Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 31- -8- -2007 40 jer joven cuya silueta le permitía ponerse casi todo lo que quisiese- -lo que se dice una buena percha- nunca fue de armas tomar. Tenía un lado mucho más suave y frágil. Si comparamos a la Princesa de Gales con Camilla, la duquesa de Cornualles, habría que decir que son muy distintas, porque si Lady Di poseía unas medidas y unas proporciones más llamativas como punto a su favor, Camilla tiene en cambio una fuerte personalidad que puede llegar a ser atractiva en otro terreno. Camilla no es una mujer que llame la atención, pero eso no quiere decir que sea más o menos elegante. Simplemente se trata de dos actitudes distintas. Aunque quizá no encaje con el estilo de mis diseños, sí me hubiese gustado vestir a la Princesa de Gales, pues tuvo una gran relevancia y una actitud y unas medidas muy buenas para cualquier diseñador. Sin embargo, nunca me apasionó estéticamente, pues el oficialismo que la rodeaba daba lugar a una falta de espontaneidad que no te llega a emocionar. Aunque, eso sí, hay que reconocer que su imagen sí pareció reflejar su verdadera personalidad y su forma de vivir muy cuidada, y eso me parece algo fundamental. 81 ocultaba un desequilibrio, pues todos los excesos revelan un desequilibrio. Desde luego, si hubiera que destacar algo de su estilo sería la sencillez. Sin embargo, esta estética no fue premeditada, sino algo impuesto por las obligaciones que una mujer como ella, con su importancia, debía cumplir. En muchas ocasiones, se ha asegurado que su imagen era elegante en los actos oficiales, para pasar a algo más informal en otras situaciones donde el protocolo importaba menos. Pero, personalmente, me parecía mucho más atractiva e interesante fuera de los actos oficiales, en los que su forma de vestir era demasiado ordenada, poco relajada, pues llevaba siempre trajes demasiado escotados y ajustados. Su prenda más habitual fue sin duda el traje de chaqueta, siempre con sastres muy encajados y creo que la definiría como una mujer joven, atractiva, agradable, vistosa y muy correcta que, dentro del estilo clásico con un toque británico, apostó por renovarse, aunque nunca arriesgó en el color. Aun así, no me parece que Lady Di sea un personaje relevante en el mundo de la moda, pues fue su posición la que le hizo estar en el punto de mira, no su faceta como imagen. Diana contó además con el apoyo del diseñador italiano Gianni Versace, que seguramente la aconsejó en todo tipo de fiestas e inauguraciones. Sin embargo, no creo que el italiano marcara su estilo, pues Versace tiene un lado muy provocativo y, aunque era una mu- Dos mujeres, dos estilos Lady Di, con un estilo informal, durante una visita a Bosnia AP Diana de Gales fue muy amiga del diseñador italiano Gianni Versace. En la imagen, un boceto de unos de los diseños que creó para ella Uno de los célebres retratos que realizó Mario Testino poco antes de su muerte ABC Diana, con un sombrero de Philip Somerville ABC