Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 s 9 s 2007 Atletismo s Campeonato del Mundo DEPORTES 73 Campeona, campeona, oé, oé, oé María Vasco, bronce en los 20 kilómetros marcha, reconoce que el año pasado pensó en dejar el atletismo MANUEL FRÍAS, ENVIADO ESPECIAL OSAKA. María Vasco celebró por todo lo alto la medalla de bronce que ganó en los 20 kilómetros marcha, la tercera para España en este Mundial. No era para menos. Su palmarés de la alta competición se había cerrado donde empezó, en los Juegos de Sidney, y de eso hace ya casi siete años. Las dudas le apuntaban directamente. Además, el año pasado fue para ella de esos para olvidar. El fallecimiento de su padre influyó en su vida deportiva. Fue decimoquinta en el Europeo y se le pasó por la cabeza dejarlo todo. No lo hizo. Me parecía de cobardes dejarlo Y siguió adelante, si cabe con más ganas. Ayer la moneda se dio la vuelta y, por fin, se le puso de cara. Ya tocaba, hace dos años me quedé cuarta y me dio la sensación de que había regalado la medalla. Hoy no podía pasar esto Sus ojos, siempre al borde de la lágrima, tenían un color especial. Ha habido de todo, sol, lluvia... Me lo he pasado fenomenal, como un niño con zapatos nuevos. ¡Qué hora y media más bonita, por favor! Parecía como si no quisiera que se parase el tiempo y que continuase la fiesta. Su entrada en la zona mixta del estadio fue única, con sus compañeras María José Poves y Beatriz Pascual cantando campeona, campeona, oé, oé, oé como si fuesen colegas en una fiesta. Lo más espectacular que se ha vivido en esa parte del estadio donde habitualmente se ven más frustraciones que alegrías. Pero la carrera no fue la fiesta que María Vasco quiso ver. Cierto es que la ausencia de Turova y el abandono sin salir del estadio de Ivanova dejó el podio muy abierto. Pero la tripleta rusa puso un ritmo endemoniado. No en vano han ganado siete de las once ediciones. Kaniskina, campeona de Europa, dinamitó la carrera. Le siguieron Shenyakina, campeona de Europa sub 23, y Sibileva. He salido en cuarto lugar desde el principio y quizás en algún momento he tenido una pequeña duda de qué podía pasar. Me decían que tranquila, pero me sentía caminando La catalana fue detrás, en tierra de nadie, hasta que a mitad de carrera se hizo con la tercera plaza. Mis rivales me han dado la sensación de tener miedo a algo, quizás a la climatología (30 grados y un 60 por ciento de humedad) y las he visto excesivamente lentas. Pero ya había advertido en los días previos que llegaba en un estado de forma demasiado fuerte como para salir ahí atrás, a la espera de ver qué podía pasar Ya con la medalla en la mano, la primera dedicatoria la tenía muy clara. Fue para su padre. Él ha estado en todo momento, en el kilómetro diecisiete ha dicho: María, es la recta final Va dedicada a él de todo corazón. A mi marido (el también marchador José Antonio González) que me ha estado ayudando las veinticuatro horas del día, a mi familia de Tenerife, que me ha estado ayudando en mi preparación, a mi compañera Poves y a toda esa gente que me quiere de todo corazón que en los momentos bajos han estado ahí Admitió que le dolió que se dudara de ella en los momentos complicados, cuando pasaban los años y no llegaban los resultados. Se había dudado de que si lo había dejado, que si seguía... Pero la que no dudaba de mí era yo. Los que tenían que ayudarme me han ayudado. Tengo claro que los que han dudado de mí no son amigos, los amigos están para lo bueno y lo malo. Hay María Vasco para tiempo. Hoy empieza una larga carrera deportiva resaltó la catalana, quien aseguró que en Osaka ha demostrado que lo de Sidney no fue una casualidad, han pasado siete años pero siempre he estado ahí adelante, lo que pasa es que aquí si no se consiguen medallas no se hace nada Estaba eufórica y no paraba. Ahora, su objetivo es Pekín. ¡Qué ilusión! Serían mis cuartos Juegos y evidentemente ahora sí que no voy a decir que voy para ser finalista, voy a intentar estar delante, evidentemente, a por chapa a continuar y seguir entrenándome Nunca dudé de mí Qué hora y media más bonita Llegaba en un estado de forma demasiado fuerte como para salir a la carrera ahí atrás, a la espera de ver qué podía pasar Ahora mi meta son los Juegos de Pekín y no voy a ir para ser finalista, voy a intentar estar delante, voy a ir a por la chapa Vasco señala al cielo para dedicar la medalla a su padre EFE Quiñónez repitió su récord de España de vallas en una final en la que fue séptimo M. F. OSAKA. Jackson Quiñónez, el primer español en una final de 110 metros vallas desde que hace 20 años Carlos Sala disputase la de Roma 87, logró escapar al último puesto en la disputada ayer, que cedió al jamaicano Maurice Wignall, y repitió el récord de España que había establecido el jueves en las semifinales (13.33) Además, Ruth Beitia se clasificó para la final de salto de altura- -mañana- -al superar el listón a 1,94 metros. Marta Mendía, con un mejor salto de 1,88, se quedó fuera. También se clasificó Iris Fuentes- Pila para la final de 1.500 metros al ser repescada con su tiempo de 4: 06.99. Dolores Checa, con una marca de 4: 20.44, se quedó fuera. Manuel Olmedo tampoco pasó de la semifinal de los 800 metros, al ser cuarto con un crono de 1: 45.61 CALLE NUEVE Javier Moracho Ex atleta WARINER, ANTE EL RANKING a victoria de Wariner en los 400 metros estaba cantada. Más difícil era rebajar el récord (43,18) Si a cualquier aficionado le hubiesen dicho hace unos años que un blanquito americano de 23 años iba a ser L capaz de correr como lo hace Wariner nadie lo hubiese creído. Correr como lo hizo en su día Johnson los 200 metros en 19.32 y los 400 en 43.18 con su estilo erguido ya era llamativo. Pero lo de Wariner aún parece más difícil. Y además logra mejores tiempos que su maestro a la misma edad. Le da igual sus rivales ya que nadie puede seguir su ritmo de carrera. Su entrenador, Clyde Hart, utiliza el mismo sistema que el que usó con MJ cuando le entreno. Pero con más experiencia y sin los errores que cometió con éste. No suele hacer mucha pista cubierta y no le deja correr 100 metros porque ahí Johnson se solía lesionar.