Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 40 MUY PERSONAL JUEVES 30- -8- -2007 ABC José Luis Borau -Pero casi le da un jornal al ciudadano Welles. Director, productor y presidente de la Junta de la SGAE Me faltaron 150.000 dólares para dirigir a Orson Welles POR ANTONIO ASTORGA FOTO: FRANCISCO SECO osé Luis Borau, uno de los nuestros, de los grandes del cine, quiso darle un jornal a Orson Welles en Río abajo pero un puñado de dólares lo impidió. Hoy preside la Junta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) tras dirigir la Academia de Cine. Por su amor al arte se rompió la cadera. Iba a una reunión del Patronato del Reina Sofía y tropezó en un baño. Cayó al suelo y empezó a gritar. Aparecieron dos vigilantes: ¡No se mueva! Borau no se movió, vive en la segunda planta de su Fundación- -que mima como el gran guión de su vida- del sillón a la cama y de la cama al sillón. ¡Tanto como forrado no sé! pero llevo un buen parche. Es como tener una petaca en la cadera. Mi padre llevaba siempre una petaca con puros en el bolsillo. O como esas petacas de al- J cohol de las películas del Oeste, pero no es tan pesada como las de plata con whisky. ¿Quién rompió la cadera a B. (orau) -Fuí yo mismo, todo por intentar recuperar un manuscrito. ¿Y el malo de la película de los guiones? el esqueleto para nuestra facultad Ahí dice que es médico. -Nos sentamos en la mesa camilla y jugamos al scrable con el maestro Borau: ¿guión perfecto? -El original no terminado de El cine en nuestro lenguaje un estudio de cómo utilizamos el cine en la vida: el malo de la película, siempre nos quedará París, nadie es perfecto... ¿Cuál? ¿Se siente miedo escénico al frente de la SGAE? -Cualquiera de los que se ven hoy. Abra la cartelera y todos los guiones son el peor. ...Y desde entonces es usted un hombre forrado en titanio. El apartamento es un prodigio de malicia cinematográfica. Se basa en un truco: que viva un médico en el apartamento de al lado. ¿Por qué? Porque si no hay un médico el día de Navidad una persona se te suicida y no puedes hacer nada. Y por eso se nos presenta al médico al principio: observa cómo Jack Lemmon saca al rellano botellas de whisky, ginebra, etcétera, y se sorprende de sus ligues. El vecino le pide un favor: Que cuando se muera, porque no va a durar mucho, deje Lemmon ¡Oiga, que la compré! Era antigua y se restauró. Pertenecía a los estudios Exa. Además de las Campanadas de Orson, ahí se montó Los golfos de Carlos Saura, y Mi querida señorita que dirigió Jaime de Armiñán, pero que produjo un servidor; Furtivos Hay que matar a B Tengo algún libro de Orson Welles salvado de la quema de su casa de Aravaca, aunque no llegué a conocerle. ¿Qué hace la moviola de Campanadas a Medianoche ahí, río abajo en su sanctasanctorum -Estoy asustado. Presido la Junta de la SGAE, que es como una monarquía constitucional. Hay un rey que reina, pero no gobierna, y un jefe de gobierno que gobierna. El cargo tiene su responsabilidad, como mejorar la imagen de la SGAE. -Madrid era un imperio Bronston en el que convivieron Ava Gardner, David Niven, Charlton Heston, Sophia Loren, Alec Guinness, John Wayne, Henry Hathaway, Anthony Mann, David Lean y Nicholas Ray, que montó un bar, el Nick s, en la calle Cartagena... ...Todavía existe el local, en la esquina de Cartagena y Avenida América. Cuando Nicholas Ray estaba aquí rodó 55 días en Pekín y yo era alumno de la Escuela de Cine, en el año 60. Allí fue una semana, y algunos le criticaban, para hablar de su trabajo. -Era en Río abajo para sustituir a Fernando Rey, que iba a interpretar a un gabacho. Se me ocurrió, en homenaje a Sed de mal -una película en la frontera- -darle trabajo a Orson. Le llamé, sabía que estaba muy necesitado de dinero, pero todos los asuntos de él los llevaba el Príncipe Tasca, que era un yugoslavo de cuidado. A Tasca le explicamos que queríamos que Orson interpretara a una especie de mafioso. ¿Tienen ustedes 150.000 dólares? nos pidió Tasca. Si tienen ustedes esa cantidad haremos la película, sin leer el guión insistió. Yo no tenía ni cien dólares. Y por eso no pude dirigir a Orson, y sí Sam Jaffe, que actuó. El tercer hombre cuyo director no me gusta casi nada y el tiempo me ha venido a dar la razón: Carol Reed. Y me siguió pareciendo horrible como en su momento. El tercer hombre es un milagro. Yo siempre digo que un director malo no puede hacer una película buena, pero Reed sí la hizo, no sé si por la historia de Graham Greene o por Orson Welles. -Las películas se hacen, es mi teoría, a propósito de una historia, pero hoy en día se trata de inventar imágenes, que sean por sí mismas deslumbrantes, y bonitas. Hay alumnos en las Escuela de Cine, y no solamente en las de España, que piensan que el cine comienza con Spielberg, y que todo lo anterior fue un prólogo. ¿Existen las películas milagro? -Y que no disparen al guionista. -Un prólogo furtivo... -A mí me gusta hacer la película que me gustaría ver. En Leo hay momentos que me gustan. Rodar equivale a fracasar, inventas la historia, los personajes y vas cediendo. Me gustaría hacer películas sin historia: gente real hablando de sus cosas, pero sin más. -Lo que no vuelvo es a producir. Me costó seis años pagar Leo Si alguien me contrata y todavía tengo ¡movilidad! hago la película encantado. ¿Volvería a dirigir? José Luis Borau, creador de Furtivos asegura que volvería encantado a dirigir, pero no a producir películas