Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 1 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM RAJOY NO ES HAITINK MAGINEMOS que, como acaba de ocurrir en la clausura del Festival Internacional de Santander, la Royal Concertgebouw, dirigida por Bernard Haitink, interpreta la Sinfonía n 8 de Antón Bruckner. Si relativizamos el acontecimiento, que es un gran método para empobrecer los análisis, estaremos ante un gozo musical como los que, desde hace más de medio siglo- -de Manuel Riancho a José Luis Ocejo- -añade la capital de Cantabria al encanto de sus veranos; pero si, dejándonos llevar por la obsesión que nos alarma, vemos en tan deseable acontecimiento sinfónico una alegoría del PP pasaremos a M. MARTÍN tenerlo todo mucho más FERRAND claro. O más confuso; que la derecha española, más atenta siempre a los intereses cortos que a las ideas largas, tiende a ser una contradictoria hibridación entre el masoquismo y el rechazo del talento. En esta ensoñación, el partido- -el PP- -es la orquesta y la música de Bruckner simboliza la partitura de lo que es, o debiera ser, la Nación española. Vesko Eschkenazy, el concertino, puede servirnos como trasunto de Miguel Aceves. Sin concertino no hay afinación, pero cualquiera puede ocupar su plaza. Del mismo modo, Eduardo Zaplana visto como Godfried Hoogeveen, el primero de los violonchelos, es susceptible de relevo sin lágrimas. Por las mismas razones que el cartagenero llegó al PP podría haber sido el valet de José Luis de Vilallonga, que en paz descanse, y haber aprovechado el deslumbrante vestuario del marqués de Castelvell para, haciéndoselo arreglar, parecer un gentleman de segunda mano. Lo grandioso de la Concertgebouw, como de la London Symphony Orchesta, las filarmónicas de Berlín y Viena o de cualquiera de la media docena de orquestas que nos hacen sentir más que las demás, no está en ninguno de sus músicos. Reside en el conjunto y se centra en la rotunda coherencia de su sonido y en su capacidad para absorber y perfeccionar los que van enriqueciendo, poco a poco, la historia de la música. Es su personalidad bien diferenciada el punto de apoyo en el que se sustenta la palanca de su éxito. ¿Con un director como Haitink la gran orquesta holandesa suena mejor? Podría ser, pero no suena peor sin él. El conjunto lleva impregnadas sus partituras con el perfume del talento acumulado a lo largo de toda su larga historia y arrastra la memoria de directores anteriores, como Willem Mengelberg o Ricardo Chailly. Disfruto con el recuerdo de la música mientras tiemblo en la imaginación de la alegoría. Ha dicho Mariano Rajoy, el Bernard Haitink- -el director- -de esta ingenua parodia paralela, que su sucesión está muy lejos Más aún, ha cerrado la hipótesis del debate con un sin comentarios que, quizás, podría emitir el propietario único de cualquier negocio; pero parece inadmisible, cuando cursa la tribulación, en quien sólo es un eventual discontinuo al frente de un propósito político con diez millones de votos. Hasta el flautín entrará en rebeldía. EN FIN UN PATATAL nio) Como si no se hubiera intentado nunca. ¿Y por qué Latentado deETA contra los guardias civiles de Duno el punto de partida de Txema Montero (La Vanguarrango, y elquese frustró días después, nohan provodia. 18 de junio) la próxima negociación sólo puede entacado una nueva guerra de trincheras entre los granblarse previo abandono definitivo de la violencia y entredes partidos. No, al menos, con la intensidad defuego de haga de las armas. ce escasas semanas. Por ahora. ¿Vamos progresando o es- En política antiterrorista no se puede aplicar el que los sopores del verano tardío han dejado a los agitadoprincipio acción reacción (Miren Azcárate, portavoz res de guardia con los sensores empañados? Tiempo habrá del Gobierno vasco) ¿Cuál entonces? ¿El principio de confirmar una u otra hipótesis. ETA, por desgracia, no acción resignación? ¿O tal vez el de se va a privar de ofrecernos ocasiones suficientes. acción negociación? Pero, aún en el mejor de los casos, no hay que- Ahora es más necesaria que nunca la polítihacerse ilusiones. La recuperación de un consenca (Ibarretxe, de nuevo) De acuerdo, pero ¿qué so sincero sobre política antiterrorista nunca se política? Dialogar es una política, pero no hacerproducirá antes de las próximas elecciones. Y no lo, también. Fue la política, y no sólo la acción jusólo porque cada cual pretenda extraer hasta la dicial y policial, la que casi acaba con ETA para última gota de las miserias del contrario (quien 2004 (Rogelio Alonso. Tercera ABC. 12 de junio) no haya intentado sacar rédito político del asunto que tire la primera piedra) sobre todo porque EDUARDO SAN Aislamiento de los violentos, Ley de Partidos, cooperación internacional y unidad de los grandes será imposible restablecer en tan poco tiempo MARTÍN partidos. He ahí toda una política. una confianza recíproca que se ha perdido hasta- Seguiremos trabajando para conseguir la paz (Zapara los asuntos más triviales. Bastaría con ponerse de patero e Ibarretxe, casi a coro) ¿Y quién no? También acuerdo, por el momento, sobre algo tan elemental como ETA dice trabajar por la paz. Esta no es una discusión de el significado de algunas proposiciones. Para empezar, fines, sino de medios. Y es en éstos, y sólo en éstos, en lo qué se entiende por lucha contra el terrorismo En los que hemos estado en profundo desacuerdo. últimos tiempos, no todos hemos interpretado como tal- No es cierto que ETA y HB estuvieran en las últila misma cosa. ¿Qué es primero? Derrotar a ETA, o mas en 2004 (Algunos reescritores del pasado) Estaban conseguir la paz cualquier cosa que eso signifique? asfixiados y ahora tienen oxígeno para años ResponsaTautologías aparentes han sembrado de cizaña el teble policial francés citado por José Luis Barbería (El País. rreno de una discusión útil sobre política antiterroris 29 de abril de 2006) ta. Algunas vienen de muy atrás y han echado raíces en- Al final, todas las guerras terminan en una mesa el discurso público. Lo que para algunos es un sobrende negociación (Ciertos ilustrados) Sí, pero casi siemtendido, para otros no es sino una máscara que oculta pre después de la rendición, la capitulación o la derrota significados poco inocentes. Y, o se arrancan de cuajo de uno de los bandos. Esa es la verdadera lección del caso esas malas hierbas, o el campo de juego va a seguir heirlandés (Rogelio Alonso, la Tercera citada y muchos cho un patatal. otros textos) Analicemos algunas muestras, aventadas justo desFrases hechas, declaraciones tan grandilocuentes copués de la ruptura de la última tregua, lo que les confiemo vacías e imposturas verbales. El enemigo sabe mucho re una intención bastante clara. Invoco en mi auxilio a de la perversión del lenguaje para jugar siempre la partialgunos apreciados colegas: da en su terreno. No le demos encima la ventaja de enchar- Hay que volver a intentarlo una y mil veces (Ibacar el nuestro con la manguera de las palabras huecas. rretxe después de entrevistarse con Zapatero el 20 de ju- I E -A todo esto, ninguno de los que se han hartado de Zapatero ha pedido el carné del Partido Popular.