Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 1 9 07 LA VACA QUE RÍE 16 S 6 LOS SÁBADOS DE Cobrar la luz de la mesilla L ROSA BELMONTE Todos los tontos tienen un perro levo todo el mes viajando de aquí para allá, confundiendo los números de las habitaciones de hotel (no, esa era la de ayer) y despertándome con la duda de dónde demonios estoy. Pues bien, una de las cosas que más me siguen sorprendiendo, además de cómo está el servicio (y pongo voz de Gracita Morales) es que en los hoteles (en los NH, por ejemplo) te cobren por usar el WIFI. Veinte euros al día nada menos en el NH Sotogrande (trece en el de Santander) Aclararé que no creo en la gratuidad de las cosas (no me parece natural ese pozo sin fondo que es internet, ese Corte Inglés de bufé libre, all you can download, todo lo que usted pueda descargarse) Pero estamos en otra historia. En los hoteles ya pagas por la estancia, que te cobren una conexión inalámbrica a internet es un cutrerío. Claro que han hecho una inversión para ponerlo a disposición de los clientes, eso nadie lo duda. Y los clientes agradecemos el esfuerzo. Pero cobrar por usarlo a estas alturas es como si te cobraran aparte por usar el agua caliente de la ducha, el aire acondicionado o la televisión (siempre se pueden poner de monedas, como en los hospitales) Como si te cobraran por encender la luz de la mesilla. Perras millonarias a decisión de la feísima Leona Helmsley (es evidente que la guapa Suzanne Pleshette le hizo un favor al interpretarla para la televisión) su decisión de dejar gran parte de su fortuna a su perro Trouble, digo, ha causado gran sorpresa entre los celosos humanos. Pero no es una excentricidad tan aislada. De hecho, hay perros que incluso son millonarios por herencia de sus padres, los canes que inicialmente recibieron el legado de sus dueños. Así, Gunther IV un pastor ale, mán que heredó de su progenitor (a ver si adivinan al nombre) Gunther III, sesenta millones de dólares que a éste había dejado la condesa alemana Karlotta Libenstein. En la actualidad la fortuna de chucho, que no tiene dueños sino un fideicomiso, asciende a ciento ochenta millones de dólares. En la lista apócrifa del Forbes animal también están un mono llamado Kalu, una tortuga llamada Fuffy o un loro llamado Csoki. Pero lo habitual es que la cria- L Perro con aspiraciones a figurar en la próxima edición del Forbes animal (si tal cosa existe) ABC tura a la que el propietario deja los cuartos sea un perro. Lo cual me lleva a ratificarme en mi idea de que no todos los que tienen perro son tontos pero todos los tontos tienen un perro. parque infantil tiene una puerta de hierro que se cierra sola para que los niños que disfrutan de los columpios, los sube y baja o del día nublado no se escapen. También hay un portero en la entrada para controlar al personal (y que la puerta no machaque a un ser diminuto) Un portero que me llama la atención cuando me introduzco tan pancha en el reducto de Nunca Jamás. Sorry, you need to come in with children Disculpe, tiene que entrar con niños, me dice. Ah, vale. Me voy. Con cara y sensación de pervertida y de sospechosa de pederastia, todo hay que decirlo. En ese momento me acuerdo de los carteles con ofertas que hay en las agencias de viajes y donde se destaca la leyenda Un niño gratis La próxima vez que quiera ir al Diana Princess of Wales Memorial Playground me pasaré antes por una agencia de viajes para recoger al niño ese que dan gratis. Un niño gratis n la peregrinación que llevo en Londres por los lugares dedicados a la Princesa de Gales, me acerco al Diana, Princess of Wales Memorial Playground Un parque infantil situado en los jardines de Kesington, cerca del propio palacio donde vivía. Y cerca del Diana, Princess of Wales Memorial Walk un paseo. El E En ese momento me acuerdo de los carteles con ofertas que hay en las agencias de viajes y donde se destaca la leyenda Un niño gratis