Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El problema de la inmigración JUEVES 30 s 8 s 2007 ABC Los robos van a aumentar Los ánimos siguen caldeados en Llanos del Caudillo (Ciudad Real) donde los hurtos que cometen temporeros rumanos de un asentamiento cercano pueden ir a más a medida que estos dejen de ganar dinero por el fin de la recogida TEXTO: SEGUNDO SANZ FOTOS: JAIME GARCÍA CIUDAD REAL. La temporada de recolección de productos agrofrutales en Castilla- La Mancha está llegando a su tramo final, mientras la desesperación se apodera de los inmigrantes rumanos que se desplazaron a la región para trabajar como temporeros Aunque quienes afirman sentirse ya quemados por el comportamiento incívico de estas personas son los vecinos de pequeños municipios manchegos como Llanos del Caudillo (Ciudad Real) de 739 habitantes, una de las localidades que más se ha visto este año sorprendida por la afluencia de rumanos- -hasta 350- Algunos de los acampados a escasos 500 metros de la plaza han protagonizado hurtos en viviendas y huertas. En mi casa ya han entrado tres veces a robar relata Vicente Pacheco, un agricultor de la zona. Esta situación parece que puede empeorar, pues cada vez son menos los rumanos ilegales que son requeridos para la recogida porque aquí está terminando, en septiembre irán al sur para la vendimia, y así cuando no tengan que comer, los hurtos van a aumentar sostiene otro vecino que prefiere mantener el anonimato. A mí también intentaron robarme el coche y al Bar La Sociedad le han quitado botellas y abierto las máquinas tragaperras relata un tercero, indignado. Y añade: Faltan hasta gallinas y conejos de algunas granjas No obstante, la principal denuncia de los vecinos pasa por las circunstancias que se derivan del consumo excesivo de alcohol que realizan estos inmigrantes. En la mañana de ayer, un BMW conducido por un grupo de ellos, mientras iban bebiendo botellas de cerveza, chocaba contra el vehículo estacionado del bibliotecario del pueblo, causándole desperfectos. Los fines de semana se emborrachan y entran en el club para sobrepasarse con las chicas cuenta Rosa María García, una joven de la localidad. Rosa cree que la historia con final no deseado que se produjo hace diez años puede volver a repetirse. Fue entonces cuando el pueblo reaccionó en bloque y logró la expulsión de un grupo de 20 temporeros magrebíes que también intentaban ser empleados en labores de recogida. La chispa saltó cuando algunos de estos magrebíes acosaron a una muchacha en las fiestas patronales- -que comenzarán este año el 16 de septiembre- ante lo cual la respuesta de los vecinos fue inmediata. Este precedente anda cerca de reeditarse si los ánimos se caldean más de lo que están. El otro día hubo problemas en la discoteca, porque varios de esos rumanos rompieron botellines y empezaron a bailar con ellos en la mano. con aparente intención de cortar a alguien apunta un lugareño. Él no duda de que si hacen algo malo a alguien, está más que claro que tendrán su merecido Ya que somos pocos, debemos defendernos entre nosotros sentencia. Hasta el momento sólo han surgido leves enfrentamientos entre vecinos e inmigrantes, pero son estos últimos quienes sí protagonizan a menudo fuertes riñas entre ellos mismos. Hay algunos que se ponen a maltratar a sus mujeres en medio de la plaza y eso no gusta verlo subraya la misma fuente. Al temor de las gentes, se une su malestar por la manera en que ensucian las calles, lle- Reacción conjunta Hace diez años, el pueblo ya se rebeló contra unos braceros magrebíes que acosaron a una joven