Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 9 07 SALUD Muerte súbita Caótico corazón TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO FOTO: CHEMA BARROSO Corazones aparentemente sanos y entrenados, como el del futbolista Antonio Puerta, pueden sucumbir por una muerte súbita Alteraciones cardiacas silenciosas están detrás de esos fallecimientos dramáticos. Detectarlas antes de que sea demasiado tarde salva vidas l sábado pasado muchos aficionados vieron en directo cómo el jugador del Sevilla caía fulminado en el terreno de juego. Parecía una inocente lipotimia o quizá un ataque de epilepsia. Logró recuperarse. Con la mirada perdida y por su propio pie abandonó el terreno de juego, pero con una auténtica tormenta eléctrica en su corazón. Entonces pocos podían pensar en un desenlace fatal. La vida del joven jugador se truncó por una displasia arritmogénica en el ventrículo derecho, una de esas enfermedades cardiacas hereditarias que producen arritmias fatales. Cuando se desencadenan, la actividad del corazón es tan rápida y caótica que la sangre no puede bombearse desde los ventrículos, como si el corazón se detuviera. El oxígeno no llega al cerebro y en unos segundos se pierde la consciencia. Si no se reanima el corazón con una descarga de alta energía, el paciente puede fallecer o arrastrar lesiones cerebrales irreversibles. No es el único trastorno cardiaco de base genética, capaz de provocar una muerte súbita La cardiopatía hipertrófica, el síndrome QT largo o el de Brugada tienen pocos o ningún trastorno anatómico y pueden pasar desapercibidos en un exámen médico rutinario. La exploración física o la auscultación cardiaca pueden ser normales. También engaña el excelente estado físico de los pacientes. Con malformaciones cardiovasculares potencialmente letales pueden gozar de un excelente rendimiento. En el caso de la displasia del ventrículo las arritmias se producen porque el tejido cardiaco está dañado. En un corazón normal, los músculos sanos que recubren el ventrículo derecho facilitan la conducción de la corriente eléctrica que se produce en cada latido E Dos jugadores atienden a Puerta tras perder el conocimiento en el partido del sábado La clave, la detección precoz