESVANECIDO Antonio Puerta y caído al suelo como un ángel derrotado, con los ojos vueltos, se acercó Dragutinovic, le metió los dedos en la boca y consiguió que el mito sevillista no muriera allí mismo, ahogado al tragarse su propia lengua. Luego llegaron a todo meter el médico y el masajista del club, y ya conocen la posterior historia impresionante: Antonio Puerta se fue andando por su propio pie hacia su triste destino como un héroe griego, escrito ya en su afilada nariz de estatua de tragedia clásica el perfil de la muerte. ¿Dónde aprendió Dragutinovic primeros auxilios de un modo tan certero y eficaz? Y otra pregunta: si a usted se le hubiera desvanecido Puerta delante de sus ojos, ¿hubiera sabido acaso lo que tenía que hacer para que no se ahogara con su propia lengua? Y más preguntas, al hilo de las tablas de la gran metáfora sociológica que es el fútbol, que, José Tomás y Joaquín Sabina aparte, hace mucho tiempo que se ha convertido en la verdadera Fiesta Nacional Española, espejo de nuestro modo colectivo de ser, de pensar y de sentir. ANTONIO Dios no lo quiera, pero si usted va BURGOS por la carretera y el suyo es el primer coche que llega después de que otro automóvil se haya pegado un pellejazo importante y se encuentra con unos heridos que piden auxilio dentro de los hierros retorcidos, ¿sabe lo que tiene que hacer y qué no hacer bajo ningún concepto? ¿Y sabe lo que tiene que hacer si está en un restaurante en una comida de trabajo y el señor con el que va a hacer el negocio del siglo de pronto se atraganta con el villagodio, y se pone rojo, rojo, rojo, y ve usted que no puede respirar y que le faltan el aire y la vida, y que se está asfixiando? Y más preguntas al hilo de la eficacia de Dragutinovic: si con un calentador eléctrico defectuoso salen ardiendo las cortinas de la salita de su casa, ¿sabe usted lo que tiene que hacer? ¿Debe abrir las ventanas o cerrarlas a cal y canto? ¿Tiene que abrir las puertas o que ce- D rrarlas para que no entre una gota más de oxígeno y las llamas no se propaguen por toda la casa? Y si la cosa va a peor, ¿qué debe hacer? ¿Irse al descansillo de la escalera o subirse a la azotea? Y si en vez de un fuego es un terremoto, que empiezan a temblar las lámparas y a caerse al suelo todas las tonterías horteras de cerámica que tiene usted puestas en el mueble- bar, ¿sabe qué debe hacer que hacer para tener las máximas posibilidades de salvar el pellejo? Probablemente usted, como el guardia que suscribe, no tiene ni zorra idea de las respuestas a estas elementales preguntas sobre primeros auxilios y supervivencia. Y los chavales de la moto (sin casco) ni le cuento. En cambio esos muchachos, a partir de este curso, conocerán perfectamente lo que hay que saber sobre la paridad de género, los matrimonios homosexuales o las excelencias del laicismo. Si se les cae redondo al suelo a su mismo lado un compañero, primeros auxilios no podrán prestarle, pero pueden encomendar perfectamente su espíritu ciudadano con el recitado de cualquier artículo igualitarista de la Constitución. Digo yo que más que enfrentar a los españoles con la asignatura absolutamente prescindible de la Educación para la Ciudadanía, sería un canto a la vida y a la esperanza incluir en los planes de estudio la obligatoriedad de algo mucho más útil, humanitario y desde luego cívico: nociones y práctica de Primeros Auxilios y Supervivencia. ¿De qué nos vale saber los derechos civiles de las lesbianas si en caso de que una de ellas se medio ahogue en la playa con su amiga no sabemos hacerle el boca a boca para salvarla? ¿Cuántos de los muertos en carretera de las estadísticas de la Operación Retorno de hoy podrían salvarse si en el primer coche que llega tras el accidente van personas como Dragutinovic, que saben qué primeros auxilios han de prestarse, y cómo? Quizá en los colegios de Serbia ya aplicaron eso tan racional que propongo y por eso Dragutinovic, acordándose de lo que aprendió en clase de Primeros Auxilios y Supervivencia, pudo evitar que Antonio Puerta muriera asfixiado allí mismo, en los verdes campos de su ya mítico edén del orgullo de Nervión.