Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 29 s 8 s 2007 ABC La UE se abre a Turquía con la victoria de Gül y el cambio de Sarkozy Bruselas espera que la nueva situación impulse las negociaciones para el ingreso turco LAURA VILLENA SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. La victoria del islamista Abdulá Gül ha sido recibida en Bruselas como una oportunidad para dar un nuevo e inmediato impulso a las negociaciones para el ingreso de Turquía en la UE, que se encuentra ahora más dispuesta que nunca, y gracias al repentino cambio de actitud de Sarkozy con el vecino turco, a acelerar su proceso de adhesión. Aunque la UE apoya el laicismo de Turquía, reconoce que este islamista moderado, que ha construido sólidos puentes de entendimiento con Bruselas gracias a las reformas democráticas impulsadas en su país, y que mantiene además una estrecha relación con los líderes europeos, era su favorito en las elecciones turcas y el único con el que puede sentarse a hablar cómodamente sobre el ingreso de Ankara. Tanto el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, como el de la Eurocámara, Hans- Gert Pöttering, recordaron sin embargo a Gül que todavía son muchos los avances económicos y jurídicos que Turquía tiene pendientes, como la libertad de expresión y de culto. No hace falta que Turquía reclame los valores europeos, sino que los lleve a la práctica, esa es la clave afirmó ayer Pöttering en el diario alemán Tagesspiegel Pero más allá de la subida de Gül al poder, si en Bruselas se respiraba ayer cierto optimismo y se daba por comenzada una nueva etapa en el proceso de adhesión de Turquía, fue gracias al cambio de postura del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de sobra conocido por su hostilidad al país musulmán y ahora dispuesto a abrir nuevos capítulos de adhesión, aunque no sin condiciones. Sarkozy pide a Bruselas crear un grupo de sabios que reflexione sobre el futuro de la UE a largo plazo, de cara a 2020 o 2030, y que se tenga siempre presente la posibilidad de invitar a Turquía a tener una asociación privilegiada con la UE, de la que es partidario por encima de aceptar al país como miembro de pleno derecho. La Comisión Europea, que ya había expresado su preocupación por los continuos frenazos y altibajos que sufren las negociaciones con Turquía, celebró ayer el constructivo giro en la política del presidente francés que interpretó, según afirmó el portavoz europeo, Amadeu Altafaj, como una muestra de lealtad y compromiso a los acuerdos suscritos. A Sarkozy le faltó tiempo para irrumpir en la escena europea y cumplir la que había sido una de sus máximas durante la campaña electoral: impedir el avance de Turquía hacia la UE. Así, cuando el pasado mes de junio llegó la hora de abrir tres nuevos capítulos para la adhesión de Ankara, no pudo resistirse a boicotear el proceso y bloquear uno de los capítulos alegando causas técnicas Mientras los capítulos de estadística y control financiero obtuvieron el visto bueno de Bruselas, el de política económica y monetaria se estrelló contra el veto de Francia y contras unas justificaciones poco convincentes para quienes habían seguido de cerca la trayec- Sarkozy, el díscolo Nicolas Sarkozy visita una carnicería en Porto Vecchio, en la isla francesa de Córcega toria de un Sarkozy totalmente reticente a firmar acuerdos institucionales y de corte económico con Turquía. Tras este frenazo en seco de las negociaciones, Barroso se vio obligado a advertir a Sarkozy de las negativas consecuencias que tendría un bloqueo del proceso de adhesión turco y a recordarle que la UE tiene que cumplir sus compromisos La UE empezó el proceso de negociación en octubre de AP 2005 y hasta el momento se han abierto tres de los 35 capítulos, se ha cerrado uno y se han bloqueado ocho referentes a la unión aduanera por la negativa de Turquía de reconocer a Chipre. Closer indemnizará a la amante de Hollande, pero seguirá en los kioscos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARIS. El semanario Closer ha sido condenado a pagar 15.000 euros de indemnización a Valérie Trierweiler, por haber publicado sus fotos, en una playa marroquí en compañía de François Hollande, primer secretario del PS y padre de los cuatro hijos de Ségolène Royal, que había reclamado, en vano, la retirada del mercado de todos los ejemplares del último número de la revista, que ha hecho un excelente negocio con tal exclusiva. La relación sentimental entre Hollande y Valérie Trierweiler fue revelada oficialmente por la candidata socialista a la presidencia de la República, Ségolène Royal, tras la publicación de un libro donde se contaba por lo menudo cómo las disputas sentimentales de la pareja Ségolène- Hollande habían dinamitado la campaña socialista. Expulsado del domicilio conyugal por la madre de sus cuatro hijos, Hollande decidió pasar parte de sus vacaciones en una playa marroquí, en compañía de la periodista por laque traicionó a Ségolène. Allí les sorprendió el autor de las fotos publicadas por Closer que lanzó una edición especial de más de 800.000 ejemplares. El líder socialista y su amante atacaron judicialmente. Hollande pedía la retirada inmediata de la revista. El Tribunal de gran instancia de Nanterre no ha accedido a tal demanda. Valérie Trierweiler pedía 100.000 euros de indemnización, por intromisión en su vida privada. El TGI ha condenado a Closer a pagar a la periodista 15.000 euros. Hollande ha intentado justificar sus exigencias afirmando su derecho a la intimidad y El primer secretario del PS francés pidió al juez la retirada de la revista, donde aparece con Valérie Trierweiler el daño y perjuicio que tales imágenes pudieran causarle, ante sus cuatro hijos, de 4 a 14 años de edad. A juicio del primer secretario del PS, es intolerable que la prensa se ocupe de su vida privada. La directora de Closer ha recordado que la pareja Ségolène- Hollande fue la primera en fotografiarse, con sus hijos, en la prensa del corazón, para dorar su imagen política a través de campañas publicitarias cuidadosamente orquestadas. Hace semanas, la pareja Ségolène- Hollande se querelló contra dos periodistas del vespertino Le Monde autoras de un libro titulado La femme fatale donde se revelaban con cierto pudor las aventuras sentimentales de Hollande, y el efecto políticamente desastroso de las disputas íntimas de la pareja, utilizando ambos la custodia de los hijos como arma de mutuo chantaje político.