Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29- -8- -2007 TOROS www. abc. es toros 79 EN EL LX ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MANOLETE Los toros se arrodillan en su memoria LINARES Plaza de toros de Linares. Martes, 28 de agosto de 2007. Primera corrida de feria. Casi lleno. Toros de Victoriano del Río, incluido el sobrero (5 bis, que fue el mejor) justos de fuerza y faltos de casta. Enrique Ponce, de grana y oro. Estocada (oreja) En el cuarto, estocada (saludos tras leve petición) El Fandi, de coral y oro. Pinchazo hondo (oreja con fuerte petición de la segunda) En el quinto, pinchazo, estocada y dos descabellos (oreja con petición) Salió a hombros. Alejandro Talavante, de rosa y oro. Dos pinchazos, estocada corta y descabello (saludos tras petición y bronca a la presidencia) En el sexto, tres pinchazos y estocada contraria (silencio) La terna y el mayoral salen a hombros en San Sebastián de los Reyes ABC S. S. DE LOS REYES. José María Manzanares firmó ayer una gran faena en la segunda de la Feria de San Sebastián de los Reyes, y salió a hombros del coso madrileño de La Tercera junto a César Jiménez y Sergio Aguilar; el mayoral de Daniel Ruiz también se atrevió a acompañar a los de luces merced a un encierro manejable y justo de presencia, según informa burladero. es. El balance final fue el siguiente: César Jiménez, oreja tras aviso y dos orejas. Sergio Aguilar, que sustituía a Cayetano Rivera Ordóñez, pitos tras dos avisos y dos orejas. José María Manzanares, dos orejas y silencio. Toros de Daniel Ruiz, desigualmente presentados, terciados en conjunto. 1 3 y 4 nobles; 2 y 6 deslucidos. 5 encastado. La plaza registro dos tercios de entrada. ROSARIO PÉREZ LINARES (JAÉN) Veintiocho de agosto de 1947. Hace 60 años, Linares era un telar de lágrimas. España entera se convirtió, como la cárcel de Miguel Hernández, en una fábrica de llanto. Ayer el coso de Santa Margarita se introdujo en la máquina del tiempo y tributó a Manuel Rodríguez Manolete un emotivo minuto de silencio, con los matadores y las cuadrillas desmonterados. La figura del Monstruo de Córdoba, lejos de menguar, se ha dilatado con el paso de la vida. Los medios locales explayaban en sus páginas su grandeza, mientras múltiples aficionados linarenses felicitaban a ABC por el despliegue hecho sobre el mito el pasado domingo. Por la mañana, antes del sorteo, la gente se acercaba al lugar de la tragedia. Se hacían fotos: Aquí lo mató el miura decía un mitómano. En ese mismo terreno, en el del tendido 2, donde Islero y Manolete quedaron inmortalizados, unos niños depositaron flores sobre la yerma arena. Y Alejandro Talavante recogía el trofeo al triunfador de la pasada feria de San Agustín. Vestido de rosa y oro, Talavante recordó de nuevo la leyenda cordobesa y aquella fatídica tarde en la que yacía inerte sobre el ruedo con su terno mortal y rosa. El torero extremeño tenía hambre de gloria y se pasó al tercero muy cerca. Tanto que su taleguilla terminó colmada de sangre. Los primeros lances y las gaoneras ya conectaron con el público. Arrancó faena con unos mayestáticos estatuarios que cortaban la respiración. La banda, contagiada por la emoción, entonó los acor- Enrique Ponce observa cómo su toro claudica sin fuerzas FOTOS IGNACIO GIL Con un ramo de flores señalaron el sitio donde Islero mató al mito des del pasodoble Manolete ¡Y qué bien sonaba! Talavante tomó la derecha con el toro rozándole la barriga. Una trincherilla y cambio a la zurda. Gotearon los naturales a pies juntos, con un cite perfilero manoletista, y un muletazo extensísimo que hizo las delicias. El broche, el esperado: manoletinas ceñidas, rematadas con una espaldina. La plaza estaba con él, pero él no contó con el acero. Y a Talavante, después de jugársela con las telas, se le desafila en demasiadas ocasiones. No tuvo material en el sexto, falto de fuelle y sin ninguna chispa, con lo que tuvo que abreviar y no pudo brindar a su ídolo, Manolete, la faena soñada. Tal vez llegue hoy, de la mano de otro torero que lo idolatra, José Tomás, y que antes de torear ya daba ayer mucho de qué hablar... Enrique Ponce actuaba en su segunda casa. En Jaén tiene su finca y numerosos partidarios. Cortó la oreja del primero, ante el que se gustó en el saludo a la verónica. Centró su labor a derechas, el lado más no- table de un animal que acudía a los cites con el sabio toque del maestro de Chiva. Quiso redondear la tarde con el cuarto, pero el animal, muy justo de fuerza- -como toda la corrida de Victoriano del Río- se derrumbaba en cuanto lo obligaba, y para colmo, se pegó dos volatines que lo quebrantaron aún más. O cualquiera diría que se arrodillaba, como sus hermanos, ante el recuerdo de Manolete, como penitentes peregrinos, que, en lugar de honrar con sus embestidas su memoria, se postraban ante ella. Con El Fandi estalló la bomba: larga cambiada, verónicas, chicuelinas y un quite por navarras causaron sensación. Bomba atómica en banderillas: el primer par cuarteando, otro corriendo hacia atrás y un tercero al violín provocaron un estruendo de aplausos. Y en la muleta: un petardo. El animal se paró después de tanta carrera, pero el granadino se empeñó en darle cien pases insustanciales. El desplante final, a cuerpo limpio, fue el acabóse y la gente se puso en pie. El inválido quinto fue sustituido por un sobrero del hierro titular- -el de mayor movilidad- -con el que Fandi volvió a dar su espectáculo con los palos y con la muleta ejecutó una interminable faena, que también entusiasmó. Si Manolete resucitara... Otras plazas Colmenar Viejo Corrida nula tras el éxito de Castella Seis toros de Los Eulogios, de nulo juego y complicados. César Rincón silencio y bronca; El Juli ovación en su lote; y Miguel Ángel Perera, saludos tras aviso y aplausos tras aviso. El pasado lunes Sebastián Castella cuajó una gran faena, según informa mundotoro. Seis toros de Buenavista; destacó el sexto. El Cid, oreja y pitos; El Fandi, silencio y pitos; Sebastián Castella, ovación tras leve petición y dos orejas. Bilbao El Cid acapara todos los premios El Cid ha acaparado absolutamente todos los premios de la Semana Grande de Bilbao sin un resquicio para que nadie metiera la cabeza, desde el Trofeo Arte, Saber y Toros, que concede el tradicional Hotel Ercilla. al XVI Trofeo Juan Sebastián Elcano.