Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 1 s 9 s 2007 ABC BIBLIOTECA DE ORO Desayuno sin diamantes Consiga mañana, con ABC, la penúltima entrega de la colección Biblioteca de Oro, Las hijas de la noche de Edgar Wallace, por tan sólo un euro LUIS CONDE- SALAZAR El prolífico escritor inglés Edgar Wallace (1875- 1932) tiene en su haber una curiosa anécdota entroncada directamente con la producción literaria que llevó a cabo. Ideó, construyó y patentó un artilugio llamado The Edgar Wallace Plot Wheel La rueda de argumentos de Edgar Wallace consistente en dos círculos superpuestos. En el de abajo había escritas, no tan al azar como podría pensarse, una serie de líneas argumentales clásicas del género de novela de misterio. Véase, por ejemplo, amnesia asesinato robo herencia accidente explosión etcétera. El círculo superior, móvil, tenía una ventanita. Cuando el autor se quedaba atascado en alguna historia hacía girar la rueda. Cayera donde cayera, el bueno de Wallace seguía fielmente los dictados que le marcaba este particular oráculo de andar por casa. El asunto es que no se sabe muy bien si fue gracias al aparatejo, a su propio talento o a la increíble feracidad del espacio imaginativo de su cerebro que a lo largo de su vida, no demasiado longeva, llegara a escribir 175 novelas, casi 25 libretos teatrales y algún guión de cine (suyo es, en colaboración con Draycott M. Dell, el de la primera versión para la gran pantalla de King- Kong amén de despachos (fue corresponsal de guerra en los conflictos anglo- bóer de Suráfrica y ruso- japonés por las islas Kuriles) reportajes y críticas. Se dice que en su etapa de máximo apogeo uno de cada cuatro libros vendidos en Gran Bretaña llevaba su firma. De los relatos de novela negra se hicieron más de 160 adaptaciones cinematográficas. Casi nada. Montero Glez: El escritor debe contaminarse de la calle Publica Besos de fogueo una recopilación de cuentos TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Montero Glez, que reivindica la españolidad amén de reconocerse ácrata, iconoclasta y ateo, publica un libro que reúne diez de sus cuentos de los que cuatro son inéditos. El título, como todos los suyos, nace de un arte no muy frecuente- -hay músicos que le piden permiso para usarlos- que consiste en llevar a la portada palabras que atrapan al lector. En este caso, se ha decantado por Besos de fogueo (El Cobre Ediciones) El hecho es que el escritor realiza en él una especie de ajuste de cuentas con sus textos. Confiesa que Al sur de tu cintura antes de ser relato fue novela, Sed de champán mientras que la novela Manteca colorá que, previamente, varias veces cuento. ¿No le servirán estos manejos a sus enemigos para condenarlo? Qué va. La única forma que tiene uno de crecer es hacer grandes a los enemigos. Sin ellos no seríamos nada y añade: Soy un busquero, ando a la caza de historias para hacerlas mías Comenta que fue un niño feliz de clase media, aunque como varón único se sintió aislado. En su incipiente juventud rompió no con la familia- eso nunca pero sí con su dinámica. Ese nuevo rumbo lo llevó a tareas diversas no siempre remuneradas para la supervivencia, de modo que cuatro noches de una Navidad durmió en el Metro madrileño. Asegura que cometió el error de querer ser novelista antes de fajarse como cuentista- en realidad estaba fascinado por la mitología de los escritores, luego ya empecé a escribir con las tripas El abandono de todo por la Literatura se lo contagió Arturo Pérez- Reverte: Él me puso en el camino, pero no al modo de los cantamañanas. Yo no tenía economía y él me tendió una mano económica y me dio un consejo sabio, exígete Mi reconocimiento es para siempre Lo de ir de iconoclasta, ¿ayuda? Sí, pero no puedo sugerírselo a nadie. El tabú me va y creo que gracias a lo prohibido- -por eso le soy fiel- existe la literatura. Sin la Ley Seca no habría novela negra. No vengo del arrabal, pero mis historias están en él ¿Cree que su estilo alimenta el lenguaje? Lo ignoro. Soy escritor de instinto. Me he negado a estudiar filología, Feracidad imaginativa El título Las hijas de la noche The daughters of the night 1925) hace referencia a un anillo en el que están representadas tres deidades romanas, las tres furias que lleva en el dedo la norteamericana Margot Cameron, establecida temporalmente en Inglaterra y que es copia exacta de otro que fue robado del Museo del Louvre en París. Cerca de la casa que ocupa Cameron, situada en una zona rural de Inglaterra y en la que también viven su hermano, Frank, y la esposa de éste, reside otra estadounidense, la multimillonaria Mrs. Markham, que tiene depositado en un banco cercano un collar de diamantes valorado en 120.000 libras. Todos ellos tienen previsto zarpar en un barco que les llevará a Estados Unidos. El gerente del banco es el apuesto Jim Bartholomew, frívolo y amante de los deportes, enamorado de Margot. Su segundo es Sanderson, un contable abnegado con una curiosa afición: el detectivismo amateur Sanderson está investigando los movimientos de una banda de delincuentes, Los cuatro grandes especializados en el robo de joyas. Una noche, el contable aparece muerto, Jim ha desaparecido y los diamantes, también. ¿Qué le dictaría después la rueda a Wallace? No se lo pierdan. El escritor Montero Glez, envuelto en el humo de su pipa por miedo a que me castrara. Lo de sujeto, verbo y predicado... Ramón Gómez de la Serna dijo que la literatura no podía ser algo granítico, sino que necesitaba agujeros para respirar. Sí, empleo el argot popular. Estoy convencido de que el escritor debe contaminarse de la calle Este colaborador de ABC dice estar más que satisfecho de serlo, dado que la Literatura es cosa de este periódico. Mi abuela, 92 años, no cree en Dios, ni es monárquica, pero prefiere ABC a otros diarios, porque en él han estado siempre las mejores firmas. Si tardo en publicar, me dice que qué pasa que no salgo. Le voy a decir una verdad, más que mis novelas y cuentos, me interesa una pieza para ABC. ¡Me compré su Libro de Estilo pa- ABC Escribir con las tripas Soy escritor de instinto. Me he negado a estudiar filología, por miedo a que me castrara ra estudiarlo! El escritor se defiende de quienes lo crean tremendista en exceso. El tremendismo de Gutiérrez Solana nutrió a Cela, pero, antes que ellos existieron Quevedo y Goya. Llevo esa españolidad y esa cultura donde vaya. Piense en Picasso, un genio exiliado, que llevaba a sus amigos al sur de Francia para que admiraran la Fiesta, y quiso como mortaja un capote cordobés. Aquí pasa por patriota Franco, que destrozó España y lo hizo en compañía de moros, alemanes e italianos, y es que, entre nosotros, se cree que decir Patria es monopolio de la derecha, como las camisas de seda. Y no, todos tenemos derechos De calle madrileña se ha contaminado para Pólvora negra su próxima novela, sin que hayan faltado 3 años de documentación, logrando hasta los planos de la horchatería Candelas en la que Mateo Morral asistía a las tertulias de Baroja y Valle- Inclán, mientras preparaba su atentado contra una carroza de novios ocupada por Alfonso XIII y su esposa. Sí, el 31 de mayo de 1906, es el nuevo punto de mira de Montero Glez.