Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 40 MUY PERSONAL MIÉRCOLES 29- -8- -2007 ABC -En concreto he diseñado el uniforme de la gente que va a trabajar en el Pabellón de España de la Expo de Zaragoza. -Tampoco le hace ascos a los uniformes. más posibilidades y hay mucha más oferta. Sinceramente, creo que la gente por la calle no va mal, el nivel es aceptable. Lo que sí que me choca más es que en ocasiones muy determinadas que hay y en las que se supone que la gente tiene que preocuparse e ir mejor, pues ahí sí que me asombra lo mal vestido que puede llegar a ir alguien. Miguel Palacio, en su estudio, más o menos tirando de la hebra -Este tipo de encargos me divierten y me gustan mucho. Me parece además muy, muy importante, porque al fin y al cabo estoy creando la imagen de un país. Es un trabajo muy creativo y exigente, y debemos comunicar mucho con él, porque tiene que ser coherente con la estructura del pabellón, con su arquitectura, con su ambiente... -Esas historias me encantan, y, francamente, creo que hay que hacerlas, y además hacerlas muy, muy bien. Ya sea una equipación deportiva o sea el vestuario de una película, todo tiene que tener una coherencia y un sentido. -Supongo que será un honor, es como ser seleccionador nacional. Miguel Palacio Diseñador -Le veo diseñando la indumentaria de un equipo de fútbol. En la moda también hay miedo al patrón en blanco POR MANUEL DE LA FUENTE FOTO: CHEMA BARROSO ras diseñar los uniformes del Pabellón Español de la Expo de Zaragoza, Miguel Palacio da las últimas puntadas (y con mucho hilo) a la colección que presentará en Cibeles en apenas veinte días. Pasen a su estudio y no se olviden del dedal que hay mucha tela que cortar. ¿Su papelera se llena a menudo o se lo piensa dos veces? T ro que es más costura en el sentido de que son líneas y acabados que de apariencia son muy simples, que pueden parecer sencillos, pero, sin embargo, la construcción de estas piezas es mucho más complicada que nunca. Es una colección digamos que para entendidos. Para apreciarla hay que tener un conocimiento fuerte y profundo de la costura. sible para poder dedicarme a lo que verdaderamente me gustaba, la moda, el diseño. -Por supuesto. El sentido de mi trabajo es que llegue al mayor número de gente posible. Cuantas más personas se vistan con mis diseños más claro es para mí el reconocimiento y el verdadero valor de mi trabajo. Luego hay un montón de factores que influyen en todo esto, como el precio, evidentemente. Hago cosas que me encantan, pero reconozco que sólo se las puede poner gente muy determinada en ocasiones muy determinadas. ¿Sueña con que su ropa llegue al gran público? ¿El mundo de la moda está dando la talla o el problema de la delgadez surgirá cíclicamente? -Generalmente le doy muchas vueltas a mis creaciones y si llego a la conclusión de que no me convence y no me va a convencer, yo no lo guardo para ver si cambio de opinión dentro de un año. Por supuesto, me da pena descartar algo, me lo pienso mucho, pero ocurre, pocas veces, pero me ocurre. -No, no. Es todo más simple. Trabajamos con un año de antelación porque es el plazo de tiempo necesario para producir y hacer las ventas. De todas formas, yo nunca me planteo estas cuestiones. Trabajo con las ideas que en este momento preciso estoy desarrollando, independientemente de cuándo lo que hago vaya a estar en la calle. -Ustedes siempre trabajan con un año, por lo menos, de antelación. ¿Tienen algo de profetas, de augures, o es sólo buen ojo? ¿De dónde proceden las puntadas mágicas de la inspiración: de la calle, del cine, de los libros? -Jamás se metió en camisas de once varas, siempre tuvo clara su vocación. -La calle me influye mucho, y el cine también, porque me apasiona. Además, soy bastante curioso, y allá donde esté me fijo mucho en todo lo que veo. Al final, el trabajo es el resultado de esas cosas que cada día te van sorprendiendo y modelando. ¿La gente por la calle va hecha un adefesio, o damos un aprobado general? ¿Por dónde ha metido la tijera en la nueva colección? -Esta nueva colección conside- -Nunca he tenido la menor duda. En su momento, empecé Derecho, pero lo que me gusta, mi auténtica pasión, siempre ha sido la moda. Por decirlo de alguna manera, no me he dado otra opción, siempre hice todo lo po- -Tal vez por deformación profesional o porque tengo un poco la cabeza muy hecha sólo suelo fijarme en lo que me gusta. No suelo prestar atención a lo que no me gusta, salvo que sea algo francamente terrible, que me salte a la vista. En general, la gente de la calle cada vez va mejor, quizá porque también tiene ¿Existe el miedo al folio en blanco, al patrón en blanco en este caso? -Me parece que es una cuestión que tiene algo de cíclica, y siempre hay casos aislados a los que se les presta muchísima atención como esi eso fuese lo normal, la regla. Para mí, la delgadez es salud y equilibrio, y tengo muy claro que una cosa es una modelo muy delgada y otra cosa es una persona anoréxica, que tiene una enfermedad. En principio, creo que la moda va por otro lado, y la imagen que actualmentre ofrece es de belleza, bienestar y salud. -Sí, sí. Siempre que arranco cada colección, psicológicamente tengo siempre ese periodo, esos días de pánico en los que no sé por dónde voy a seguir. Además, cada año y cada colección tienen más exigencia porque has de superar a la anterior.