Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL Décimo aniversario de la muerte de Diana SÁBADO 1 s 9 s 2007 ABC Bryan Adams AFP Camilla Al Fayed, con David Furnish, compañero de Elton John REUTERS Sir Richard Branson AP Cliff Richard AFP Simplemente, la mejor madre del mundo Una sencilla ceremonia recordó a Lady Diana en el X aniversario de su muerte s Sus hijos, los Príncipes William y Harry, le dedicaron emotivas palabras s El arzobispo pide que se le deje ya descansar en paz POR ROSA BELMONTE LONDRES. Diez años después de la cara de funeral, los Príncipes William y Harry reían como anfitriones a la entrada de la Guards Chapel. Diez años después, celebraban la vida de su madre, Diana, Princesa de Gales, fallecida el 31 de agosto de 1997. Una vez dentro, la mayor parte de los invitados (incluidos el primer ministro Gordon Brown y sus dos predecesores, Tony Blair y John Major) llegaron los Príncipes entre el griterío del público concentrado en Birdgcage Walk. En la puerta de la capilla besaban a tíos y tías con sombrero. Con la dificultad que ello implica; hay que agacharse y luego buscar las dos mejillas debajo del ala. Primero atendieron a los hermanos de Diana, Lady Sarah, Lady Jane y al conde Spencer (cada vez más parecido a su padre y que ayer no tuvo oportunidad de arengar hipócritamente a la Reina como en el funeral) y a la Familia Real. Entre otros, los duques de Kent o el príncipe Michael de Kent, así como Lady Sarah Chatto y el vizconde Linley (el padre de ambos, Lord Snowdon, ya estaba en la capilla) Casi inmediatamente, legaron las Princesas Beatriz y Eugenia (ni su padre, el Príncipe Andrés, ni su madre, Sarah Ferguson, asistieron) A continuación, la princesa real, Ana (con la frente cada vez más parecida a la de Isabel I) acompañada de su marido, el vicealmirante Tim Laurence, y de los condes de Wessex. El Príncipe de Gales, quien realmente organizó la ceremonia (y quien más criticado ha sido) llegó obviamente solo, besó a sus hijos (los hombres de la Familia Real se dan dos fáciles besos) y permaneció con ellos para esperar a la Reina y al Duque de Edimburgo, que serían recibidos con otro griterío del público. Si la popularidad de la Reina cayó tras la muerte de Diana, después remontó y hoy es la figura más querida, no sólo de la Familia Real sino de todo el país (muy por delante de Paul McCartney) Así lo avalan las últimas encuestas. En la espera de la querida Soberana, los Windsor bromearon con el discurso del Príncipe Harry, que éste se pal- Earl Spencer, hermano de Diana, con sus hijos AP La Reina y los príncipes Felipe, Carlos, Harry y Guillermo