Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 s 9 s 2007 MADRID 41 Dos jóvenes son pisoteados por los toros durante el encierro de ayer, que dejó 23 contusionados en una carrera llena de peligro JAIME GARCÍA Espectacular montonera en Sanse El resbalón de un corredor, a la entrada de la plaza, causó una sucesión de caídas de mozos, indefensos ante los astados que llegaban. Por fortuna, les pasaron por encima. Fue la guinda a un emocionante sexto encierro MARIO DÍAZ MADRID. La plaza de toros de San Sebastián de los Reyes se estremeció ayer, y buena parte del público temió que, ante sus ojos, en el final del sexto encierro, se fuera a repetir el peligrosísimo tapón que hace dos años se vivió en el callejón: ayer, el resbalón de un corredor provocó una montonera de unos treinta mozos a la entrada de la plaza cuando aún quedaban astados por entrar. Podía haber pasado algo grave, son toros, pero el percance se produjo a la entrada de la plaza y no en el callejón, por lo que los corredores que venían detrás pudieron entrar al coso por los lados. Los toros, menos mal, pasaron por encima explican en el Ayuntamiento de Sanse La reacción de la mayoría de los aficionados que se vieron implicados, además, fue positiva, según otros veteranos corredores: Muchos que no pudieron pasar por los lados no intentaron saltar sobre la montonera, sino que se tumbaron encima: el toro así no se fija explica Francisco Javier Pascual, corredor desde hace más de 20 de sus 41 años. Una montonera puede ser peligrosa, pero no suele pasar nada, sólo que la gente se lleva grandes sustos, y sobre todo desde el tapón de hace un par de años añade David Checa, otro veterano corredor. Se refiere a 2005, cuando un tapón en el mismísimo callejón de entrada a la plaza provocó que cientos de corredores quedaran atrapados, 63 de ellos heridos, lo que causó una gran conmoción y un intenso debate sobre los encierros. Ayer, en todo caso, la montonera se produjo unos metros dentro del coso. Tras la buena reacción de los corredores, un par de astados pasaron a trompicones por encima de ellos sin empitonar a nadie. Al instante, el montón de corredores se desintegró y todos se pusieron a cubierto. Aunque decenas de sanitarios del fuerte dispositivo de estos encierros estaban atentos por si había que atenderles, no hizo falta: Ninguno de los 23 contusionados del encierro formó parte de la montonera explicaron fuentes municipales. Felicitación por el control de menores y borrachos M. D. Más de 140 policías de Sanse y decenas de miembros de Protección Civil baten cada mañana la manga antes de que se inicie el encierro para evitar la presencia de menores de 16 años (edad mínima para correr) y de personas con síntomas de embriaguez- -o de haber consumido otras sustancias- -para evitar accidentes. El balance, por el momento, es más que positivo, lo que el Ayuntamiento achaca al fuerte dispositivo desplegado pero también a la concienciación de los participantes. Ayer, la Comunidad quiso destacar este hecho. Agustín Carretero, director general de Política Interior, felicitó a las autoridades sanseras y al director de las carreras por la organización resaltando la especial meticulosidad en el control de los participantes. 2.800 corredores en la manga El susto se quedó sólo en eso, casi en la guinda a la emocionante carrera de ayer, la sexta de las fiestas del Cristo de los Remedios: unos 2.800 corredores recorrieron los 820 metros del recorrido en un minuto y 50 segundos, luciéndose ante el galope de los toros de Las Ramblas, salvo uno, de la ganadería de Victoriano del Río. Ese remiendo de última hora se comentó entre los corredores más veteranos antes del inicio: No están hermanados todos y no sabes cómo va a salir valoraba un mozo, al final muy satisfecho de su carrera, lo mismo que muchos otros: La manada no ha estado compacta y muchos hemos podido coger toro justificaban. Un astado colorado cogió la iniciativa de la carrera desde el principio. En la calle Real, se le unió otro negro y un cabestro, abriéndose una brecha entre éstos y el resto de la manada. Que hayan corrido separados gran parte del recorrido ha producido cierta confusión entre los participantes, y, fruto de esa tensión, es posible que se hayan producido caídas apuntó el edil de Festejos, Alberto Matiaces. Algunos corredores se apartaban ante la llegada del primer grupo de toros, mientras que otros los aprovechaban para correr junto a ellos. No eran peligrosos, iban dos hermanados y, además, con un cabestro explica David, que corre desde la mitad de Real hasta la curva de Estafeta. Ayer estaba muy contento de su carrera: Ha sido mi mejor día, a ver cómo viene el fin de semana Se prevé que los dos últimos encierros, hoy y mañana, sean los más multitudinarios. La organización insiste en pedir precaución a quienes se acerquen, sobre todo a los que no tengan experiencia previa: El toro no es ningún juego insisten.