Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC repasa las conclusiones de la investigación del accidente que costó la vida a Lady Di, llevada a cabo por Scotland Yard y cuestionada por el padre de Dodi Al Fayed La investigación del accidente El estilismo de Diana El diseñador Miguel Palacio analiza el gusto de la Princesa de Gales por la moda, que sufrió una notable evolución desde el desinterés a la obsesión Tras la pérdida de su madre, los medios respetaron la intimidad de los príncipes Guillermo y Enrique, pero poco después se lanzarían al asalto de su vida privada La Familia Real 73 los diez años del fallecimiento de su madre en accidente de coche en París con Dodi Al Fayed han decidido organizar un servicio religioso para 500 personas en la Guards Chapel, cercana al palacio de Buckingham y a Clarence House. El oficio religioso tendrá lugar hoy a las 12 de la mañana y será transmitido en directo por la BBC, que conectará una hora antes. En la ceremonia, donde todo está medido, las lecturas correrán a cargo de los príncipes William y Harry y de Lady Sarah McCorquodale, hermana mayor de Diana. Las plegarias han sido especialmente escritas por Rowan Williams, el Arzobispo de Canterbury, y entre los himnos y la música estarán los favoritos de la Princesa. Al servicio asistirán desde treinta miembros de la Familia Real a familiares de Diana (incluida Raine, la madrastra) pasando por el Primer Ministro, Gordon Brown o los anteriores Tony Blair y John Major; amigos cercanos de la Princesa como Simon Solari (su chófer) Rosa Monckton (la que puso el grito en el cielo por la presencia de Camilla) o personalidades tipo Elton John, el fotógrafo Mario Testino o el cineasta Richard Attenborough. También estarán presentes unos cien representantes de organizaciones de caridad relacionadas con la Princesa. En la lista de invitados se incluyen las damas de honor y los pajes de la boda de los Príncipes de Gales en 1981. Entre ellos, India Hicks, Lady Sarah Armstrong- Jones (ahora Lady Sarah Chatto por su matrimonio) o Lord Nicholas Windsor. A propósito de la lista y de la decisión de la Duquesa de Cornualles de no asistir, escribía ayer Carol Sarler en The Times que será difícil ignorar al resto de paquidermos, entre los cuales, francamente, la Duquesa de Cornualles podría haber sido el más insignificante Se pregunta si realmente en la capilla estará la gente que a Diana le importaba o la que no. Habla por ejemplo de los cortesanos a los que despreciaba, temía y echaba la culpa de su infelicidad como Robert Fellowes, secretario de la Reina y marido de su hermana Jane. Pero, sobre todo, habla del ex marido, que la engañó y aplastó- -Camilla no hizo promesas a Diana; él sí- -y de la ex suegra que la despojó del tratamiento de Alteza Real. Termina el artículo diciendo que si fuera Diana y viera ese panorama se les apa- En el Puente del Alma, el lugar donde murió, se mantiene vivo el recuerdo a Diana recería y perseguiría para siempre. Y unas páginas más adelante, Rosemary Righter escribe que diez años después sigue pensando que la muerte de Diana fue la mejor cosa que podía pasarle a la Familia Real. Viva, divorciada, caprichosa, todavía seductora y con los medios a sus pies, era una moderna Morgana (la de Arturo) un dulce veneno para la nación Así las gastan en la prensa seria británica. También es cierto que Rosemary Righter admite que los dramas nacionales como la muerte de Diana convierten a los individualistas ciudadanos en una comunidad y en monárquicos de corazón que necesitan símbolos, aunque tengan la locura del Rey Jorge y aunque su secreto de belleza sea la bulimia Pero acostumbrado a transformar el dolor ajeno en una especie de espectáculo, el público ha sido excluido de la ceremonia. Margaret Tyler, una inglesa que viaja por el país para ver a miembros de la Familia Real y que ha ido a Kesington Palace cada 31 de julio, decía a The Daily Telegraph que pensaba que en la capilla de los Guardias habría pantallas gi- AFP Rosemary Righter escribe en The Times que la muerte de Diana fue lo mejor que podía pasarle a la Familia Real En el libro de firmas de la exposición dedicada a ella en Kensington, se desborda la literatura hagiográfica gantes como en el funeral, pero que si hoy no va a ver nada se irá con sus flores al palacio de Kensington. El palacio de Kensington, donde Diana vivía, es un lugar fijo de peregrinación para sus fieles. Lógicamente, la impresionante alfombra de flores en la puerta de hace 10 años no se ha repetido, pero las rejas del palacio siguen siendo un altar en recuerdo de la Princesa. Un altar kitsch lleno de infantiles collages, mensajes y flores. Un poco más allá, en Hyde Park, se puede visitar la zen fuente conmemorativa de granito dedicada a la Princesa de Gales que invita a remojarse los pies (invitan a ello oficialmente) Ayer por la mañana sólo había dos ramos de flores a los pies de un árbol y los pies de un par de jóvenes remojándose. Pero en la puerta de Kesington la cosa cambia (en el negociado de flores, mensajes y cartulinas con fotos de Diana protegidas con plástico) Eres la mejor se lee en un folio. Y sigue con Mejor que todos los... Se ve que se metían con alguien (y la reja no es The Times así que alguien arrancó convenientemente la palabra fea con papel celo (como las empaquetadoras de El Corte Inglés hacen con los precios de los regalos) También hay quien escribe, sobre papel amarillo, para que destaque, y copiando una cita, que el castigo de Dios caerá sobre los que atormentaron a Diana. Pero es que dentro del Palacio, en la exposición dedicada al icono Diana, una princesa recordada en el libro de firmas, la literatura hagiográfica se desborda. Qué pena que los otros royals no sean como tú o Qué elegancia, qué belleza, qué maravillosa princesa También, Llena de sonrisas y alegría. Nunca volveremos a ver algo así en la historia O Diana, fuiste, eres y serás mi único ídolo Y los españoles: De Carmen Molero, besos con cariño o Un besazo desde España para la princesa más guapa Nosotros, tan sencillos, vamos y firmamos autógrafos a la Princesa de Gales. Me gustaría ver la cara que se le quedaría a la Reina si leyera todo esto. Aunque ya es bastante que venga a Londres para el servicio religioso. Según el Daily Telegraph ha viajado toda la noche en el tren real desde Balmoral. Y en cuanto acabe la ceremonia volverá con el Duque de Edimburgo a Escocia, esta vez en avión. Para llegar se ve que no tenía prisa.