Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 31- -8- -2007 40 79 bros de la realeza. Testigos directos de cómo el heredero a la Corona conseguía imponer a la mujer de su vida ante la mismísima Reina, fueron los príncipes Guillermo y Enrique. Los dos siguieron con sus estudios aunque con resultados y actitudes bien distintas. Amigos, confidentes, y solos ante los difíciles momentos que la vida les ha puesto en el camino, rápidamente se vieron las diferencias que hay entre ambos, y cómo sus personalidades son tan dispares. A Guillermo le tocó desde niño asumir el papel del mayor de los hijos, del sucesor del Heredero. Vivo retrato de su madre, desde su infancia comprendió el abismo que separaba a sus padres. Los problemas que se sucedieron dentro de las puertas de palacio hicieron que Guillermo tuviera que madurar antes de tiempo y proteger en cierta manera, a su hermano pequeño, mucho más inquieto, inestable y rebelde que él. De sus juergas nocturnas, sus abusos con el alcohol, sus fiestas vestido de nazi, sus porros de marihuana o sus peleas callejeras dan buena cuenta los tabloides británicos. Enrique era el díscolo. Guillermo, el pacífico. Enrique siempre tuvo que soportar los muchos comentarios que surgieron sobre su extraordinario parecido físico con James Hewitt, un amante de Diana, que algunos señalaron como posible padre del príncipe. Las fechas no coinciden y ese parecido no es razonable en el tiempo, pero incluso así siempre hay quien prefiere quedarse con la versión mala de la historia, que la buena les aburre sobremanera. La ausencia de su madre, la presencia de Camilla, los relatos de Hewitt... Demasiadas cargas para un adolescente que no acaba de madurar. Es verdad que últimamente parece más centrado con su novia y su incorporación como miembro activo del Ejército de Su Majestad. Puede que incluso con el paso del tiempo madure y se haga lo suficientemente responsable como para no traer más disgustos ni escándalo al hogar de los Windsor. En cuanto a Guillermo... Su próxima boda con Kate Middelton podría ser otro de esos momentos fundamentales en el destino de la Corona inglesa. La pareja ha vivido su primera gran crisis y ahora la reconciliación podría culminar con el happy end que tanto gustaba a la bisabuela de su madre, la escritora Barbara Cartland. Guillermo y Enrique El príncipe Guillermo (centro) junto a su novia Kate Middleton y su AP hermano Enrique, durante un partido de rugby La Boda del siglo Los Príncipes de Gales abandonan la catedral AP de San Pablo tras contraer matrimonio el 29 de julio de 1981 de esta película, la nada atractiva Camilla, que ni con las inyecciones de vitaminas del doctor Champs pudo encandilar al pueblo británico. A una edad en la que muchos celebran sus bodas de oro, Carlos y Camilla se prometían amor eterno ante los ojos de la Justicia y con una bendición curiosa en la ceremonia que se celebró para culminar este acto. Si no fuera porque en su historia hubo una víctima que siempre contó con el apoyo del pueblo, la suya sería, y es, una de las historias de amor más impresionantes que se recuerdan entre los miem- Diana junto a Camilla, en octubre de 1980 EFE